La curiosa razón por la que llamamos Paco a los Franciscos


Muchas veces, los nombres castellanos van acompañados de «diminutivos» que resultan obvios, como Dani de Daniel o Fede de Federico. Sin embargo, hay otros cuya explicación no es tan sencilla, como es el caso Paco de Francisco.

Hipocorístico

Un hipocorístico se define como el «antropónimo que se emplea en tono afectuoso para apelar, en general, a un familiar o a un amigo». En el idioma español hay multitud de hipocorísticos que resultan muy llamativos, como por ejemplo Chabela para Isabel, Pepe para José o Charo para Rosario.

En lo que respecta origen, Jairo Javier García Sánchez, profesor de Filología de la Universidad de Alcalá de Henares explica a ‘El Confidencial’: «Los hipocorísticos son casi tan antiguos como los propios nombres. Los romanos usaban ya diminutivos afectivos, del tipo “Tulliola”, utilizado, por ejemplo, por Cicerón para llamar a su hija (Tullia), y los griegos harían otro tanto. No en vano, el mismo término “hipocorístico” procede del griego, y tiene el valor etimológico de ‘sub-acariciante’, esto es, ‘cariñoso’ en definitiva».

Paco

Aunque existen diferentes teorías al respecto, la más extendida y aceptada de todas es que Paco para Francisco tiene su origen en San Francisco de Asís. San Francisco de Asís fue un diácono, fundador de la Orden Franciscana. Fue una de las principales figuras de la espiritualidad de la historia del cristianismo.  San Francisco de Asís era el Pater Comunatis (padre de la comunidad en latín).

También se dice que el español tiende a acortar aquellos nombres que finalizan en «co» siguiendo esta regla: la sílaba final es la misma (co) y en la primera únicamente cambia la ‘fr’ por la ‘p’. También pasaría lo mismo con Pancho para Francho.

Lista

Para el nombre Francisco existen multitud de hipocorísticos: Paco, Quico, Kiko, Frasco, Fran, Chisco, Curro y Pancho. Además, existen otros que resulta de especial interés conocer:

  • Isabel: Chabela, Chabelita, Chabe y Chabelo.
  • Rosario: Charo, Chari, Chayo.
  • Carmen: Cuca.
  • Pilar: Pili, Piluca, Pilarica, Cuca.
  • Consuelo: Chelo.
  • Leonardo: Leo.
  • Leopoldo: Leo.
  • José: Pepe, Cheo, Pepín, Oselito, Ose y Lito.
  • Manuel: Manolo, Lito, Lolo, Manu, Mel y Nel.
  • Alfonso: Fonsi, Fonfi, Fonso y Poncho.
  • María Teresa. Maite, Maitere, Maitechu.
  • María Elena: Malena.
  • Ignacio: Nacho.
  • Concepción: Concha, Conchi, Conchita, Chita, Concy y Concella.

Por último, cabe señalar que hay hipocorísticos muy antiguos cuyo origen no se encuentra documentado. Mientras, hay otros que están relacionados con la Biblia y, por lo tanto, existe más información sobre ellos.



Fuente