Qué ocurrió cuando el Canal de Suez estuvo cerrado ocho años

La actual crisis desatada en el Canal de Suez por el encallamiento del buque Ever Given, que tiene paralizado el intenso tráfico marítimo en la zona y amenaza con golpear el comercio mundial, no es una situación nueva. 

Debido a la ubicación del paso en una de las zonas más ‘calientes’ del mundo desde el punto de vista geopolítico, el Canal de Suez ha sido protagonista de algunos pasajes de la historia, como la Guerra de los Seis Días, que provocó que el paso estuviera cerrado ocho años.

Tal y como recoge la BBC en un reportaje, en el mes de junio de 1967 15 barcos se quedaron bloqueados en el Canal por el fuego cruzado entre Israel y sus enemigos: Siria, Egipto y Jordania.

La guerra, como su nombre indica, duró menos de una semana con aplastante victoria israelí, pero de aquellos 15 barcos, uno resultó hundido y los otros 14 permanecieron bloqueados ocho largos años en una zona del canal llamada Gran Lago Amargo.

«No querían ser identificados como objetivos así que se quedaron ahí», dijo a la BBC Sal Mercogliano, experto en historia marítima de la Universidad de Campbell, en EE UU. Egipto bloqueó el Canal para que Israel no lo utilizara, y al acabar la guerra mantuvo el cierre.

Algunos marineros de los 14 barcos pudieron salir a las dos semanas, pero la mayoría se mantuvo en los buques durante tres meses. «Los países a los que pertenecían los barcos no pudieron alcanzar ningún acuerdo con Egipto o Israel para permitirles zarpar«, explica Mercogliano. «Se creía que en algún momento iba a acabar el bloqueo, pero no acababa», añade.

Las navieras empezaron a hacer rotar las tripulaciones para que los barcos y sus cargas no quedaran abandonados. El tedio era tal que los marineros de los 14 barcos, procedentes de Bulgaria, Checoslovaquia, Francia, Polonia, Suecia, Alemania Occidental, Reino Unido y Estados Unidos, crearon la Asociación del Gran Lago Amargo y organizaron actividades para mantener la cordura.

Así, por ejemplo, crearon unos Juegos Olímpicos paralelos a los de México 1968, con pruebas como regatas, buceo, tiro, carreras de velocidad, waterpolo, arco y flecha, con entrega de medallas incluida. Había partidos de tenis de mesa e incluso se habilitó una pista para jugar al fútbol.

Abrieron una oficina de Correos (con sellos propios) para que los marineros pudieran mandar y recibir cartas. Pero pasaban los años y como explica Mercogliano, «sin ningún final del bloqueo a la vista, varias de las compañías declararon insalvables a los barcos y reportaron las pérdidas a sus aseguradoras».

A nivel comercial, el bloqueo tuvo consecuencias. «Estados Unidos y Europa movían el comercio mundial. China todavía no era una potencia. Los barcos que enviaba Europa, que eran más pequeños, tenían que dar toda la vuelta por el sur de África, así que el costo del transporte subió», revela a la BBC Lincoln Paine, autor de The Sea and Civilization: A Maritime History of the World.

«Como la distancia por África era tan larga, se decidió que en vez de mandar dos barcos pequeños, era mejor enviar uno solo más grande. Así que empezó a aumentar el tamaño de las embarcaciones», explica Paine.

«Cuando el Canal de Suez reabrió en 1975, había barcos que ya no podían pasar, por lo que una de las cosas que los egipcios han estado haciendo desde entonces es expandir el canal», añade Mercogliano.

Egipto había cerrado el paso porque «pensaban que interrumpiendo el flujo de petróleo y el comercio internacional forzarían a los europeos y estadounidenses a reevaluar sus posiciones hacia Oriente Medio«, según Paine.

La medida no funcionó y en 1973 estalló otra guerra, la del Yom Kippur, en la que Egipto y Siria atacaron Israel el día de una de las principales festividades judías. «La Guerra de Yom Kippur llevó a todos a la mesa de negociación otra vez. La resolución del conflicto incluyó la decisión de reabrir el canal. Todos vieron que el cierre no había logrado nada, así que Egipto decidió cambiar el rumbo», explica Paine.

El canal reabrió a la navegación el 5 de junio 1975, curiosamente en el aniversario de la Guerra de los Seis Días. Solo dos barcos de que los 14 atrapados pudieron salir por sí mismos, el Münsterland y el Nordwind, ambos alemanes. El resto tuvo que ser remolcado o desmantelado en el Canal.



Fuente