Las enfermedades más mortales y peligrosas del mundo


Muchas son las enfermedades que han afectado a la humanidad de manera pandémica y/o masiva. La más reciente de todas, el virus que provoca la Covid-19 que se ha cobrado la vida de millones de personas, pero lo cierto es que han habido otras muchas enfermedades que han superado sus cifras. Conozcamos a continuación, las enfermedades más mortales y peligrosas del mundo.

Las enfermedades más mortales y peligrosas del mundo

Al hablar de enfermedades mortales es evidente que todos pensamos ahora en la Covid-19, aunque también se piensa en el SIDA. Pero a la sombra de la mayoría de los medios y asesinos de virus, otros flagelos, como la tuberculosis o la malaria, también están causando estragos en los cuatro rincones del planeta. Conozcamos entonces mejor las enfermedades más mortales del mundo.

Covid-19: 3,93 millones de muertos, más de 180 millones de personas contagiadas

Aparecido en Wuhan, China, el 16 de noviembre de 2019, el Covid-19 es causado por el coronavirus SARS-CoV-2. Esta enfermedad, que se ha extendido rápidamente por todo el mundo, fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo de 2020. Los síntomas son similares a los de la gripe (fiebre, tos seca, fatiga., esputo, músculos o dolor en las articulaciones, pero también pérdida del gusto y del olfato, urticaria, etc.). Sin embargo, algunos pacientes pueden sufrir dificultad respiratoria que conducen a una hospitalización de emergencia. La rápida propagación del virus ha obligado a los países a implementar medidas de protección para evitar la saturación en los servicios de cuidados intensivos (eliminación del contacto físico, uso de mascarilla, implementación de cuarentena, confinamiento de la población, cierre de lugares abiertos al público, etc.).

Con cifras de mayo de 2021, poco más de un año después del inicio de la enfermedad, se han contabilizado más de 180 millones de infecciones vinculadas al virus en todo el mundo y casi 4 millones de muertes. Lo que la convierte en la enfermedad infecciosa más mortal del mundo actualmente.

Cáncer: 10 millones de muertes en 2020, 19 millones de casos nuevos

El cáncer, en todas sus formas, fue la causa de casi 10 millones de muertes en 2020 en todo el mundo, según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). Datos más altos que los del SIDA, la tuberculosis y la malaria combinados. La mortalidad relacionada con el cáncer ha ido aumentando constantemente durante casi cuarenta años. Así, a pesar de los numerosos avances terapéuticos y los esfuerzos realizados en materia de cribado y tratamiento, en 2030 se podría alcanzar la cifra de 15 millones de muertes anuales. El envejecimiento de la población, especialmente en Europa, no es la única explicación de la peligrosa expansión del cáncer: La contaminación del aire, el estilo de vida (tabaco, alcohol, etc.) y los malos hábitos alimentarios también son factores importantes a tener en cuenta.

El virus del sida: 38 millones de enfermos

En 2019, con 38 millones de personas que viven con el VIH, 690,000 personas muertas y 1,7 millones de casos nuevos, el VIH ya se había cobrado casi 32,7 millones de vidas en todo el mundo desde su aparición en 1981, según el sitio Unaids.org. A pesar de estas cifras aterradoras, los investigadores coinciden en que la epidemia de sida ha alcanzado su punto máximo y que ahora tiende a estabilizarse. De hecho, aunque todavía hay muchas personas infectadas cada año, un mayor acceso a las terapias triples ha permitido, en los últimos años, reducir el número de muertes. Y a pesar de que el VIH está muy extendido en casi toda la superficie del mundo, el mayor número de casos se concentran en África que tiene actualmente 25 millones de pacientes de los 38 registrados en todo el mundo.

Tuberculosis: 10 millones de nuevos casos en 2019

Enfermedad infecciosa transmisible por vía aérea, la tuberculosis adopta multitud de formas (pulmonar, ósea, ganglionar, etc.) y sobre todo, puede permanecer de por vida, en su forma denominada «latente», sin que las personas infectadas realmente se enfermen. Por lo tanto, las cifras en torno a esta enfermedad actualmente no pueden ser definitivas, especialmente porque el diagnóstico a veces es difícil de establecer (síntomas similares a los de una gripe fuerte). Pero para algunas regiones del mundo como Asia (60% de los casos globales) y África subsahariana, la tuberculosis es muy real y muy mortal. Los afectados principalmente son niños y adultos jóvenes de países en desarrollo.

Lo peor de todo es que la tuberculosis es una enfermedad curable, casi erradicada hoy en los países más ricos. Pero, a pesar del apoyo de organismos internacionales y una reciente mejora en la atención, particularmente en China e India, el tratamiento de corta duración bajo observación directa (DOTS) aún no se ha establecido de manera sostenible en los países más afectados. En particular, el rigor necesario para llevar el tratamiento, la falta de fármacos o el seguimiento insuficiente de los pacientes.

Paludismo: 229 millones de casos en 2019

Enfermedad parasitaria por excelencia, la malaria mató, según la OMS, a 409.000 personas en el mundo en 2019, principalmente en África subsahariana. Transmitida por un mosquito, la hembra Anopheles, la malaria es la principal causa de mortalidad infantil en África. Para esta enfermedad nuevamente, a pesar de la acción de las ONG y la OMS, que distribuyen decenas de millones de mosquiteras, insecticidas y herramientas de diagnóstico cada año, todavía queda camino por recorrer antes de reducir significativamente el número de casos.

Neumonía: 2 millones de muertes por año

Si, en los países llamados « ricos », la neumonía suele ser benigna y rápidamente curable con antibióticos, sigue siendo, hasta el día de hoy, la principal causa de mortalidad infantil en el mundo , causando la muerte de 2 millones de niños menores de 5 años cada año, según Unicef. Esta infección aguda de todo un lóbulo del pulmón se encuentra en poblaciones que residen en áreas urbanas expuestas a la contaminación y que viven en condiciones higiénicas precarias. Además, la desnutrición es un factor agravante. Resultado: según Unicef, un niño menor de 5 años muere de neumonía cada 39 segundos, principalmente en el continente africano.



Fuente