Peña Gómez respetó las bases del partido –


EL AUTOR es educador. Reside en Villa Vásquez.

 El PRM, hoy gobierno, ha creado una especie de distancia entre las bases de ese partido y el ejecutivo. Esto resulta peligroso pues en el fondo nadie tiene legitimidad real. Luis Abinader gana con el 52% de los votos válidos emitidos, pero con solo el 27% del electorado hábil para emitir el sufragio.

Al momento de comenzar a saberse de quienes serían los funcionarios principales se observó claramente que una nueva casta empresarial oligarca sería quien tendría el control y no las bases del PRM.

De hecho, se ha evidenciado esto que explicamos en la gran cantidad de designaciones de gente que no movió una hoja para que Luis fuese presidente, pero que este las premia como si fueran los que mas hicieron.

El PRD, hoy PRM, siempre contó con un articulador natural que era Peña Gómez. Siempre colocaba los intereses de su partido por encima de los intereses propios.

A la vez procuraba que las bases del partido, que él dirigía y era el líder, cuando estaba en el poder estas acompañaran al gobierno en sus ejecutorias.

En el gobierno de Jorge Blanco, parecido al actual de Luis Abinader, sucedió que quienes regentaban el Estado no se parecían a la base social histórica de apoyo del PRD, hoy PRM.

Se golpeó a la población con el alza de los productos de primera necesidad.

Y el Partido no estaba integrado al gobierno. Cuando llegó el momento de penumbra y confrontación el entonces presidente no encontró apoyo frente a una crisis, que sin redes sociales, sin internet, sin televisión y sin radio fue un escandalo nacional: las famosas pobladas del 1984.

Ahora el PRM podría sufrir algo parecido. Las bases de ese partido se sienten traicionadas, pues no les han dado la oportunidad de acompañar el gobierno en sus ejecutorias, ni tienen motivaciones para establecer mecanismos de defensa.

El presidente de ese partido, el señor José Ignacio Paliza, ahora es funcionario del gobierno, igualmente su Secretaria General la señora Carolina Mejía.

Esto significa que el PRM no tiene quien de la cara por las bases ni tiene quien recibas las quejas de los dirigentes de ese partido, ya que los que estaban llamados a eso son parte del problema, son parte del gobierno.

JPM



Fuente