▷ Artrosis de Rodilla: La Cúrcuma Reduce Efectivamente El Dolor


Dada la prevalencia global de los muchos trastornos ocasionados por el sobrepeso, a partir del 2020 se impulsó gracias a la OMS la unificación a nivel internacional del día 4 de marzo para conmemorar el Dia Mundial de la Obesidad.

La idea es concienciar acerca la magnitud de los daños, que pueden originarse como consecuencia de esta compleja enfermedad. Ella afecta diversos sistemas corporales, siendo capaz incluso de desencadenar enfermedades degenerativas como la artrosis de rodilla.

Judy, una seguidora de Nueva Jersey es una mujer de mediana edad con dos hijos, uno de nueve años y otro en edad adolescente. Ella y su esposo desde siempre han sembrado en ellos el aprecio por el ejercicio.

Así, hace varias semanas su esposo decidió entrenar con pesas, algo que resultó asombroso para Judy, pues él nunca había realizado antes este ejercicio. Sin embargo, luego de tres meses de haber iniciado este nuevo deporte, comenzó a sufrir de dolores en una de sus rodillas. Él, desde hacía dos años, se había tratado de artrosis y sus dolores estaban bastante controlados.

Ella decidió hacer contacto conmigo  para solicitarme una alternativa natural para el alivio de los dolores articulares, pues los analgésicos no le hacían bien a su esposo. Ya que conozco muy bien las propiedades de la cúrcuma, decidí enviarle información donde le destaqué sus propiedades y beneficios en el tratamiento de la artrosis de rodilla. Considero, que esta información puede ser útil para muchas personas, por ello decidí publicarlo en mi página.

Elementos fundamentales acerca de la rodilla

Posiblemente nunca nos hemos puesto a detallar nuestras rodillas con profundidad. Vale destacar, que la rodilla es considerada una de las articulaciones de mayor tamaño y complejidad presentes en el cuerpo humano.

Esta articulación está formada por la unión de varios huesos importantes. Entre ellos podemos mencionar el hueso del muslo o fémur y el hueso de la espinilla o tibia. Sin embargo, existen dos huesos adicionales que forman parte de ella. Ellos son, un pequeño hueso que se ubica al lado de la tibia denominado peroné y la rótula.

A su vez, la rótula desempeña un papel poco común. Es decir, funciona a manera de polea, uniéndose a los músculos del muslo y los de la tibia.

¿Cómo se unen y se mantienen estables los huesos de la rodilla?

Vale destacar, que existen ciertos ligamentos, cartílagos y bursas, responsables de unir los huesos y proporcionar estabilidad a la rodilla. Ellos son:

  • Ligamento cruzado anterior: su función es la de imposibilitar que ocurra un deslizamiento hacia atrás del fémur sobre la tibia. También logra impedir que la tibia se deslice hacia adelante sobre el fémur
  • Ligamento cruzado posterior: su función es la de imposibilitar que ocurra un desplazamiento hacia adelante del fémur sobre la tibia. Además, logra impedir que la tibia se desplace hacia atrás sobre el fémur
  • Ligamentos colaterales (medial y lateral): su función es evitar el deslizamiento del fémur de un lado a otro
  • Meniscos medial y lateral: estas estructuras cartilaginosas, poseen forma de almohadilla en forma de cuña. Ellas actúan como amortiguadores entre el fémur y la tibia, absorbiendo el impacto del peso del cuerpo al desplazarse o al correr
  • Bursas o bolsas sinoviales: son pequeñas bolsas o sacos de tejido fibroso, que contienen en su interior el denominado líquido sinovial. En la rodilla existen numerosas bursas, que favorecen su movimiento.

Conociendo algunos elementos acerca de la artrosis de rodilla

Según la ciencia, la artrosis de rodilla es considerada una enfermedad degenerativa. Ella también está asociada con la presencia de desgaste producido por efecto de los años. Sin embargo, puede producirse también en personas jóvenes, a causa de lesiones previas de la rodilla.

artrosis-de-rodilla

Dichas lesiones pueden incluir, daños a nivel de los ligamentos y cartílagos. Ello puede conllevar a una aceleración de la aparición de los síntomas.

