'Brave New World': una agradable adaptación de 'Un mundo feliz' que se queda corta en la era de 'Black Mirror' y 'Westworld'


Sobre el papel, poco hay que no me llame la atención de ‘Brave New World‘, la adaptación televisiva de ‘Un mundo feliz’ de Aldous Huxley. Todo un clásico de la literatura de la ciencia ficción, desarrollado para televisión por uno de mis autores de cómic favoritos, Grant Morrison (cuya ‘Happy!‘ podemos ver en Netflix) y con un reparto bastante interesante encabezado por Alden Ehrenreich (‘Han Solo. Una historia de Star Wars‘).

Cinco años han pasado desde que Universal empezase a mover el proyecto con Morrison, Brian Taylor y Les Bohem. Primero para SyFy, luego para USA Network y finalmente ha acabado siendo la punta de lanza de Peacock, la plataforma de streaming de la major. Ante la ausencia del servicio en España, ha sido Starzplay la que ha traído esta interesante adaptación.

‘Brave New World’ transcurre en Nueva Londres, en el seno de una sociedad utópica con un sistema de castas diseñada genéticamente. Estamos en un periodo de prosperidad y hedonismo que ha arrancado «lo malo» a cambio de sacrificar cuestiones como la monogamia o la privacidad. Una utopía.

La trama arranca cuando Bernard Max (un A+ encarnado por Harry Lloyd) y Lenina Crowne (B+ interpretada por Jessica Brown-Findleay) viajan a la Tierra Salvaje, un parque temático enclavado en la América profunda, en la que se representan las desterradas costumbres de los «salvajes» como casarse o ir a las rebajas. Tras una rebelión letal por parte de los habitantes de la región, estos son rescatados por John (Alden Ehrenreich), un salvaje cuya llegada a Nueva Londres amenaza con perturbar este mundo perfecto.

Una buena propuesta que languidece frente a la ciencia ficción actual

{«file»:»https://webediaespana.video.content-hub.app/default/video/1a/14/92/5e985ed84bd22f55ce/default-standard-720.mp4″,»image»:»https://webediaespana.delivery.content-hub.app/image/20/52/32/5e985fbb3bef071d5d/original/brave-new-world-teaser-trailer.jpeg»}

David Wiener (‘Fear the Walking Dead‘, ‘Homecoming‘) se pone a los mandos de esta adaptación coescribiendo (junto a Morrison) las líneas maestras de una serie que nace algo vieja. O, más bien, con años de retraso respecto a otras obras de ciencia ficción televisiva.

Y ya no hablo de esos efectos especiales en los que no terminas de saber si estás viendo una serie antigua o un anuncio de un conocido descongestivo nasal. Al fin y al cabo estamos acostumbrados al presupuesto de cadena como SyFy. No, es más bien cuestión de cómo ha evolucionado el género en noventa años.

Hablo de la paradoja de adaptar un clásico de la ciencia ficción, una distopía fundacional del subgénero, cuando ya estamos de vuelta de todo. Ha habido tanto material que ha bebido de ‘Un mundo feliz’, que ha usado sus grandes temas e inquietudes con fortuna inmensa, que lo original sabe a poco si no se le potencia de algún modo.

Y esto es, en líneas generales, lo que pasa. Los cambios elegidos para potenciar o modernizar la historia son bienintencionados pero terminan siendo ligeramente perjudiciales al caer en un pantano de cosas ya vistas. No es fácil no pensar, sin ir más lejos, en ‘Westworld‘ o ‘Black Mirror‘ según van pasando las escenas. Es paradójicamente genérico.

Un guion correcto pero poco estimulante

Brave New World John

La culpa, en parte, es de un guion increíblemente estándar y con poco ánimo de estimular nuestra mente. Y uso el increíble porque me cuesta ver a Grant Morrison tan atado en corto. Un guionista al que le gusta trazar grandes conceptos metafísicos y filosóficos y disertar sobre ellos con magnífico tino en los cómics pero que en la televisión no termina de encontrar su tono.

Gracias a Dios, el elenco es un buena baza en la que poner nuestras esperanzas. El trío protagonista funciona bien en pantalla y consiguen ganar nuestra simpatía. Por otro lado, está una Demi Moore algo desfasada cuyo personaje no logra trascender en su trama.

En un año en el que HBO Max nos ha regalado ‘Raised by wolves‘ como hito de la ciencia ficción de 2020, ‘Brave New World’ se queda corta. Es correcta, está bien hilada y, por lo general, es una serie ligera y entretenida. Demasiado ligera por su bien. Creo que tiene muchas cosas interesantes ahí, es agradable e incluso eficaz, pero esa superficialidad deja a la adaptación de una de las obras más referentes del género en algo olvidable.


(function() {
{};|| {};
var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0];
if (_JS_MODULES.instagram) {
var instagramScript = document.createElement(‘script’);
instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’;
instagramScript.async = true;
instagramScript.defer = true;
headElement.appendChild(instagramScript);
}
})();


La noticia

‘Brave New World’: una agradable adaptación de ‘Un mundo feliz’ que se queda corta en la era de ‘Black Mirror’ y ‘Westworld’

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Albertini

.



Fuente