OPINIÓN: La generación que decide

Santo Domingo. Nosotros, los jóvenes que tenemos entre 29 y 35 años de edad, que tuvimos plena conciencia en el periodo comprendido entre el 2000 y 2004 que, aunque no teníamos poder adquisitivo ni éramos cabeza de hogares o familia, vivimos junto a nuestros padres el terrible y fatídico estancamiento de la economía de nuestra querida República Dominicana. En mi caso recuerdo esas largas filas para abastecer el gas propano en las estaciones de venta, y lo lindo es que cuando iba llegando nuestro turno, puf… ya no había gas, a correr a otra estación, imagínense ustedes.

Lo otro era la escasez de los productos de primera necesidad, el dólar estaba por las nubes, todo era un caos, un desorden total, y el gobierno de entonces en vez de apoyar, más bien se burlaba de los ciudadanos, yo recuerdo todo eso y sé que muchos como yo también lo recuerdan, hoy en día muchos de esos adolescentes en dicho período, somos padres de familia y cabezas de hogares, tenemos el deber de decirles, de recordarles a esos que van a ejercer su primer voto, a los más jóvenes que nosotros, tenemos que orientarlos, que no se dejen llevar por falsas propuestas de cambio, que el único cambio al que pueden someter al país es una reversa y llevarnos a ese fatídico pasado, y eso no lo queremos ni de juego.

Hay que saber valorar la gran gestión de los gobiernos del PLD, estabilidad y oportunidades, tengo claro de que aún faltan muchas cosas, pero si este país no se hubiese detenido por 12 años (1978-1982, 1982-1986, 2000-2004) el cual fue gobernado por esos que hoy profesan un supuesto cambio, otra cosa sería en este país, de verdad que tenemos el compromiso de defender todo esto, aunque trabajes en el Estado, en el sector privado o tengas tu propio negocio, sabemos qué hay tranquilidad y muestra de eso es simplemente ver cuántos grandes centros comerciales están operando en todo el país, las grandes cadenas de supermercados y cómo se han multiplicado en toda la geografía nacional, eso es magnífico, debemos apoyar a alguien que quiera seguir apostando a eso, que aporte un granito de arena a la causa, alguien que quiera TRABAJAR.

Por: Edison Jiménez