Se ha detectado, que la artrosis de rodilla afecta cerca del 40% de la población estadounidense mayor de sesenta años. Cabe señalar, que en la actualidad no existen tratamientos eficaces que logren revertir la enfermedad. Ciertos avances actuales en biología molecular han determinado que, además del desgaste mencionado, inciden sobre esta patología ciertos procesos inflamatorios.

El cartílago puede mantener su estabilidad estructural, cuando es sometido a presiones cíclicas. Por ello, cuando ocurren presiones excesivas en intensidad y duración, se produce el deterioro del mismo.

Cuando la sobrepresión actúa sobre las células presentes en el cartílago, se estimula la aparición de citoquinas proinflamatorias. Estas citoquinas a su vez inciden sobre la síntesis de enzimas, que degradan la matriz del cartílago.

Dicho proceso ocasiona la aparición de edemas, fisuras y la destrucción de la estructura del colágeno tipo II y proteoglicanos. Estos compuestos son los que se encuentran en mayor proporción, a nivel de la matriz del cartílago. Todo este proceso explica lo que ocurre a nivel del cartílago de la rodilla cuando se ejerce sobrepresión sobre las mismas.

¿Cuáles son los tipos de la artrosis de rodilla y sus síntomas?

La alta recurrencia de artrosis de rodilla, comparándola con la de otras articulaciones, se debe a las tareas de carga. Es decir, sobre esta articulación recae el peso de nuestro cuerpo, además del peso de los objetos que estemos desplazando. Esto también ocurre con otras actividades, a manera de ejemplo mencionamos: permanecer de pie, caminar, correr, saltar y arrodillarse.

La artrosis de rodilla, puede clasificarse como primaria o secundaria. Se ha detectado que, la artrosis de rodilla primaria, en forma general, se desarrolla lentamente. En ocasiones se pueden presentar dolores frente al esfuerzo físico, que cede luego de finalizado. De hecho, ocurre en una articulación previamente sana y no se logra identificar con exactitud el factor que explique su presencia.

tipos-de-artrosis-de-rodilla

La artrosis de rodilla primaria, se asocia con el envejecimiento y la genética. Este tipo de artrosis, conlleva el desgaste de los diversos componentes de la rodilla (huesos, bursa sinovial y cartílago).

Cuando la enfermedad ha evolucionado y se ha vuelto degenerativa, a raíz de lesiones previas, se denomina artrosis secundaria. Dichas lesiones pueden ser producto de una fractura, lesión de ligamentos, meniscos y gota. Es muy frecuente entre los deportistas y personas obesas, debido al sobreesfuerzo realizado en las rodillas.

La artrosis secundaria ataca con mayor intensidad la parte interna y frontal de la rodilla, provocando fuertes dolores cuando se realiza algún esfuerzo. Incluso en estadios avanzados, puede provocar cojera. Cuando la enfermedad se ha establecido, el dolor puede aparecer tanto en movimiento como en reposo. Incluso en este tipo de artrosis el movimiento de la articulación suele producir chasquidos al flexionar la pierna.

Así mismo, si la persona se somete a esfuerzos físicos mayores a lo acostumbrado, el dolor se agudiza, se produce inflamación y puede ocasionarse un derrame del líquido sinovial.

Tratamientos frecuentes empleados en la artrosis de rodilla

Básicamente existen dos tipos de tratamiento, el no quirúrgico y el quirúrgico

Tratamiento no quirúrgico

Dentro del tratamiento no quirúrgico se encuentran los fármacos. Se destacan los analgésicos no narcóticos como el paracetamol. Se emplean también los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

Por lo general, estos medicamentos suelen acarrear una serie de efectos secundarios. Algunos de ellos son: distensión abdominal, procesos diarreicos, erupciones, rinitis, estreñimiento, náuseas, vómitos, retención de líquidos, problemas renales y cardíacos.

