Cuestionamientos quitan impacto a las designaciones hechas por Danilo

SANTO DOMINGO.- Los cuestionamientos han restado impacto a las designaciones de funcionarios hechas en la víspera por el presidente Medina, con las cuales buscaba un cambio de imagen de su gobierno.

Este martes la prensa resaltó que Van Troy Suazo, designado viceministro de la Juventud, guarda tres meses de prisión preventiva en Baní por haber golpeado a su esposa.  Esto provocó que el Presidente Medina anulara su designación a media mañana.

Más tarde, también medios periodísticos denunciaron que Andrés Boció Fortuna, nombrado cónsul en Anse-á-Pitre, Haití, en una oportunidad que desempeñó otras funciones diplomáticas fue acusado de tráfico de personas y venta de visas falsificadas para permitir la entrada ilegal de personas a República Dominicana. Dichas acusaciones, de acuerdo a lo publicado, le fueron hechas en 2007 durante el segundo gobierno de Leonel Fernández y condujeron a su destitución como Ministro Consejero de la Embajada Dominicana en Haití.  Nunca hubo una aclaración ni acción oficial del Gobierno contra el acusado.

Suazo es asistente del senador Wilton Guerrero y presidente de la juventud del Partido de la Liberación Dominicana en Baní.

Presidente dice desconocía situación

Cuando periodistas preguntaron al Presidente  Medina sobre el caso de Van Troy Suazo, se limitó a responder: “Yo no lo sabía”.

El mandatario habló tras concluir un acto en el que fueron juramentados los nuevos  funcionarios.

Efecto contrario al desesado

El periódico Diario Libre, en su edición digital, señala que, debido a estos cuestionamientos al presidente Medina “no le ha ido bien” con el efecto que buscaba proyectar con la designación de los nuevos funcionarios.

“En el caso de la designación de Van Troy Suazo como viceministro de la Juventud, quien tiene un mes en prisión por violencia de género, en su nativa provincia de Peravia, deja mucho qué desear en momentos en que la sociedad libra una puntual lucha contra los feminicidios”, dice el referido medio para agregar que “como si ello no fuera suficiente se cometió el mismo yerro con el caso de Andrés Boció Fortuna”.

¿Cómo es posible que los organismos de inteligencia del Estado, muy efectivos cuando se trata de chismes de opositores, no informaran al mandatario de la situación de estos dos señores? ¿Falló la depuración que debe operar en estos casos o se trató de meter gatos por libre para engañar al mandatario?, se pregunta Diario Libre.

Resalta que ambos casos, en pocas horas, se convirtieron en el hazme reír y han generado un aluvión de críticas al Poder Ejecutivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.