La peste porcina africana vuelve a China por primera vez desde julio

China ha vuelto a detectar el primer brote de peste porcina africana desde el pasado mes de julio. Una enfermedad que ha acabado con decenas de millones de cerdos en el país y que ha hecho que se disparen los precios de la carne de ese animal, una de las más consumidas por los ciudadanos.

El brote de esta enfermedad se ha detectado en un grupo de 70 lechones de la región central de Chongqing, 14 de ellos ya la habrían contraído con anterioridad y dos habían muerto, según ha informado el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales.

Al parecer, los animales habían sido transportados ilegalmente desde otra provincia y fueron requisados por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades Animales de Chongqing. Un caso que las autoridades siguen investigando y a partir del cual se han iniciado tareas de limpieza y desinfección de los lugares, las carreteras y los vehículos de transporte por donde pasaron los contagiados.

El último caso reportado se detectó en otro condado de la región de Chonqging, el pasado 25 de julio, donde, justo en el momento en el que se detectó aquel brote, al menos 4 cerdos ya habían contraído la enfermedad.

La peste porcina africana se trata de una enfermedad hemorrágica altamente contagiosa que puede causar la muerte de cerdos y jabalíes entre dos y diez días tras haber sido contraída. Sin embargo, dicha afección es inofensiva para humanos y otros animales.

Entre finales de 2017 y finales de 2019, la población de chanchos en China había caído en más de 130 millones de animales. Por el contrario, en julio del año pasado las autoridades afirmaron que la epidemia estaba “bajo control”, y en los siete primeros meses de 2020 se recuperaron 29,3 millones de cabezas en la piara nacional. El pasado mes de agosto, las autoridades informaron del progreso de los ensayos clínicos de una posible vacuna desarrollada por científicos chinos.



Fuente