Conoce El Decálogo Para La Prevención Del Cáncer

– Si te preguntaran las 10 cosas que debe realizar una persona en pro de la prevención del cáncer ¿qué dirías?

Esta consulta me la hizo mi amigo Nelson, gracias a su inquisidora mente de periodista brillante. Siempre tiene comentarios inteligentes y preguntas que me hacen reflexionar sobre cualquier tema que hablamos.

Ese día conversábamos acerca de mi trabajo educativo sobre el cáncer. Habíamos hablado mucho y Nelson me había hecho varias preguntas.

Llegado ese punto, él quiso saber, de forma resumida, cuáles eran las acciones que debía realizar a alguien que buscara prevenir el desarrollo de cáncer en su organismo.

En función de su pregunta y las respuestas que le di, se me ocurrió crear un decálogo preventivo del cáncer.

El objetivo del mismo es disminuir los factores de riesgo que están relacionados con el modo de vida y las decisiones personales de cada uno.

Para esto, debemos entender qué es un factor de riesgo y qué es un factor de protección.

Factores de riesgo y la prevención del cáncer

Factor de riesgo es todo lo que aumente la posibilidad de desarrollar cáncer.

Es bastante difícil determinar quién o quiénes tendrán cáncer en el presente y en el futuro.

Recuerda que, continuamente, en nuestro organismo se desarrollan células cancerígenas que nuestro sistema inmunológico ataca.

Estas son células con mutaciones que tienen la facultad de evadir los controles inmunológicos de crecimiento y desarrollo de esas células.

Con un sistema inmune fortalecido, es más fácil y posible detectar esas células dañadas.

Sin embargo, esto no es garantía de que no se produzca un crecimiento celular acelerado y descontrolado, dando pie, de esta manera, a la aparición de tumores malignos.

El problema es que hay una multiplicidad de factores que desatan ese crecimiento descontrolado de las células.

Para identificar factores de riesgo, los científicos deben observar grupos grandes de personas y comparar a quienes desarrollan cáncer con quienes no lo hacen.

Solo sobre esta comparación es posible determinar qué ocurrió en la vida de cada uno de ellos para que desarrollaran un tumor canceroso. Por supuesto, un estudio no basta, se deben realizar numerosas investigaciones para conocer, realmente, si esos factores identificados son capaces de promover la génesis del cáncer.

Los factores de riesgo se dividen en dos: aquellos que las personas controlan y los que no.

Por ejemplo, una persona puede tener control sobre su consumo de ciertas sustancias como alcohol, tabaco o alimentos procesados. Sin embargo, no puede tener control sobre su edad.

Y es que la edad un factor de riesgo del cáncer, es decir: a mayor edad, mayor probabilidad de desarrollarlo.

Factores de protección

Por otra parte, así como también hay factores de riesgo asociados a una mayor probabilidad de cáncer, también hay factores de protección que se vinculan a una menor posibilidad de recibir un diagnóstico por tumores.

Precisamente sobre esos factores de protección es que desarrollé el decálogo de la prevención del cáncer.

Decálogo de la prevención del cáncer

Conoce las diez acciones que debes tomar para proteger tu salud y la de tu familia contra la aparición de tumores malignos.

Conoce El Decálogo Para La Prevención Del Cáncer

 

1. Comer apropiadamente es nutrirse

La nutrición es la base de la protección celular y el equilibrio metabólico del organismo.

Para evitar cualquier enfermedad, no solo el cáncer, es necesario consumir alimentos nutritivos y naturales.

Lo primero son vegetales y frutas. Estás proporcionan vitaminas, minerales y micronutrientes que nuestras células necesitan, especialmente el sistema inmune, para funcionar de forma adecuada.

Conoce El Decálogo Para La Prevención Del Cáncer

También es importante que nuestra dieta contenga grasas saludables que protegen nuestro corazón. Grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas como las que se encuentran en pescados azules, aguacate, aceite de oliva o de girasol, etc.

Los carbohidratos también son importantes porque se metabolizan como glucosa,  el alimento de la mayoría de las células del cuerpo, especialmente del cerebro.

Por supuesto las proteínas que en su mayoría están en alimentos de origen animal. Si sigues una dieta vegetariana o vegana, asegúrate de consumir proteínas todos los días con una planificación nutricional adecuada.

Y por supuesto, agua para mantener la hidratación celular.

2. Eliminar el consumo de tabaco

En mi artículo ¿Por Qué El Tabaquismo Produce Cáncer De Pulmón? Desarrollé este tema. En resumen, los componentes del tabaco dañan la información genética presente en el ADN.

Precisamente, allí se encuentra información clave para protegernos contra el cáncer.

Incluso, interfiere con los delicados mecanismos que el organismo pone en juego para reparar ese daño genético. Además, daña la capacidad pulmonar de deshacerse de sustancias tóxicas y posibles carcinógenos.

3. Producir y consumir suficiente vitamina D

Muchas investigaciones han vinculado la deficiencia de vitamina D con la aparición del cáncer. Por este motivo se recomienda que consumamos o desarrollemos suficiente vitamina D.

La principal fuente de este nutriente es nuestra propia piel. Al disfrutar del Sol en tu vida diaria sin exponerte demasiado, en tu piel se produce vitamina D.

También puedes encontrarla en alimentos como la yema de huevo, pescados grasos como la sardina, el aceite de hígado de pescado y algunos cereales.

Para las personas que no reciben suficiente luz solar, que tienen la piel oscura o no desean consumir alimentos de origen animal, entonces se recomienda que tomen suplementos de vitamina D.

