¿Cuál es el origen de los marcadores fluorescentes?


Es uno de los utensilios o artículos de papelería que más utilizan los estudiantes, pero pocos saben de dónde surgieron o quién los inventó. Nos referimos a los marcadores de color fluorescente y que si bien todos hemos utilizado para resaltar apuntes o cosas importantes a la hora de estudiar, en los últimos años se han vuelto a poner de moda en el ámbito estudiantil gracias a que se venden en infinidad de colores y no sólo el amarillo, el rosa o el verde más característicos. Conozcamos a continuación, cuál es el curioso origen de los marcadores fluorescentes.

Origen de los marcadores fluorescentes

El marcador o resaltador es una variación del rotulador, con tinta a base de agua, que como ya hemos dicho se utiliza para remarcar un texto . Para ello utiliza colores translúcidos que resaltan el texto sin oscurecerlo.

Es muy popular entre los estudiantes que los utilizan para subrayar partes importantes del texto para facilitar el aprendizaje y aunque puedan parecer algo muy moderno lo cierto es que surgieron a comienzos del Siglo XX. De hecho, los dos primeros marcadores aparecieron en 1910 y 1926 respectivamente y no se vendieron comercialmente. El primero fue el rotulador de Lee Newman y el segundo el “ pincel de fuente ” de Benjamin Paskach : un mango con punta de esponja con color en su interior. Años más tarde, Walter J. De Groft fabricó un » rotulador » en 1944 que se convertiría en el prototipo de un resaltador. Sin embargo, antes de que apareciera este modelo, Sidney Rosenthal inventó y comenzó a vender un » Marcador Mágico » en 1953 .

Pero el primer predecesor de un resaltador o marcador como el que usamos en la actualidad, fue inventado por el inventor japonés Yukio Horie de Tokyo Stationery Company, quien desarrolló el primer marcador que usaba tinta a base de agua en 1962 . No se creó para resaltar texto, pero inspiró a Carter’s Ink Company, en 1963, a comenzar a producir marcadores similares a base de agua con tinta translúcida. Se vendió bajo el nombre de Hi-Liter .

Fue en el año 1978, cuando Dennison Company, ahora Avery Dennison Corporation, compró Carter’s Ink y comenzó a fabricar resaltadores con colores fluorescentes . En la década de 1980, la punta de fieltro se reemplazó con perlas de polietileno moldeadas en cabezas porosas. Hacían menos ruido cuando se usan y la tinta fluía a través de ellos con mayor suavidad.

Al principio (como la mitad de los productos comerciales), los marcadores no eran populares entre las personas que preferían los bolígrafos . Por esta razón, los fabricantes comenzaron a vender «packs» de bolígrafos en los que se «regalaba» un marcador. Esto ayudó a romper el hielo.

El futuro de los marcadores

Pero ¿y cómo marcaban los estudiantes los textos antes de los marcadores?  Pues se limitaban a  subraya el texto o dejaban «post-it» o trozos de papel de colores en las hojas a resaltar. Con los marcadores en cambio, las partes marcadas se volvieron más visibles y fáciles de encontrar. En la actualidad, este tipo de rotuladores especiales tienen fundas clicables o capuchones que evitan que el iluminador se seque.

También se construyen en diferentes formas y colores. Alrededor del 85% de todos los marcadores comprados son de color amarillo y rosa , pero también hay resaltadores que marcan en naranja, rojo, morado, azul y verde. El amarillo es el más popular porque es el color más claro y cuando se fotocopia el texto sale resaltado pero sin que quede tapado.

Hoy en día, los procesadores de texto y los lectores de libros electrónicos también tienen la opción de resaltado, inspirándose precisamente en los marcadores fluorescentes. Esto muestra cuán importante es el marcado de texto hoy en día y cómo los marcadores han cambiado y simplificado el procesamiento de texto.



Fuente