Un gran problema de simple solución



En pleno elevado de la avenida 27 de Febrero, donde no hay que hacer zanjas para el drenaje, el agua se acumula cada vez que una llovizna cae en la ciudad. Los tapones son interminables cuando el agua se acumula, sobre todo en el tramo comprendido entre las calles 30 de Marzo y Rocco Cocchia. Basta con destapar el sistema para que el agua siga por la tubería hasta llegar al drenaje de la avenida. Los charcos, tanto en direcciones Este-Oeste y Oeste Este se convierten en un peligro para los conductores que esperan de las autoridades la solución a un problema simple que lleva años esperando solución. El Ministerio de Obras Públicas cierras con frecuencia los túneles, pero los charcos del elevado siguen intactos.

Envíe sus fotos y ubicación a:

adelarosa@diariolibre.com

Tel: 809 476 3012



Fuente