Un sacerdote arranca las mascarillas de los fieles durante la celebración del Domingo de Ramos: «Son un negocio»

Rolando Peña, un sacerdote del noroeste de Honduras ha pedido disculpas este lunes después de solicitar a sus feligreses que se quitaran la mascarilla durante la celebración del Domingo de Ramos, puesto que «son un negocio» y una «babosada», informa el diario France 24.

Durante el acto que da comienzo a la Semana Santa, desarrollado en un templo en el municipio de Corquín, el hombre comenzó a arrancarle la mascarilla a los presentes a la voz de «mierda, ve». Un gesto que quedó recogido por el canal de televisión Copan Sur.

El sacerdote de 60 años llegó a amenazar con la prohibición de la entrada a la iglesia a todo aquel que portase este equipo de protección sanitaria: «No me voy de aquí hasta que no se quiten las mascarillas», decía. No cabe decir que él mismo tampoco utilizó este artilugio durante la jornada.

Ante la polémica, el religioso se justificó, durante una entrevista para el canal HCH, afirmando que esa era su «forma de ser» y  que solo estaba bromeando. Asimismo, el hombre pidió disculpas públicamente.



Fuente