¿Por qué perdió el PLD? Por errores de la cúpula, división y agotamiento

Yanessi Espinal


El PLD ha empezado a buscar los culpables de la derrota electoral que lo despojó del poder que en distintas instancias logró acumular durante 16 años seguidos

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) fue destronado de la Presidencia de la República y el control del Congreso en las recién pasadas elecciones , luego de 16 años controlando esos poderes lo que sumado a la derrota municipal que sufrió en marzo, sellan el descalabro electoral de la más exitosa maquinaria electoral del país en la historia reciente.

En busca de una explicación a lo ocurrido al otrora poderoso partido de gobierno, la pregunta más frecuente entre quienes analizan la situación es: ¿Por qué perdió el PLD? Leonel Fernández entregó el poder a Danilo Medina con 30 de 31 senadores, 102 diputados y 106 alcaldes. En el 2016, bajo el liderazgo de Danilo Medina, el PLD logró una alta votación de 62%, bajó de 30 a 28 senadores, aumentó a 106 diputados, pero perdió la alcaldía del Distrito Nacional, la plaza política más simbólica del país. El PLD quedó ahora con 5 senadores, bajó a 61 alcaldías, perdió el dominio de la Cámara de Diputados y sacó un millón de votos menos que en el 2016.

Procede ahora buscar una explicación al descalabro electoral del PLD a pesar de su buena gestión económica al mantener el crecimiento y la estabilidad y amplios programas de protección social, reducción de la pobreza, ampliación de la clase media, y un importante legado de obras de infraestructura, exitosa política exterior, y muchos otros logros que exhibir.

La derrota del PLD obedece, básicamente, a diez errores que cometió la cúpula bajo el liderazgo de Danilo Medina y con el amparo de la capacidad de maniobra que da el Estado en su lucha por el poder con Leonel Fernández; la división y el hartazgo de la población de un mismo partido por 16 años.

El deseo de un cambio que tenía la población, según la encuesta Gallup publicada en enero de este año rondaba el 64%. De hecho, el slogan de campaña de Abinader fue “El cambio”.

Igualmente, el PLD y los funcionarios del gobierno exhibían una desconexión con la sociedad con temas tan importantes como la inseguridad ciudadana, que ante la preocupación, la respuesta que recibía a menudo es que era un asunto más de percepción que de realidad o acudían a cifras cuestionables sobre una baja en la tasa de homicidios. Igualmente, el tema de la corrupción que a pesar de que se fue posicionando cada vez más en la agenda de la ciudadanía los hechos seguían saliendo y estuvieron presentes incluso en la emergencia por la pandemia.

A pesar de todos los escándalos de corrupción y la creciente insatisfacción de la ciudadanía con el manejo de la justicia, algunos funcionarios del gobierno llegaron afirmar que el sistema de transparencia del país era el mejor de América Latina.

Otro tema que generó indignación fue el espionaje y los pinches de teléfono, prácticas que en la última etapa del gobierno del presidente Medina parecían normales y sus voceros en los distintos medios de comunicación difundían las conversaciones privadas sin ningún pudor. El caso de espionaje más criticado fue el de la exjueza Miriam Germán Brito. También se llegó a difundir una conversación privada entre los diputados de oposición Henry Merán y Rubén Maldonado, igual que el hijo del sociólogo Rafael Acevedo, luego de la publicación de la encuesta Gallup que establecía que Abinader ganaría las elecciones en primera vuelta.
Los diez errores de la cúpula:

Imponer en lugar de convencer

1 Desde el 2016 la cúpula del PLD empezó a tratar de imponer sus criterios contra viento y marea en temas que no contaban con el consenso político ni social. Es el caso de las tensiones que generó su determinación de imponer las primarias abiertas y simultáneas en la Ley de Partidos a todos los partidos políticos a pesar de que la mayoría lo rechazó junto a la propia Junta Central Electoral y organizaciones de la sociedad civil. No contaban con los votos necesarios para aprobarla en la Cámara de Diputados pero con esa insistencia sometieron al país a casi un año de debate y tensiones. Para defender sus posiciones, los miembros del Comité Político con frecuencia argumentaban que se trata del respeto al centralismo democrático en el que la minoría se acoge a la decisión de la mayoría, aún cuando la mayoría defienda posiciones absurdas.

