Por qué uno de los insectos más temidos cambia de nombre | LasVerdades.NET

Por qué uno de los insectos más temidos cambia de nombre


Hace unas semanas el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos anuncióba que iba a seguir las recomendaciones de la Sociedad Entomológica de América (ESA) y pasaría a referirse como “avispa gigante del norte” a la especie habitualmente conocida en los EE UU como “avispa gigante asiatica ” o “avispas asesinas”. La ESA ha propuesto una medida similar para la especie de avispa más temida en España: la avispa patiamarilla.


Vespa mandarinia, hermana y velutina.
La decisión del Departamento de Agricultura hace especial hincapié en la Vespa mandarinia, especie que llegó hace unos años al noroeste del país, extendiendo también en la vecina Canadá. Para esta especie ha propuesto el nombre de “avispa gigante del norte”, lugar de “avispa gigante asiatica”. Esta avispa no ha sido detectada hoy por hoy en Europa.

Pero la decisión no se queda ahí puesto que afecta a otras dos especies más. Quizá más importante en el contexto ibérico se puede señalar a la Vespa velutinacuya subespecie nigritórax es la hasta ahora llamada avispa asiatica. Para esta especie la ESA propone el nombre de «avispa de patas amarillas» (avispón de patas amarillas). Además de sus patas amarillas, esta avispa es más pequeña que la avispa gigante asiática. También se la puede distinguir por su color más oscuro.

Finalmente, la hermana vespa, para lo cual se propone el nombre de “avispa gigante del sur”. Las tres especies aparecen en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para distinguirlas de las especies autóctonas de avispas, ya que el foco del catálogo se sitúa en el avispa gigante del norte (Vespa mandarinia) y, sobre todo, en la avispa de patas amarillas (V. velutina ssp. nigritórax).

Evitar prejuicios y alarmismo.
El principal motivo de estos cambios es la política de la ESA de evitar denominaciones perjudiciales, y una pequeña medida de alarmismo, ya que el nombre de “pájaro asesino” también se ha utilizado en distintas ocasiones para referirse a especies como estas.

El cambio se contextualiza dentro del proyecto “Mejores nombres comunes”, entre cuyos objetivos se encuentra evitar nombres que contengan términos degradantes, referencias geográficas inapropiadas para especies invasoras y nombres que tienen en cuenta la nomenclatura que la especie recibe en su lugar de origen.

Decisión de la Sociedad Entomológica de América.
En este caso específico, la ESA indica que los nombres actuales como “avispa asesina” o “avispa gigante asiática” y similares no se ajustan a esta guía y por lo tanto proponen el cambio. Se trata, por supuesto, de una recomendación, puesto que no existe una autoridad que regule los nombres comunes de las especies. Sin embargo, la adopción de estos términos por el Ministerio de Agricultura de los EE UU le otorga cierta vigencia fuera de las propias publicaciones de la ESA.

Avispas invaderas en Europa.
Mantener una raya a las especies invasoras se ha convertido en un trabajo indispensable. Más allá de los problemas de salud que pueden causar algunas de estas especies (alergia a las picaduras, etc.), su impacto ecológico y económico puede ser enorme.

En el caso de las avispas, su principal peligro es el perjuicio que causan en otros insectos, incluidas las abejas polinizadoras. El riesgo en potencia de esto es grande ya que puede afectar a distintos ecosistemas, pero además ha de tenerse en cuenta su potencial impacto económico en la apicultura.

Se sospecha la vía de entrada de la velutina en España se debe al intercambio comercial. Se trataría por tanto de una introducción accidental, a diferencia de otras muchas especidas que son entroducidas por motivos económicos y que, como estas avispas, son capaces de asentarse en los ecosistemas españoles. Erradicar estas especies es una tarea que a veces roza lo imposible por lo que las autoridades insisten siempre en la prevención.

Imagen | Avispa europea, Hamish Secrett



Fuente