▷ ¿Cutis Graso? Prueba Estas Maravillosas Mascarillas Caseras


De forma natural la piel produce grasa a partir de las glándulas sebáceas. Esta grasa cumple la función de combatir la sequedad en la piel y protegerla de los agentes externos. Cuando hay una sobreproducción de grasa (sebo) esta otorga un aspecto húmedo y brillante, lo que se denomina cutis graso.

El cutis graso no es otra cosa que, la acumulación desmedida de sebo en el rostro. Para algunas personas este exceso de sebo resulta molesto, pues puede obstruir los poros, generando acné y puntos negros. Por suerte, existen diferentes mascarillas caseras, que pueden ser aplicadas para remediar el cutis graso.

Sobre este importante tema me voy a referir debido a la solicitud de Alana, una seguidora de Chicago. Alana es una joven de 30 años profesional de la arquitectura, quien al comunicarse conmigo me solicitó apoyo con su problema de piel grasa.

Alana quería información de cómo podría reducir el exceso de grasa en su rostro, con productos naturales. A ella le preocupaba que su piel, en extremo grasosa, le estaba generando impurezas. Ella estaba utilizando un tratamiento comercial, que le resultó muy abrasivo pues irritó y enrojeció su piel, estimulando aún más la producción de grasa.

No poder solucionar este problema le estaba generando mucha ansiedad, pues se sentía incomoda socialmente. Con todo gusto y de inmediato comencé a preparar la información para Alana, la cual comparto con todas en mi página.

Generalidades sobre la piel grasa

El cutis graso aparece cuando las glándulas sebáceas ubicadas debajo de la piel del rostro producen un exceso de sebo, vale destacar, que la piel grasa posee mayor grosor. Este tipo de cutis se reconoce fácilmente por su aspecto poroso, húmedo y brillante, que resulta precisamente de la acumulación de sebo.

Generalmente la aparición de este tipo de cutis se relaciona con una ingesta inadecuada, estrés y ansiedad. Así como también, a alteraciones hormonales y factores hereditarios, entre otros.

El cutis graso, por lo general, es más frecuente en adolescentes y jóvenes menores de 30 años. No obstante, también puede afectar a adultos de mayor edad.

Factores que originan el cutis graso

Los factores que originan un rostro grasoso son diversos. Entre los más comunes se puede hacer referencia a:

  • Genética. La piel grasa se hereda, si alguno de los padres presentado este problema, es muy probable que los hijos también lleguen a tenerlo.
  • En la adolescencia, por lo general, es cuando aparece el exceso de grasa. Sin embargo, en algunas personas puede extenderse hasta la edad adulta. En la medida que las personas envejecen, además de darse una disminución de proteínas y colágeno, también las glándulas sebáceas reducen su producción disminuyendo el aceite corporal.
  • Geografía y época del año. Se sabe, que las altas temperaturas pueden activar las glándulas sebáceas, por tanto, al vivir en ubicaciones cercanas a la playa o con alta humedad, es mayor  la posibilidad de tener el rostro grasoso. Igualmente ocurre si es tiempo de calor, como en primavera o verano.
  • Cuidado inadecuado de la piel. El empleo de productos no adecuados puede ocasionar efectos adversos. Por ejemplo,  al presentar piel grasa y se utiliza productos para piel seca o mixta, se pueden obstruir aún más los poros. Asimismo, al emplear con mucha frecuencia productos industriales muy agresivos se eliminan los aceites naturales de la piel, causando resequedad.