Intento de segunda reforma

2 Aunque la propuesta de una segunda reforma a la Constitución para la repostulación de Medina para un tercer mandato no fue aprobada en el Comité Político como sí ocurrió en el 2015, ni tampoco llegó a someterse oficialmente ante el Congreso Nacional, todos los miembros de ese organismo que permanecen en el PLD defendieron que se hiciera de nuevo y otros pocos prefirieron el silencio. Solo Fernández y sus seguidores se opusieron de manea férrea a otro cambio a la Constitución para que Medina se postulara por un tercer periodo. Para pasar otra reforma el PLD no contaba con votos suficientes en la Asamblea Nacional por la oposición de los seguidores de Leonel y los legisladores del PRM. El rechazo a otra reforma rozaba el 70% y las acciones en contra incluyeron protestas de políticos. La más simbólica fue la de Leonel Fernández que además generó gran disgusto entre Medina y sus seguidores. El proyecto abortó porque no contó con apoyo interno y la intervención del secretario de Estado de los Estados Unidos, Michael (Mike) Pompeo que instó a Medina respetar la Constitución.

Acciones que indignaron

3 En el 2019, la vejación en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) de que fue objeto la entonces jueza de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Miriam Germán Brito, generó una gran indignación en la sociedad pues la dama fue objeto de espionaje y su vida privada expuesta públicamente, supuestamente en busca de supuestas pruebas para descalificarla para que continuara en la corte, de la que era presidenta de la Cámara Penal. El protagonista de esa acción fue el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez. Germán Brito había emitido un voto disidente sobre el expediente de Odebrecht que presentó la Procuraduría en el que adelantaba que no tendría éxito por la debilidad de la investigación. La acción quedó grabada para la historia como un bochorno que empañó la solemnidad del CNM. En abril del 2019, otra acción de la cúpula del PLD, esta vez puesta en escena, por el secretario general del PLD y presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, generó repudio social. El legislador pidió a la Cámara de Diputados que investigara a tres jueces del Tribunal Superior Electoral (TSER), incluido su presidente, Román Jáquez, porque emitieron una sentencia que perjudicó al aliado favorito del PLD, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Incluso hubo intentos de intimidar a Jáquez por parte de funcionarios del Palacio y su seguridad fue cambiada por el ministerio de Defensa sin previo aviso. Mientras, los voceros del PLD en los medios de comunicación se ocupaban de difundir la amenaza de que sería sometido a juicio político.

Persecución contra Leonel

4 Mientras estuvo en el PLD hasta después de su salida, la cúpula de ese partido se concentró en perseguir al expresidente en una actitud poco comprendida por quienes contemplan el discurrir de la política. La última en sumarse a la lista de la cúpula del PLD en contra de Fernández fue su esposa, la vicepresidenta, Margarita Cedeño, al asumir la candidatura vicepresidencial con Gonzalo Castillo, que Fernández alega le arrebató la candidatura del PLD por un fraude con el voto automatizado. Según Fernández la persecución inició desde que salió del Palacio en el 2012 con los juicios populares acusándolo de un déficit fiscal y luego con la aparición del exconvicto por narcotráfico, Quirino Ernesto Paulino Castillo, afirmando que había financiado la campaña de Fernández. Fuera del PLD, la cúpula siguió persiguiendo a Fernández y su nuevo partido con una gran cantidad de recursos en los tribunales y una amplia campaña de opinión pública para desmeritarlo y difundir la idea de que no podría ser candidato presidencial por un impedimento de Ley, pero una sentencia del TSE derribó ese argumento. Recientemente, Fernández reveló que su campaña no había recibido respaldo económico por la presión del gobierno a los empresarios y calificó al grupo como “una mafia siciliana”.

Apuntó al toro que no es

5 Mientras el PLD concentraba todos sus esfuerzos en debilitar la candidatura de Fernández, Luis Abinader y el PRM se fortalecían. Fue apenas a 4 ó 5 semanas de las elecciones y en medio de la pandemia, que el PLD le dio un giro a su campaña y se enfocó en Abinader, pero al parecer “le cogió tarde para ablandar habichuelas” pues por más campaña negativa contra el ahora presidente electo y los dirigentes del PRM, no fue posible siquiera forzar la segunda vuelta que fue el gran esfuerzo del PLD en las elecciones del domingo.