Otros fármacos empleados son los corticoesteroides inyectados a nivel intraarticular en la rodilla. Sin embargo, de acuerdo a revisiones sistemáticas realizadas, estos fármacos probablemente producen una leve disminución del dolor a corto plazo. De hecho, producen muy poco alivio a mediano plazo y no poseen efecto de largo plazo. De allí que solo se empleen para el alivio temporal en caso de descompensaciones.

Otros tratamientos empleados se denominan viscosuplementación y consisten en inyecciones únicas de ácido hialurónico. De acuerdo a las investigaciones se logra reducir la sintomatología en pacientes con artrosis de rodilla leve y moderada. Se han logrado mantener resultados favorables hasta por 12 meses.

Incluso en la actualidad se emplea un tratamiento con factores de crecimiento, esto se basa en extraer el plasma de la propia sangre del paciente.  El mismo busca frenar la progresión de la artrosis, especialmente en grandes articulaciones de carga, como la rodilla o cadera.

Tratamientos quirúrgicos

Cuando la persona afectada por artrosis de rodilla sufre de discapacidad considerable y los dolores son muy frecuentes, se indica el tratamiento quirúrgico. Algunos procedimientos se limitan a limpiar adecuadamente la articulación, eliminando cuerpos extraños y ciertas adherencias.

La osteotomía, es otro procedimiento donde mediante cirugía se seccionan los huesos, reponiendo además su forma, lo que logra cambiar su alineación. Esto permite desplazar el peso de la parte dañada a la parte sana de la rodilla. Mediante este procedimiento, se ha logrado retrasar un procedimiento más complicado denominado cirugía de reemplazo de rodilla, empleando prótesis artificiales.

Tratamientos naturales: la cúrcuma como una alternativa natural prometedora

El extracto de cúrcuma ha sido empleado desde antaño en la medicina ayurvédica de la India y tradicional china. Es empleada en diversas patologías bien a nivel interno como a nivel tópico, dentro de dichas patologías se incluye la artritis.

Como hemos mencionado en reiteradas ocasiones, la curcumina es el compuesto de la cúrcuma que posee mayor actividad biológica. De hecho es responsable de sus propiedades antioxidantes, anticancerígenas, antiinflamatorias, analgésicas y cicatrizantes.

Estudios recientes corroboran la importancia de la curcumina

Un estudio reciente realizado en la Universidad de Tasmania, logró comprobar el efecto positivo del extracto acuoso de la cúrcuma. El estudio clínico tuvo una duración de doce semanas y logró mejorar el dolor en pacientes con artrosis de rodilla.

la-curcuma-para-reducir-el-dolor

La investigación contó con la participación de setenta personas. De forma aleatoria se administraron dos cápsulas diarias de cúrcuma (1.000 mg) o de placebo. Todos los participantes presentaban osteoartritis de rodilla sintomática además de evidencia ecográfica de inflamación de la rodilla.

Mediante este tratamiento se logró superar el dolor de la rodilla. Sin embargo, a pesar de ello, no se observaron cambios sobre las medidas estructurales de la rodilla. Es decir, sobre la composición del cartílago y la efusión del líquido sinovial.

Finalizado el estudio se determinó que, quienes tomaron suplementos de cúrcuma manifestaron menos dolor que aquellos que tomaron un placebo, sin efectos adversos.

Esta alternativa natural puede funcionar como un sustituto de los tratamientos farmacológicos actuales. Muchos de ellos, como el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos, poseen un efecto bajo a moderado sobre el dolor. Además de ello, se asocian a complicaciones gastrointestinales, renales y cardiovasculares. Estos factores, generan insatisfacción en los pacientes, acelerando la cirugía de reemplazo de rodilla.

Concorde a otro estudio realizado con anterioridad, se logró comparar la eficacia de la curcumina con la del diclofenaco. El estudio contempló la participación de 139 personas con artrosis de rodilla.