Cómo prevenir la piel grasa

  • Cuando la piel grasa es causada por la genética o las hormonas es más difícil prevenirla, pero no es imposible. La práctica de un cuidado constante de la piel, así como evitar los alimentos poco saludables pueden ayudar. Entre los alimentos que se deben evitar están las frituras, ricos en azucares y procesados

como-prevenir-la-piel-grasa

  • Llevar un estilo de vida adecuado con una alimentación balanceada, reducir el estrés y conseguir un sueño reparador favorecen la salud de la piel
  • Para prevenir la piel grasa, la Academia Americana de la Asociación de Dermatología recomienda lavar el rostro de dos a tres veces al día. Es importante limpiar bien el cutis antes de ir a dormir
  • No es recomendable acostarse con el rostro maquillado. Para desmaquillarse, estar pendiente de no emplear productos a base de aceite o alcohol. En la limpieza del rostro emplear jabones y mascarillas con ingredientes naturales. Asimismo, no se debe tocar el rostro constantemente y si se tiene actividades al aire libre, recordar usar un protector solar
  • Utilizar papel secante a lo largo del día. El mismo no impedirá que las glándulas sebáceas sigan produciendo grasa, pero se podrá minimizar el brillo y grasa del rostro.

Mascarillas caseras para cutis graso

Una forma de mejorar el aspecto del cutis graso, es con la ayuda de las mascarillas faciales caseras. Estas mascarillas a base de productos naturales ayudan a eliminar impurezas, logrando una piel limpia y sin brillo.

1. Mascarilla facial de arcilla verde

La arcilla es un remedio utilizado desde antiguo para eliminar toxinas del organismo y al mismo tiempo aportarle minerales, por lo que es empleada en la industria cosmética y farmacéutica.

mascarilla-facial-de-arcilla-verde

La arcilla verde limpia profundamente la piel, es purificante y antibacteriana. Además, restablece el equilibrio de la piel, absorbiendo el exceso de grasa, que puede llegar a obstruir los poros. Es por ello que se emplea popularmente para tratar la piel grasa y el acné.

Asimismo, la arcilla verde impulsa la regeneración de las células, debajo de la piel. La arcilla verde es presentada comercialmente en forma de polvo.

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar poco a poco dos cucharadas de arcilla verde con agua filtrada tibia, hasta obtener una textura con consistencia pastosa
  • Aplicar esta mezcla sobre todo el rostro, evitando el área del contorno de los ojos
  • Dejar actuar de 20 a 30 minutos o hasta que se seque
  • Pasado este tiempo enjuagar con abundante agua tibia.

2. Mascarilla facial con clara de huevo

La clara de huevo puede hacer maravillas en la piel. Debido a que está cargada de nutrientes y minerales esenciales, mejora la flexibilidad, nutrición y suavidad de la piel.

Entre las proteínas presentes en la clara del huevo, la albumina es la más destacada. La misma ayuda a tensar la piel y disminuye la formación de puntos negros, pues reduce los poros abiertos. Es una mascarilla muy sencilla de realizar

mascarilla-facial-con-clara-de-huevos

¿Cómo realizarlo?

  • Separar la clara de un huevo de la yema
  • Colocar la clara en un bol y batirla con un tenedor por dos minutos
  • Luego aplicar en el rostro y dejarla actuar por unos minutos
  • Finalmente retirar con abundante agua fresca.

3. Mascarilla facial de clara de huevo y limón

Esta mascarilla es ideal para pieles grasas. Es un remedio popular que se emplea para cerrar los poros, así como también para disminuir la grasa, pues el limón como todos los cítricos absorben la grasa. El limón es un astringente natural.

Se sabe que el limón opera como un agente blanqueador natural de la piel. Un estudio realizado en el 2008 arrojó, que el limón posee propiedades antibacterianas.

¿Cómo realizarlo?

  • Tomar un huevo y separa la clara de la yema
  • Colocar la clara del huevo en un bol y añadir una cucharada de zumo de limón orgánico recién exprimido
  • Batir bien por unos minutos y aplicar en el rostro una fina capa de esta mezcla
  • Dejar actuar esta mascarilla en el cutis por unos 10 minutos o hasta que se seque la mascarilla
  • Luego retirar con abundante agua fresca.
  • Se puede repetir esta mascarilla de 2 a 3 veces por semana.

