qué es, cómo funciona y cuántas dosis son


Casi tres meses después de que las primeras naciones comenzaran a vacunar a sus ciudadanos contra la COVID-19 en medio de un gran despliegue mediático, los países menos desarrollados han recibido por fin los primeros sueros contra el coronavirus. Lo han hecho gracias a la plataforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS) COVAX y han sido dos estados africanos, Ghana y Costa de Marfil, los primeros en administrar los fármacos facilitados por este organismo en un día que marca un hito en un reparto de dosis marcado por la desigualdad.

Aunque las cantidades suministradas hasta el momento no parece que vayan a suponer un gran cambio en el inicuo escenario global, COVAX continuará en los próximos meses con la entrega de nuevas dosis a diferentes países con escasos recursos. Así, está previsto que la plataforma envíe 11 millones de vacunas en los próximos siete días y que alcance los 247 a finales de mayo, que se asignarán a 147 estados.

El objetivo de COVAX (Fondo de acceso global para vacunas COVID-19) es repartir unos 2.000 millones de dosis a lo largo de 2021, de los cuales 1.300 irán destinados a los países con ingresos más bajos. Además, pretende que para la mitad de este año el 3% de la población de todas las naciones del mundo haya recibido la inyección.

¿Qué es COVAX?

COVAX es un mecanismo creado para favorecer el desarrollo de vacunas contra el coronavirus y potenciar un acceso equitativo a las mismas, con el fin de evitar que los países con más recursos acaparen todas las dosis. La plataforma nació en abril de 2020 como uno de los tres pilares del «acelerador de acceso a herramientas contra la COVID-19» (ACT) creado por la OMS, la Comisión Europea y Francia, que incluía como las otras dos piedras angulares del proyecto la disponibilidad de pruebas diagnósticas y de tratamientos.

Coordinada por Gavi (La Alianza para la Vacunación), CEPI (Coalición para la Promoción de Innovaciones para la Preparación ante Epidemias) y la OMS, la iniciativa COVAX -de la que se participa un elevado número de países- busca apoyar la investigación, el desarrollo y la fabricación de un amplio número de sueros para evitar la COVID-19, así como negociar los precios. La finalidad es garantizar que todos los estados miembros de la plataforma, independientemente de sus ingresos, tengan igual acceso a las vacunas.

«COVAX es necesario porque, sin él, existe un riesgo muy real de que la mayoría de población mundial no esté protegida contra el SARS-CoV-2, y esto permitiría al virus y su impacto seguir activos. La plataforma ha sido creada para maximizar nuestras opciones de desarrollar con éxito vacunas contra la COVID-19 y producirlas en las cantidades necesarias para acabar con la crisis, así como para asegurar que la capacidad de pagar no es una barrera de acceso», explica Gavi en su página web.

¿Cómo funciona COVAX?

En un principio, se concibió como una plataforma de compra conjunta de vacunas, aunque finalmente los países con más recursos apenas han adquirido dosis a través de este mecanismo. Para conocer la demanda, COVAX divide a los estados miembros en dos tipos. Por un lado, se hallan los ‘autofinanciados’, que deben hacer un pago por adelantado a través de una de las dos modalidades existentes. Por el otro, la iniciativa distingue 92 naciones de renta más baja, para las que se crea un precio hiperreducido del fármaco, que se financia de forma adicional con ayuda oficial al desarrollo.

Sin embargo, el funcionamiento de la plataforma se ha visto marcado por las negociaciones bilaterales entre los estados más desarrollados y las farmacéuticas. La responsable de incidencia política de ISGlobal, Virginia Rodríguez, pone de ejemplo a la Unión Europea en el documento ‘G20, vacunas y COVID-19: ¿Por qué es imprescindible el éxito de la iniciativa COVAX?’. «Ilustra a la perfección la tensión entre la voluntad de cooperación internacional y el interés, en este caso regional, de asegurar un abastecimiento suficiente para un conjunto de países», afirma.

De este modo, han cobrado una vital importancia las donaciones para garantizar el acceso a la vacuna de los países más pobres. En este sentido, tanto la Unión Europea como los miembros del G7 han anunciado en las últimas semanas un aumento de sus contribuciones al proyecto. 

¿Cuántas dosis va a distribuir?

El objetivo de COVAX es suministrar unos 2.000 millones de dosis de la vacuna contra la COVID a lo largo de 2021, de los cuales 1.300 irán destinados a 92 naciones con bajos ingresos. Además, la iniciativa cuenta con disponer de inyecciones adicionales en 2022 para alcanzar niveles de cobertura más altos.

La plataforma prevé distribuir 237 millones de dosis del compuesto de AstraZeneca y 1,2 del de Pfizer antes de finales de mayo a 142 estados, con la intención de que, al término del primer semestre de 2021, el 3% de la población todos los países del mundo haya recibido el pinchazo. Gavi ha publicado este martes la lista con las cifras que corresponden a cada nación y, por ejemplo, América Latina se hará con 26 millones en los próximos tres meses.

Además, una de las premisas de la plataforma es que ningún país puede vacunar a más del 20% de su población con los sueros facilitados por COVAX hasta que todos los miembros del programa hayan alcanzado esa cifra.

¿Qué vacunas ha adquirido COVAX?

Hasta la fecha, COVAX ha firmado acuerdos vinculantes con AstraZeneca para adquirir 170 millones de dosis, con el Serum Institute of India para obtener 200 millones de vacunas de uno de los dos sueros que fabrica (AstraZeneca y Novavax) y con Pfizer para hacerse con 40 millones. Además, ha suscrito un memorando con Johnson & Johnson relativo a 500 millones y una declaración de intenciones para acceder a 200 millones del compuesto de Sanofi/GSK.

¿Dónde ha comenzado la vacunación gracias a COVAX?

Ghana y Costa de Marfil se convirtieron este lunes, uno de marzo, en los primeros países en administrar los sueros proporcionados por COVAX, después de recibir las dosis la semana pasada. Esta llegada fue aplaudida por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, con un «¡Por fin!» en su cuenta de Twitter, que agregó que era «un día para celebrar», pero que era «solo un primer paso».

Costa de Marfil comenzó la inoculación de estos compuestos en una carpa del tamaño de un hangar entre sus sanitarios y trabajadores en primera línea, mientras que en Ghana fueron el presidente Nano Akufo-Addo y su mujer, Rebecca, los primeros en someterse a la inyección, para disipar los recelos de la población ante la efectividad y la seguridad de las vacunas. 

Por su parte, Colombia se convirtió ese mismo lunes en el primer país de América en recibir los fármacos de esta iniciativa de la OMS con la llegada de 117.000 vacunas de Pfizer, de los 20 millones que les corresponden. En las próximas semanas continuarán los envíos a países como Camboya, la República Democrática del Congo, Moldavia, Nigeria, Ruanda e Irak, entre otros.



Fuente