OPINION: El PRM y los empleos de la base


El autor es abogado. Reside en La Vega

POR ELADIO CAPELLAN BATISTA

Una vez ganada las elecciones, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) ha pretendido implementar en la recomendación de empleos de los compañeros de la base, el cedazo previo de una comisión Nacional.

Llegado al Poder, la referida comisión , por los resultados mostrados, ha sido un órgano inoperante, dado que no han llegados los añorados empleos de los «compañeritos», para ser parte del gobierno que ayudaron a instalar.

El evidente fracaso de las comisiones de empleos, era de esperarse, por la burocracia partidaria que, tiene recorrer una propuesta de empleo, desde los planos bajos y medios del partido, hasta la comisión nacional y luego al gobierno.

En adición a esta burocracia estructural, adquiere central relevancia en el atasco de los empleos, las rebatiñas internas que, aunque normal en los partidos, donde cada grupo, quiere colocar a «los suyos» daña la relación partido-gobierno

No es fácil para un partido de masa y electoral, como el PRM, designar y darle poder pleno a una comisión, diversa y variada, que es propia de los partidos de cuadros, donde las decisiones de la dirección son respetadas.

Ante una situación, de inercia frustrante, alegan algunos, como la que ha venido exhibiendo la ya, famosa comisión de empleos, esto viene afectando la tranquilidad del partido y del gobierno, por los constantes «ruidos» que en todo el país esto produce.

Esa realidad, se hace imperativo que, el presidente, comience a dar señales de su condición de líder, más aún, mostrar madera de estadista, haciendo los correctivos de lugar que, armonice la sanidad de su gobierno con los anhelos de su base.

Sabemos las condiciones, en las cuales el PRM ha recibido el gobierno; una crisis sanitaria, un saqueo atroz de las finanzas públicas, corrupción al más alto nivel, crispación ciudadana, cuestiones prioritarias que indiscutiblemente debe resolver.

Sin embargo, en política descuidar, los reclamos de su base de apoyo, desdeñando su entrada en el gobierno, cuando otros «muy cercanos» entran sin recomendación alguna, podría convertirse en la tea interna de la discordia.

Es verdad, que todo gobierno en sus decisiones, comete errores y aciertos, ya incluso, los ha cometido, por lo que olvidar la base partidaria, sería el primer gran-grave error de consecuencias imprevisibles que cometería elgobierno.

En perspectiva, ante una posible caída de su popularidad, *con quien contaría el PRM, para una eficaz defensa política? demostrado ya, que no basta la compra de conciencia, nombrar los influencier, «la red de bocinas» para sostener el aprecio ciudadano.

Entonces, sería indispensable, contar con el apoyo entusiasta de su base que, si es dejada, por su gobierno excluida del poder, estaría el PRM recorriendo un camino político peligroso, cataclístico y arriesgado.

En puridad, si se materializara una debacle o merma de la simpatía del gobierno, a esa misma base no le importaría, con risas burlonas en los labios, ver caer a quienes ella, ha elevado al pináculo del poder, y la ha humillado desde su atrio.
JPM



Fuente