Así es la medusa gigante que ha aparecido en las playas españolas: ¡Puede pesar 40 kilos!


La presencia de medusas en las playas durante los meses de verano es completamente normal por el efecto de arrastre de las corrientes marinas. Se trata de una especie cuyas picaduras, a pesar de no ser graves, resultan muy dolorosas y desagradables. Pues bien, por si no fuera suficiente, bañistas de Granada han alertado de la presencia de una medusa gigante.

¿La medusa gigante es peligrosa?

Varios usuarios han compartido en redes sociales imágenes de la medusa gigante, que pertenece a la especie Rhizostoma Luteum. Los expertos señalan que es muy poco frecuente en el Mediterráneo, pero, sorprendentemente, ha sido vista en la costa de Granada, en los municipios de Motril y Salobreña.

La medusa gigante puede pesar hasta 40 kilos y medir entre dos y tres metros, aunque la hallada en Granada pesa unos siete kilos. Teniendo en cuenta su gran tamaño, podríamos pensar que su picadura es peligrosa o venenosa. Pero no. Según recoge ‘El Ideal’, los investigadores aclaran que puede causar irritaciones, pero es inofensiva.

El biólogo marino de la Universidad de Granada, Luis Sánchez Tocino, ha hablado con ‘El Ideal’ y ha aclarado que la medusa hallada en las playas de Granada no es peligrosa, aunque se puede acercar hasta la orilla. Lo más importante es evitar tocarla y, por supuesto, no sacarla del agua.

Al mínimo contacto con ella la piel puede enrojecerse y, aunque no es tan peligrosa como otras especies de medusas, sí puede causar urticaria e irritación.

La medusa gigante fue vista por primera vez en España en el año 2012, en playas de Granada, Almería y Murcia. Es relativamente fácil de identificar por su gran tamaño y por su color blanco con tonalidades moradas. Además, tiene una umbrela en forma de cúpula que puede medir más de 60 centímetros de diámetro, sin incluir los tentácuos.

Un equipo de expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas analizaron esta especie de medusa por primera vez para conocer más acerca de ella.

Laura Prieto, investigadora del CSIC que trabaja en el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía, explicó en su momento que tiene una serie de características que no comparte con otras medusas. Por ejemplo, la madre lleva a sus crías, que reciben el nombre de plánulas, protegidas hasta que encuentra un ambiente idóneo para su superviviencia, y luego las libera.





Fuente