Las mejores flores para plantar en invierno


Existe la falsa creencia de que las flores sólo se pueden plantar en primavera y verano, pero lo cierto es que hay algunas que deben plantarse en los meses de invierno. Son las conocidas como flores de invierno, tanto de interior como de exterior.

Crisantemo

El crisantemo es una planta muy fácil de cultivar y de cuidar. Además, tiene una gran variedad de flores multicolor, así que es ideal para decorar cualquier espacio del hogar.

Las flores son muy resistentes y para que crezcan necesitan mucha luz y agua. La tierra siempre tiene que estar húmeda, pero siempre en su justa medida.

Lo mejor de todo es que esta plantar se puede sembrar en cualquier momento del año. Ahora bien, en invierno conviene hacerlo en interior porque requiere temperaturas de entre 13 y 18 grados.

Ciclamen

El ciclamen es una planta bulbosa que  florece durante el invierno. Se puede cultivar tanto en interior como en exterior, siempre y cuando la temperatura no baje de los 0 grados.

Lo más importante para su floración es que esté en un lugar luminoso, evitando las zonas más calurosas de la casa ya que por encima de los 16 grados la floración empieza a marchitarse.

El riego tiene que ser moderado, y lo ideal es que el riego sea por inmersión, introduciendo el tiesto en un recipiente con agua y dejándolo unos 15 minutos.

Alelí

El alelí es una planta que florece a finales de invierno y principios de primavera. Es muy bonita porque las flores tinenen tonalidades suaves como el blanco, el rosa o el violeta.

Originaria del sur de Europa, necesita una temperatura de entre 5 y 20 grados para su floración. Es fundamental plantarla en un suelo fértil y suelto en el que recibe la luz directa del sol.

En lo que respecta al agua, hay que regarla dos o tres veces por semana. Los abonados hay que realizarlos a partir de las cuatro semanas de cultivo con una frecuencia de dos veces a la semana.

Hortensia de invierno

La última de las flores de invierno de la que queremos hablarte es la hortensia. Se trata de una planta pequeña a la que, a finales de invierno y principios de primavera, el salen unas flores en forma de copa y de color rosa muy bonitas.

Para su correcto crecimiento, necesita un suelo húmedo y muy rico en materia orgánica. Los riegos tienen que ser frecuentes porque no lleva nada bien la sequía.



Fuente