Un distrito de Pekín entra en emergencia de «tiempo de guerra» tras la detección de nuevos casos de coronavirus

El distrito de Shunyi, en el noreste de Pekín, ha entrado en emergencia epidémica de «tiempo de guerra» después de que se detectasen otros cinco nuevos casos en esa zona, tras los dos contagios locales registrados el viernes, informaron este sábado las autoridades sanitarias municipales.

En una rueda de prensa, la subdirectora del Centro de Prevención de Control de Enfermedades de Pekín, Pang Xinghuo, ha dicho que entre los contactos cercanos a los dos contagiados detectados el viernes se han hallado 5 nuevos casos en las más de cien mil pruebas de Covid realizadas hasta el momento.

El distrito entra en el nivel de emergencia epidémica de «tiempo de guerra», ha indicado Pang, que ha explicado que se realizarán test de coronavirus a sus cerca de 800.000 habitantes.

Los pueblos de Xidulan y Donghaihong. en el distrito de Shunyi, han sido confinados, han indica los responsables sanitarios.

Con anterioridad, la Comisión Municipal de Salud de Pekín había considerado este sábado ya que la situación de prevención y control de la pandemia en la capital es «grave y complicada», después de que se detectasen seis nuevos casos en los últimos días, al tiempo que recomendó evitar salir de la ciudad y celebrar grandes reuniones.

Las autoridades sanitarias aconsejan además no viajar fuera de la capital, a menos que sea necesario, durante las celebraciones del Año Nuevo Lunar chino, que esté año cae el próximo 12 de febrero.

Uno de los casos de Shunyi es el de una mujer de 31 años originaria de la provincia de Hebei que trabaja en una tienda de productos frescos y congelados en la aldea de Zhangxizhuang, de ese distrito pequinés, y cuyo estado es leve.

El otro caso corresponde a una mujer de 29 años de la provincia nororiental de Liaoning, que vive actualmente también en el distrito de Shunyi y trabaja para una multinacional de tecnología estadounidense.

La comisión indicó que se han realizado investigaciones epidemiológicas sobre estos dos casos y se han implementado las medidas de control necesarias, que, según han indicado vecinos del barrio, incluyeron el aislamiento de un complejo residencial en Shunyi, distrito que alberga una zona exclusiva de la capital en la que viven muchas familias de expatriados de alto nivel económico.

El viernes también se detectó un caso asintomático de un empleado de Asian Airlines residente en Pekín, que regresó de Corea del Sur y había realizado con anterioridad dos semanas de cuarentena.

Estos casos se unen a otro localizado el pasado jueves de un empleado de hostelería del céntrico distrito de Xicheng, donde se encuentra Zhongnanhai, la sede del Gobierno chino, y que ha llevado a realizar pruebas de covid a todos los trabajadores de restaurantes y de la cadena de frío de esa zona, con 1 millón y medio de habitantes.

La capital registró además otros dos casos la semana pasada en el conocido como distrito del arte 798, en el norte de la ciudad, que llevaron a aislar un hotel y algunos complejos residenciales.

Esos casos fueron los primeros registrados en la capital china después de varios meses sin ningún nuevo contagio a nivel local.

Especial importancia en la protección de Pekín

«Tenemos muchos casos esporádicos en Pekín y existe un alto riesgo de propagación de la epidemia», ha dicho este sábado el portavoz del Gobierno de la capital, Xu Hejian.

El portavoz ha indicado que tienen que «permanecer vigilantes» y «hacer todo lo posible» para prevenir la propagación del virus, reduciendo el flujo de la población y evitando congregaciones» tanto ahora como de cara a las festividades del Año Nuevo Chino en febrero.

La teniente de alcalde de la ciudad, Chen Bei, ha dicho que Pekín revisará la normativa para celebrar eventos y no organizará grandes reuniones como manifestaciones deportivas o culturales.

Los cines, las librerías, los museos y los lugares de entretenimiento deberán operar al 75% de capacidad, ha indicado Chen, que ha instado también a ferrocarriles, líneas aéreas, aeropuertos y estaciones a implementar estrictamente medidas de desinfección y controles de temperatura.

El Gobierno chino concede una especial importancia a la protección de Pekín, que ha sido objeto, desde el comienzo de la Covid en China hace ya más de un año, de estrictas medidas de control y prevención de la enfermedad.



Fuente