Imposición de candidato

6 Medina, con pleno apoyo del Comité Político del PLD, maniobró para imponer a Gonzalo Castillo como candidato presidencial, primero dentro de su propio grupo para lo que logró retirar a precandidatos que ya tenían más de un año formando sus proyectos. Los únicos que no se sumaron a esa decisión fueron Reinaldo Pared y Carlos Amarante Baret, que optaron por renunciar a sus aspiraciones y mantenerse al margen. Pero Reinaldo de alguna manera apoyó a Fernández a través de su esposa, Ingrid Mendoza. Impuesto el exministro de Obras Públicas en el sector de Medina, entonces emprendió la tarea de que ganara a Fernández en las primarias del 6 de octubre, para la que se integró un comando de campaña de todos los funcionarios del gobierno. A pesar de eso, en el cómputo oficial Castillo superó a Fernández solo por 26 mil votos, pero hubo irregularidades en el proceso que llevaron a Fernández a decir que se trató de un fraude con el voto electrónico. Las irregularides del proceso son inocultables como difundir resultados con las filas repletas de votantes, permitir votantes hasta las 2.00 de la mañana y usar un sistema de voto automático que siquiera fue auditado a pesar de que se usaba por primera vez. Con el paso del tiempo se descubrió que Castillo no fue el mejor candidato para el PLD no solo porque no era familiar para los peledeístas sino porque evidenció deficiencias en el manejo de los temas de la agenda nacional que se convirtieron en un problema para mejorar su posicionamiento en el electorado.

Más sociedad civil que PLD

7 En el PLD hay un gran disgusto por la enorme influencia de representantes de la llamada sociedad civil en el gobierno del presidente Medina. Se convirtieron en las principales figuras del gobierno y de la propia organización. En el proceso recién concluido algunos activistas se quejaban de que no fueron llamadas para hacer el trabajo electoral que siempre hacen supuestamente porque la estructura la asumió el sector externo.

Reacción por suspensión de elecciones

8 La reacción inicial del PLD ante la suspensión de las elecciones evidentemente que ante los ojos de la ciudadanía lo convirtió en cómplice de lo que ocurrió a pesar de que el informe de la OEA responsabiliza solo a la JCE. El PLD inició una campaña para involucrar la oposición en un supuesto sabotaje al sistema y el gobierno apresó al coronel Ramón Antonio Guzmán Peralta, jefe de seguridad del entonces candidato presidencial del PRM y un técnico de la telefónica Claro, Manuel Antonio Regalado, y los acusaban de formar parte de un sabotaje al sistema. Mientras eso ocurría los voceros del PLD en los medios mantenían la campaña de culpar al PRM y la Fuerza del Pueblo del fallo que causó la suspensión de las elecciones. Pero la acción lo que generó fue una cadena de protestas masivas y cacerolazos que obligaron al gobierno al retroceder y pedir a la OEA una investigación independiente. El PLD fue un defensor a ultranza del voto electrónico.

Incumplimiento de los acuerdos

9 El incumplimiento de los acuerdos del Comité Político en el 2015 para mantener la unidad de la organización que otorgaba la Cámara de Diputados a Demóstenes Martínez, fue un error que erosionó aún más la credibilidad y la imagen del PLD.

Propiciar división

Propiciar la división del PLD no fue buena idea aunque el presidente Medina proclamó que ganaría las elecciones con quienes decidieran quedarse en el PLD. La historia habla de que los partidos divididos no ganan elecciones y el PLD lo reafirmó en el recién pasado proceso electoral. Antes de las primarias Monchy Fadul, miembro del Comité Político, llegó a decir que si “Leonel se quiere ir del PLD que se vaya”. Luego de la renuncia de Fernández, en una asamblea del PLD Felucho Jiménez proclamó: ¡Por fin! (en referencia a salida de Leonel) con una amplia sonrisa, luego de lo cual, recibió un estruendoso aplauso.

Renovación
Algunos dirigentes del PLD han instado la organización a la renovación y la autocrítica ante la derrota electoral.

Renuncia
Otros dirigentes piden la renuncia de la cúpula ante el fracaso de la estrategia para retener el poder en las pasadas elecciones.

Culpables
La derrota del PLD empieza a buscar culpables y algunos se lo atribuyen a la división y al desgaste de 16 años de poder.

La entrada ¿Por qué perdió el PLD? Por errores de la cúpula, división y agotamiento se publicó primero en Periódico El Caribe – Mereces verdaderas respuestas.



Fuente