La Real Musa daba pasos para ser popular, pero el destino la detiene frente a un asesinato


 

«Yo voy para la cima si Dios quiere», dijo hace poco La Real Musa, enfrentada ahora a una investigación sobre el asesinato de su colega urbano «MC Yow» en San Francisco de Macorís, donde ambos impulsaban, por separado, sus intenciones de convertirse en populares.

La joven Natasha Suriel, real nombre de La Real Musa, se declaró este lunes inocente de su presunta implicación: «Si Dios quiere todo se va a resolver, gracias a que el teléfono de él está ahí, ahí están las personas intelectuales, los que organizaron eso, yo no tengo que ver nada con eso».

Dos jóvenes, acompañados de dos mujeres, ultimaron el domingo al exponente urbano francomacorisano Joel Durán “MC Yow”, lo que quedó grabado en un video.

En declaraciones a la prensa en San Francisco de Macorís, La Real Musa relató que «me monté simplemente en la guagua, me dijeron que vamos a hacer una diligencia, fue con mi consentimiento que me monté, pero a mí nadie me va a acusar de ese muerto porque él es mi amigo, y todo va a salir a la luz».

Luego agregó: «Las personas cuando me fueron a buscar a mí ya habían hablado con MC Yow y de un celular se hicieron pasar por una muchachita para ubicarlo a él y él simplemente, estúpidamente, como siempre era, agarró y se fue con ellos… Cuando yo hice así le dije (abriendo los brazos): MC Yow, ¿cuál es el problema que tú tienes con esa mujer? para que MC Yow se fuera y hasta a mí me iban a matar».

Fuente  Externa .



Fuente