Muere Sheldon Adelson, el magnate del juego que quiso construir Eurovegas


Sheldon Adelson, el hombre detrás del fallido proyecto de construir una gran ciudad del juego en Alcorcón, ha fallecido este martes a los 87 años por complicaciones derivadas del tratamiento de un linfoma que padecía, según ha informado Las Vegas Sands (la empresa que dirigía) en un comunicado.

Adelson, cuya imagen en España estará siempre vinculada a Eurovegas, era además uno de los mayores donantes del Partido Republicano, con más de 250 millones de dólares en cesiones a la formación desde 2015. De hecho, a mediados de octubre, había donado 75 millones junto a su esposa Miriam Adelson para una campaña para frenar al ahora presidente electo Joe Biden.

Un proyecto faraónico que fracasó

En septiembre de 2012, tras haber negociado con Madrid y Barcelona, Las Vegas Sands anunció que había elegido la capital como lugar en el que desarrollar un macrocomplejo del juego en Europa. El proyecto fue bautizado como Eurovegas y pretendía convertirse en el tercer centro del juego mundial fuera de los Estados Unidos tras Macao y Singapur. 

Se planteó una inversión de 30.000 millones de dólares y se pensó construir 12 rascacielos, seis casinos, tres campos de golf, un gran centro comercial  entre otras instalaciones que ocuparían un total de 750 hectáreas en unos terrenos situados en el norte de Alcorcón en la conocida como Venta de la Rubia. Todo ello en una España muy golpeada por las consecuencias de la Gran Recesión.

Para llevar a buen puerto la operación, Adelson exigió una serie de ventajas y cambios legales que iban desde modificar la ley antitabaco para que se pudiese fumar en los casinos, cambios en la regulación de la altura de los edificios para construir rascacielos, exenciones en el pago de la seguridad social a sus empleados durante dos años hasta una reducción de los impuestos al juego y una legislación laboral más laxa.

Desde el gobierno de la Comunidad de Madrid y del Estado, capitaneados por el PP por aquel entonces, se apostó fuerte por atraer Eurovegas a Madrid, una idea que fue recibida con rechazo por la oposición, sindicatos y ecologistas.

Finalmente, Adelson terminó por desechar el proyecto en diciembre de 2013 alegando la incapacidad de «obtener los criterios necesarios para sacar adelante este desarrollo de gran escala», un eufemismo para referirse a la larga lista de condiciones que el gobierno de Rajoy, pese a los esfuerzos puestos en el proyecto, terminó por declinar.



Fuente