Nota

Los componentes del limón expuestos al sol, pueden manchar la piel. Por ello es recomendable  emplear por las noches las mascarillas que contengan limón.

4. Mascarilla facial de yogur y limón

Esta mascarilla resulta excelente para pieles grasas con impurezas o con manchas, pues ayuda a refrescar la piel.

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar un yogur natural con el zumo de un limón orgánico
  • Agregar también la ralladura de limón
  • Mezclar hasta obtener una textura con consistencia similar a una pasta algo espesa, que permita poder untarla en el rostro
  • De seguido, aplicarla en el cutis y dejarla actuar por 30 minutos hasta que seque un poco
  • Por último, retirar del rostro con abundante agua tibia.

5. Mascarilla facial de avena

La avena es un producto natural empleado desde la antiguedad para tratar trastornos dermatológicos. Este cereal con propiedades antioxidantes, también disminuye la inflamación de la piel, ayuda a absorber el exceso de grasa y permite exfoliar la piel muerta.

La avena es rica en betaglucanos, aminoácidos, saponinas y silicio. Todos estos compuestos le confieren la propiedad de absorber el exceso de grasa., así  como abrir los poros y barrer las células muertas.

Seguidamente les presento dos mascarillas caseras de avena, para que puedan disfrutar de sus beneficios en el rostro.

Mascarilla facial de avena, té verde y miel

Ingredientes

  • Cuatro cucharadas de hojuelas de avena
  • Dos cucharadas de té verde natural tibio
  • Una cucharada de miel orgánica
  • Dos a tres gotas de aceite de esencias de lavanda o geranio.

¿Cómo realizarlo?

  • Licuar las hojuelas de avena en la licuadora para obtener una harina. La avena en polvo permite una mejor consistencia a la mascarilla
  • Colocar la harina de avena en un recipiente y agregar el té, las gotas de esencia y la miel, revolverla hasta tener una mezcla homogénea
  • Aplicar con los dedos esta mezcla en la piel del rostro, previamente limpio y seco
  • Al colocarla, realizar un breve masaje con la yema de los dedos
  • Dejar actuar la mascarilla por 20 minutos o hasta que se seque
  • Para retirarla,  lavar el rostro con agua fresca

Mascarilla facial de avena con miel y limón

Ingredientes

  • Tres cucharadas de hojuelas de avena
  • Una cucharada de miel orgánica
  • Una cucharadita de zumo de limón.

¿Cómo realizarlo?

  • Licuar las hojuelas de avena para obtener una harina
  • Colocar esta harina de avena en un recipiente junto con la cucharada de miel y el zumo de limón
  • Revolver hasta obtener una mezcla homogénea
  • Sobre el rostro limpio y seco, aplicar esta mezcla con los dedos o con la ayuda de una brocha
  • Dejar actuar esta mascarilla por 15 minutos
  • Finalmente retirar con agua fría.

6. Mascarilla facial de aloe

El aloe es un ingrediente natural comúnmente empleado como remedio para diversos problemas en la piel. Un antiguo pergamino egipcio menciona el uso del gel de aloe para tratar diversos trastornos de la piel.

El gel de aloe es un excelente antioxidante natural, que previene el daño oxidativo de la piel. Así como también mantiene la firmeza de la piel y a su vez la hidrata, rejuveneciéndola. El aloe posee propiedades antimicrobianas, ideales para tratar el acné y los granos.

El aloe es un agente despigmentante, es decir, aclara eficientemente manchas oscuras, hiperpigmentación y otras imperfecciones de la piel. Además, elimina las células muertas de la piel, facilitando la reconstrucción de células nuevas y frescas.

Ahora presento tres mascarillas faciales con aloe para comprobar sus beneficios.

Mascarilla facial de aloe, cúrcuma y árbol de té

Esta mascarilla es excelente para pieles grasas y sensibles con propensión a presentar eccemas.