4. Evitar alimentos GMO y transgénicos

Los alimentos clasificados como Organismo Genéticamente Modificado (GMO por sus siglas en inglés) están rodeados de controversias.

Mientras algunos estudios han determinado que no son dañinos para la salud,  otros investigadores han alertado sobre el abuso de estos productos. De hecho, la mayoría de los alimentos que consumimos en la actualidad han sido modificados genéticamente de alguna manera.

Entre estos organismos con cambios en su estructura genética se encuentran los transgénicos.

Al parecer, algunas toxinas que se le han agregado a estos productos para hacerlos más resistentes a ciertas enfermedades, podrían tener un efecto negativo en nuestra salud.

En lo posible intenta consumir productos vegetales y animales de origen orgánico.

5. Evitar infecciones virales como VPH, VIH y hepatitis

La protección contra ciertas enfermedades disminuye la probabilidad de desarrollar cáncer. Entre estas enfermedades se encuentra el Virus de Papiloma Humano (VPH) el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) y la hepatitis.

Estas enfermedades se transmiten a través de relaciones sexuales sin protección.

Conoce El Decálogo Para La Prevención Del Cáncer

Una actitud responsable ante el sexo es tu mayor barrera contra esas enfermedades que derivan en diferentes tipos de cáncer. Evita las relaciones promiscuas y casuales.

Si aún así decides por ese tipo de comportamiento sexual, entonces utilizar todos los mecanismos que puedas para evitar enfermedades es tu mejor opción.

6. Evitar el consumo de alcohol

No hay un nivel seguro de consumo de alcohol.

Existe una relación entre el consumo de alcohol y diversos tipos de cáncer, de acuerdo a varias investigaciones, esos estudios se basan, principalmente, en la cantidad de alcohol que se toma en total y el efecto sobre el riesgo de cáncer.

Y los resultados indican que, ya sea que tomes de una vez o poco a poco, el consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer y esto se debe a que el alcohol dentro de nuestro organismo se sintetiza como un químico tóxico llamado acetaldehído.

Esta sustancia daña el ADN y evita que las células reparen este daño. Hace que las células del hígado crezcan más rápido de lo normal.

Por otra parte el alcohol aumenta los niveles de estrógenos, precisamente, altos niveles de esta hormona aumentan el riesgo de cáncer de mama.

7. Mantener peso adecuado

Existen varias razones por las cuales la obesidad está vinculada con el cáncer.

Primero, porque aumenta los niveles de insulina lo que deriva en resistencia a esta hormona y es un factor de desarrollo de cáncer.

También porque promueve la inflamación crónica de bajo nivel, común en personas con obesidad. Esta condición está asociada a un mayor riesgo de cáncer.

La obesidad también significa una mayor cantidad de estrógenos producidos por el tejido graso. Anteriormente te dije que el exceso de estrógenos es una condición del cáncer de mama y también de endometrio.

El exceso de células grasas afectan los procesos que regulan el crecimiento y desarrollo de células cancerígenas.

8. Hacer ejercicios

La actividad física tiene efectos biológicos positivos en el organismo, por ejemplo, disminuye los niveles de hormonas como la insulina y estrógenos.

Además de otros factores de crecimiento asociados con la progresión del cáncer. También ayuda a prevenir la obesidad y sus efectos negativos, especialmente la resistencia a la insulina.

Conoce El Decálogo Para La Prevención Del Cáncer

Reduce la inflamación y mejora la función del sistema inmune.

Optimiza la función del aparato digestivo lo que hace más rápido el proceso y disminuye la exposición de este sistema a posibles carcinógenos.

Por otra parte, ser sedentario está relacionado con varias enfermedades, entre ellas el cáncer, problemas cardiovasculares y diabetes tipo 2.

9. Evitar la exposición a la radiación

Hay evidencia de que la radiación, en ciertas longitudes de onda conocida como radiación ionizante, tiene la capacidad de dañar el ADN.

Ya hemos visto que los cambios y daños estructurales en el ADN es una causal de cáncer.

Entre estos tipos de radiación se incluye el radón, los rayos X, los rayos Gamma, entre otras.

Hay otros tipos de radiación no ionizantes como la luz, por ejemplo. Sin embargo, aunque los teléfonos celulares y los campos electromagnéticos también emiten radiación no ionizante, algunas investigaciones indican que pueden afectar el ADN.

10. Evitar la exposición a toxinas industriales y ambientales

No solo la radiación modifica la información genética de la cadena de ADN, también lo hacen los químicos y tóxicos que se utilizan en las industrias. A esto se le llama exposición ocupacional.

El problema es que, en muchos casos, esos tóxicos están presentes en el ambiente.

¿Qué sustancias son estas?

Químicos de la industria agrícola, asbesto, sílice, hidrocarburos y sus gases, carbón, benceno, amianto y solventes.

Si se trabaja en industrias que los utilizan, es necesario utilizar equipos protectores.

Aunque me hizo varias preguntas más, mi acucioso amigo Nelson se sintió muy sorprendido con esta información.

Por supuesto, le dije que el cáncer es una enfermedad multifactorial y que nada puede evitar su aparición en un 100 %.

Pero sí disminuir en lo posible, la posibilidad de desarrollar tumores malignos.

Me prometió que intentaría aplicar este decálogo para la prevención del cáncer en su vida y la de su familia.

“Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra Cocó.

Pulsa Aquí para tu E-book Gratis, llegará a tu email en unos momentos.

 

Referencias:

 

The post Conoce El Decálogo Para La Prevención Del Cáncer appeared first on Dra. Cocó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.