Los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha para visitar en el puente de diciembre


Si te apetece aprovechar el puente de diciembre para conocer Castilla-La Mancha, en la comunidad hay pueblos muy bonitos. Además, esta época es estupenda para visitar la región, sin las altas temperaturas del verano.

Belmonte – Cuenca

En la provincia de Cuenca se encuentra Belmonte, un precioso pueblo de cerca de 2.000 habitantes. Visitar esta localidad es como hacer un viaje en el tiempo hasta el siglo XV. La principal visita es el Castillo de Belmonte, de estilo gótico-mudéjar. También es de especial interés conocer el interior de la Colegiata de San Bartolomé y recorrer la muralla medieval.

Singüenza – Guadalajara

Sigüenza es uno de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha, perfecto para ver en una escapada de dos o tres días. La Catedral de Singüenza se empezó a construir en el siglo XII y a día de hoy es el templo religioso más importante del municipio. La Casa del Doncel es una visita obligada en la localidad. Un edificio de estilo gótico civil cuyo origen se remonta al siglo XIII. El aspecto exterior es el de una casa torre.

Tembleque – Toledo

Tembleque es considerado uno de los pueblos más pintorescos de Castilla-La Mancha. La Plaza Mayor es su principal atractivo, cuyo origen se sitúa en el siglo XVII. Es una de las mejores representaciones de la arquitectura manchega tradicional y alberga la sede del Ayuntamiento. La Iglesia de la Asunción es el templo religioso más importante, un edificio del siglo XVI. Imprescindible la visita a los molinos de viento, situados en las afueras del municipio.

Oropesa – Toledo

Oropesa es uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Toledo. De origen medieval, tiene un patrimonio histórico muy rico. El Palacio Condal es el monumento más importante, el cual está formado por dos conjuntos palaciegos. En la actualidad la Oficina de Turismo se encuentra en el antiguo Hospital de San Juan Bautista, construido sobre una sinagoga judía en el siglo XV.

Alcaraz – Albacete

Alcaraz es uno de los mejores pueblos de Castilla-La Mancha para conocer en el puente de diciembre. La plaza Mayor es su principal seña de identidad, un conjunto renacentista que alberga edificios de gran valor, como la Lonja del Corregidor o la Iglesia de la Trinidad. Merece la pena acercarse hasta las ruinas del castillo para contemplar las vistas a la Sierra de Alcaraz. Otro de los lugares más interesantes de Alcaraz es el Monasterio de Santa María Magdalena.



Fuente