La Casa Blanca prohíbe la entrada a Estados Unidos de funcionarios del régimen nicaragüense | Internacional


Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, durante la conmemoración de la muerte de uno de los fundadores del sandinismo Carlos Fonseca, en Managua, el 8 de noviembre.CESAR PEREZ (AFP)

En otra vuelta de tuerca de Washington contra el régimen de Nicaragua, la Casa Blanca anunció este martes su decisión de «restringir y suspender» la entrada a Estados Unidos de miembros del Gobierno de Daniel Ortega, entre ellos su esposa y vicepresidenta del país Rosario Murillo, y miembros del Poder Judicial, las fuerzas del orden y otros -incluidos sus familiares- por “implementar o beneficiarse de políticas o acciones que socavan o dañen las instituciones democráticas o impidan el retorno a lo mismo en la nación ”.

El presidente Joe Biden ha determinado estas sanciones «a la luz de la importancia que otorga Estados Unidos a la promoción de procesos e instituciones democráticas en Nicaragua y dada la supresión de los derechos humanos» en ese país. Justo un día antes, lunes, El Departamento del Tesoro impuso sanciones y congeló los activos financieros. de nueve altos cargos en el régimen nicaragüense luego de la «farsa» electoral que le dio a Ortega el ganador por tercer período consecutivo en las recientes elecciones presidenciales.

Para la Casa Blanca, «los actos abusivos y represivos» del régimen de Ortega -y de todos los que lo apoyan- han obligado a Washington a actuar. Tres días después de que el país celebrara elecciones el 7 de noviembre, la Administración Democrática promulgó -bajo acuerdo bipartidista- lo que se conoce como Ley para hacer cumplir las condiciones para la reforma electoral en Nicaragua (Renacer), con el objetivo último de extender la imposición de sanciones a Nicaragua. Para la Casa Blanca, «la falsa elección de Nicaragua no fue ni libre ni justa, y ciertamente no fue democrática». Estas regulaciones otorgan al presidente de los Estados Unidos amplios poderes para imponer sanciones a Nicaragua, incluida la exclusión del Tratado de Libre Comercio con el poder.

“La mano dura contra los líderes de la oposición y la sociedad civil, así como contra los periodistas, para allanar el camino a las elecciones presidenciales y legislativas, daña las instituciones y todos los procesos inherentes a una democracia”, continúa. Declaración de Biden emitida por la Casa Blanca. Ortega llegó a las urnas con cerca de 40 líderes opositores encarcelados desde mayo pasado, incluidos los siete posibles candidatos presidenciales.

El mandatario reaccionó con virulencia al rechazo generado en la comunidad internacional por unas elecciones que no cumplieron con los requisitos mínimos de un proceso democrático, con control total del aparato electoral, la oposición encarcelada, dos partidos decapitados y decenas de presos políticos. «Los que están presos allí Son los «hijos de puta» de los imperialistas yanquis. Hay que llevarlos allá, a Estados Unidos, porque esos no son nicaragüenses, dejaron de ser nicaragüenses hace un tiempo, no tienen país. Que se los lleven allí, para que allí le sirvan por lo que son, esclavos del Imperio, traidores a la Nación ”, dijo Ortega en un discurso tras su reelección, refiriéndose a los considerados presos políticos.

En palabras de la Casa Blanca, el régimen nicaragüense “controla múltiples servicios de seguridad, incluidos parapoliciales no uniformados, armados y enmascarados, que abusan de las personas para promover la agenda autoritaria del gobierno de Ortega, hostigar, amenazar y cometer actos de violencia contra quienes se oponen al gobierno ”, prosigue el comunicado presidencial.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Además del legislativo, Biden revisa el poder judicial, al que acusa de haber «fallado al pueblo al ayudar e incitar al gobierno de Ortega a fallar sobre acusaciones infundadas para encerrar a presos políticos». «Las autoridades han mantenido incomunicados a muchos presos políticos durante meses, sin acceso a sus abogados y sin conocimiento de los cargos falsos que se les imputan», agrega el comunicado.

El argumento de la Administración Democrática termina resumiendo las razones que la han llevado a tomar medidas tan drásticas: “La impunidad generalizada de los crímenes cometidos contra la oposición; la persistente corrupción que practican los funcionarios del gobierno nicaragüense en el desempeño de funciones públicas, que ha erosionado las instituciones democráticas; y el continuo fracaso del presidente Daniel Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo, Funcionarios del gobierno de Nicaragua y otros para apoyar el estado de derecho, los derechos humanos y otros principios de alta prioridad para los Estados Unidos. Todo esto requirió «una fuerte respuesta», en palabras de Biden.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

//platform.twitter.com/widgets.js



Fuente

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!