La advertencia definitiva de los expertos sobre si debes dormir con calcetines


Ahora que ha comenzado el otoño y poco a poco empieza a refrescar por las noches, surge de nuevo el debate de si es o no una buena idea dormir con calcetines. Hay opiniones para todos los gustos, pero solo los expertos tienen la respuesta definitiva.

Recientemente, ‘BBC Mundo’ ha publicado un artículo explicando que la dilatación de los vasos sanguíneos es la clave. El neurofisiológico Francisco Puertas explica que para dormir adecuadamente la temperatura corporal debe bajar entre 0,5 y 0,8 grados, para lo cual es imprescindible una vasodilatación de manos y pies.

Gracias a la vasodilatación, el calor se redistribuye por todo el cuerpo y facilita en gran medida el descanso, tal y como indica la Fundación Nacional del Sueño. Y añade que dormir con calcetines ayuda a calentar los pies, lo que le «dice» al cerebro que es hora de descansar.

Dormir con calcetines: ¿Sí o no?

Por su parte, un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (NLM, por sus siglas en inglés), descubrió que los voluntarios que llevaban calcetines tardaban 7,5 minutos menos en dormirse. Además, dormían de media 32 minutos más, y se despertaban 7,5 veces menos durante la noche.

“Una temperatura corporal más baja suele preceder a la sensación de sueño, y las pruebas sugieren que utilizar calcetines u otros métodos para calentar los pies puede reducir la temperatura corporal central y ayudar a conciliar el sueño más rápidamente”, asegura la Sleep Foundation.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que no todos los calcetines son iguales. Los mejores para dormir son los de tejidos naturales, como el algodón o la lana, ya que ofrecen mayor transpirabilidad. Por supuesto, hay que evitar los calcetines de compresión, excepto si los prescribe el médico.

Por lo tanto, queda claro que dormir con calcetines es una buena idea, incluso en los meses de verano. Calientan rápido los pies, haciendo que el calor se redistribuya por todo el cuerpo rápidamente, y facilitando el sueño.

Además de dormir con calcetines, los expertos recomiendan darse un baño o una ducha de agua caliente antes de irse a la cama. Un gesto muy sencillo que modifica la temperatura corporal y redistribuye el calor de manera homogénea. Después del baño o de la ducha, conviene aplicar una crema reguladora con un suave masaje para activar la circulación de los pies.

¡La ciencia ha hablado! A partir de ahora, si quieres dormirte rápido y descansar bien, no te olvides de los calcetines.



Fuente