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar dos cucharadas de gel de aloe orgánico con una cucharadita de cúrcuma en polvo y dos gotas de aceite esencial de árbol de té
  • Aplicar esta mezcla sobre el rostro, evitando el contorno de los ojos
  • Dejar actuar por 20 minutos
  • Para terminar, enjuagar bien con agua fresca.

Mascarilla facial de aloe y zumo de limón

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar una cucharada de gel de aloe orgánico y una cucharada de zumo de limón
  • Aplicar esta mezcla sobre el rostro y cuello con la ayuda de un disco de algodón estéril
  • Dejarla actuar por 15 o 20 minutos
  • Finalmente lavar el rostro y cuello con agua fresca.

Mascarilla facial de aloe y pepino

Por sus propiedades hidratantes, nutritivas y astringentes, el pepino es considerado un remedio de belleza para la piel. El pepino participa en la restauración del manto ácido natural protector de la piel.

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar de 2 a 3 cucharadas de aloe y medio pepino hasta obtener una pasta suave
  • Aplicar esta pasta sobre la cara y el cuello, bien limpios
  • Dejarla actuar de 15 a 20 minutos
  • Retirar con abundante agua fresca.

7. Mascarilla facial exfoliante

Se recomienda realizar, una vez por semana, una exfoliación natural casera para ayudar a eliminar el exceso de grasa en la piel.

Ingredientes:

  • Una pizca de sal marina de grosor medio
  • Media cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Dos cucharadas de gel de aloe orgánico recién extraído
  • Ralladura de cáscara de limón o dos gotas de aceite esencial de limón
  • Cinco gotas de aceite de almendras.

¿Cómo realizarlo?

  • Mezclar bien los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea
  • Lavar la piel del rostro con agua tibia
  • Aplicar la mascarilla exfoliante en el rostro, mediante un masaje suave en forma de círculos, evitando el área de los ojos
  • Dejar actuar por espacio de un minuto
  • Finalmente, retirar del rostro con abundante agua fría para volver a cerrar los poros.

Concluyendo

Generalmente la consulta dermatológica mas común se realiza para tratar la piel grasa. Las glándulas sebáceas ubicadas debajo de la piel se encargan de producir la grasa, que cumple la función de hidratar y proteger de agentes externos.

Sucede, que no siempre esta producción de grasa es normal. Hay factores que pueden influir, provocando una excesiva producción de grasa dando origen al cutis graso. Entre los factores que pueden desencadenar la piel grasa están la genética, edad, geografía y época del año. Así como también, el cuidado inadecuado de la piel y una alimentación desequilibrada.

Existen variadas opciones de tratamiento para controlar el exceso de secreción de grasa o sebo. Entre ellos, las mascarillas caseras resultan muy eficientes en el control de la grasa en el rostro. Incluso, pudiéndose llegar a personalizar el empleo de las mascarillas, según el requerimiento especifico de cada quien.

Para Alana, mi seguidora, la información suministrada fue de gran ayuda, la misma es la encontrada aquí en en mi blog. Ella comenzó a realizar exfoliaciones en su rostro y a emplear mascarillas todas las semanas.

Los beneficios los comenzó a notar de inmediato, ya la producción de grasa no era excesiva, notándose la piel de su rostro fresca, limpia y radiante. También Alana modificó su dieta, pues reconoció que su alimentación no era adecuada para su tipo de piel.

Para Alana la aplicación en conjunto de las mascarillas caseras y las recomendaciones para prevenir la piel grasa, le han ayudado a controlar el exceso de grasa en su cutis. Por ello está muy agradecida. Asimismo, yo estoy muy contenta de poder ayudar en la solución de los problemas de salud que me manifiestan.

“El zumo de limón es un exfoliante natural que puede utilizarse como una suave exfoliación de las capas superiores de piel muerta y para desobstruir los poros (…) Y las mascarillas de aloe vera son estupendas para mantener la piel limpia y sana, por no hablar de que potencian la cicatrización y mantienen la inflamación a raya”

Stephany Gerber

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.





Fuente