Un enorme y potencialmente peligroso asteroide se acerca a la Tierra y la NASA lanza un aviso


Este jueves 28 de abril al mediodía todas las miradas estarán puestas al cielo, la NASA sigue la trayectoria de un enorme y potencialmente peligroso asteroide que se acerca a la Tierra. Nuestro planeta se mueve, aunque no lo parezca está expuesto a una serie de elementos que podrían acabar con todo lo que conocemos en segundos. Los asteroides que ya impactaron en su día contra la Tierra, son una amenaza potencial que la NASA se encarga de vigilar, es el caso del que mañana se acercará a nuestro planeta.

La NASA lanza un aviso ante la llegada a la Tierra de un enorme y potencialmente peligroso asteroide

Un asteroide potencialmente peligroso se acerca a la Tierra, detrás del nombre 2008 AG33, se escode un objeto que viaja a gran velocidad hacia nuestro planeta. A 10,39 kilómetros por segundo, está previsto que llegué a su punto más cercano con el planeta el próximo 28 de abril al mediodía.

Desde 2008 se está siguiendo a este asteroide que mide de 350 a 780 metros, de ahí su nombre. Es difícil establecer unos patrones exactos a tal distancia, pero poco a poco y durante estos años se ha conseguido estar alerta para un problema potencial que podría causar graves consecuencias en caso de impactar.

El tamaño de este objeto es de la medida del Empire State, un edificio de grandes dimensiones y de cientos de metros de altura. La llegada de este asteroide que pasará a varios miles de kilómetros de la Tierra, por lo tanto, las posibilidades de que impacte son mínimas, es una de las muchas que se irán produciendo y se han producido los últimos años.

Desde 2015 han llegado varios objetos de este tipo, pero no será hasta 2029 cuando un asteroride de unas características similares vuelva a poner en alerta a la NASA. A la hora de evaluar el riesgo de impacto o de daños, se tienen en cuenta las dimensiones del asteroide, pero también la velocidad y la trayectoria.

El hecho de que estemos ante un objeto de cientos de metros de diámetro es lo que hace estar pendiente de cada movimiento. Podría ser un elemento que acabe produciendo un daño terrible si se desvía unos kilómetros, aunque es poco probable que llegue a nuestro planeta. La NASA mira al cielo y lo hace para analizar los asteroides que año tras año van amenazando la vida a la Tierra con un impacto similar al que acabó con los dinosaurios.



Fuente