Estos son todos los animales mutantes que viven en Chernóbil


Seguro has leído acerca del terrible accidente nuclear de Chernóbil. Y hasta puede que hayas visto la nueva serie. En efecto, se trata del considerado incidente más grave en su tipo en la historia de la humanidad, incluso por sobre del de Fukushima, con una radiación hasta 500 veces superior a la de aquel. Además debes saber que hay animales mutantes que viven en Chernóbil.

Todo ocurrió el 26 de abril de 1986 en esta ciudad ucraniana, cuando una fusión del núcleo de la central nuclear en cuestión hizo volar por los aires la tapa de uno de los reactores, liberando una nube tóxica de 162.000 km2, que rápidamente se extendió por los alrededores, llegando a cubrir buena parte del continente europeo, y especialmente afectando a los seres vivos de la zona, tanto humanos como animales.

Nunca antes se había liberado a la atmósfera un caudal similar de material radiactivo, y evidentemente el medio cercano sufrió de inmediato las consecuencias de estar expuesto al mismo, no sólo en aquel momento, sino también con el paso de los años, dando lugar a la aparición de extraños fenómenos, como los llamados “animales mutantes”, que viven en Chernóbil en la actualidad.

¿Hay realmente animales mutantes cerca de la planta nuclear?

Abandonada, tanto la planta nuclear como sus inmediaciones, a pesar de que puede visitarse como parte de un recorrido turístico sólo apto para los más audaces, quienes han explorado la región aseguran que pueden encontrarse diferentes animales “mutantes” cerca de las instalaciones. Y la ciencia lo confirma.

Estos hallazgos no pueden sorprender de ningún modo, porque el material radiactivo liberado alteró el ADN de los seres humanos que fueron alcanzados por el desplazamiento de la nube tóxica, y provocó malformaciones en menores -hoy mayores-, por lo que no puede ser una novedad que también haya causado estragos en los animales expuestos a la radioactividad.

Mutación o extinción

Así como la mayoría de las plantas locales lograron sobrevivir al incidente, en el caso de las especies animales la cosa fue diferente según cada una de ellas, y la capacidad de mutar o adaptarse que mostraron.

Como se dice, “la vida se abre camino”, y algunas especies, en particular, de animales parecen haberse adaptado bien, dentro de lo posible, a las condiciones que plantea Chernóbil ahora. Por ejemplo, las ranas y los peces. Considerando, siempre, que las que podemos ver hoy descienden de huevos que atravesaron la fusión.

Se sabe que los mamíferos no tardaron demasiado en fallecer, aunque a los pocos años fueron reemplazados por nuevas camadas, procedentes de espacios cercanos, en busca de comida y ecosistemas en los que la presencia del hombre no interfiera con sus actividades, como Chernóbil. En ellos, los niveles de mutaciones son más bajos, por no ser descendientes directos de víctimas, como sí pasa en reptiles y anfibios.



Fuente