De forma aleatoria se administró una cápsula de 500 mg de curcumina tres veces al día, contrastado con un comprimido de diclofenaco de 50 mg dos veces al día. Las comparaciones en cuanto al alivio del dolor resultaron similares, salvo el efecto secundario, solo observado en el diclofenaco.

Extractos de cúrcuma patentados superan al paracetamol

Un estudio realizado recientemente en India encontró, que un extracto comercial de cúrcuma patentado puede competir con el paracetamol. Este extracto (BCM-95®) logró que la curcumina fuese altamente biodisponible. Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista Biomed Central BMC.

En este estudio participaron 193 pacientes con diagnóstico de artrosis de rodilla. De forma aleatoria, un grupo recibió una cápsula de 500 mg del extracto de cúrcuma dos veces al día, durante seis semanas. A su vez, el otro grupo recibió un comprimido de 650 mg de paracetamol tres veces al día.

A lo largo de la investigación se evaluaron una serie de parámetros, empleando el Índice de Osteoartritis de las Universidades Western Ontario y Mc Master (WOMAC). Dentro de los síntomas evaluados figuraban:  dolor, rigidez articular y disminución de la función física.

Finalizado el estudio, el análisis de respuesta mostró mejorías significativas en las puntuaciones del WOMAC en todos los parámetros. Los resultados fueron similares a los del grupo que recibió paracetamol.

Además de ello, se logró demostrar que puede suprimir varias citoquinas proinflamatorias, incluyendo los mediadores responsables de su liberación. Entre ellos, el factor de necrosis tumoral y óxido nítrico sintasa.

Cabe destacar que los niveles del factor de necrosis tumoral, disminuyeron en un 74,81% en quienes recibieron el extracto de cúrcuma. Esto indica, que la cúrcuma superó con creces el efecto del paracetamol y sin la presencia de efectos secundarios.

Concluyendo

Hasta hace poco se pensaba que, muchos procesos degenerativos como la artrosis de rodilla se producían por el envejecimiento. Esto no deja de ser cierto, pues s la artrosis primaria es causada principalmente por efecto del envejecimiento. Sin embargo, muchas personas hoy en día sufren de artrosis de rodilla, del tipo secundario. Es decir que sus causas pueden ser múltiples, incluyendo la obesidad, el ejercicio y ciertas patologías.

En la actualidad, muchas personas que padecen enfermedades crónicas como la artrosis de rodilla, buscan aliviar sus dolores empleando medicamentos. Lamentablemente, la gran mayoría de ellos, produce una serie de efectos adversos, que deterioran la salud de quienes padecen esta patología.

Como siempre me gusta resaltar, que ciertos investigadores consustanciados con el sufrimiento de muchas personas, luchan incansablemente buscando respuestas. Algunas de sus interrogantes actuales, se basan en algunas plantas de empleo milenario como la cúrcuma.

De hecho, ya algunos reconocidos laboratorios con sede en diversos países, han logrado hacer más biodisponible la curcumina. Esto ha permitido demostrar, que realmente la curcumina es más eficaz que muchos analgésicos e inflamatorios no esteroideos (AINE). Ello abre una opción viable, incluso para quienes nunca creyeron en la cúrcuma.

Para Judy, la información fue una noticia maravillosa. En primer lugar porque su esposo cuando manifestó artrosis hace un par de años, mejoró muchísimo al rebajar. Luego su vida sedentaria, facilitó una nueva ganancia de peso, lo cual se complicó al equivocar el tipo de ejercicios.

Afortunadamente, el escuchó a su esposa y decidió cambiar la forma de ejercitar sin comprometer su rodilla. Además de ello, incorporó la cúrcuma en diversos platos, incluyendo batidos, yogur y ensaladas. Esto no solo le ha permitido estabilizar su peso sino también aliviar sus dolores con una opción que no le causará complicaciones adicionales.

“La curcumina puede ser una opción de tratamiento alternativa en los pacientes con esta enfermedad  que no toleran los efectos secundarios de los antiinflamatorios no esteroideos”

Dr. Dhaneshwar Shep

Instituto Krishna de Ciencias Médicas, India

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.





Fuente