Kim Jong-un admite ante el partido único que Corea del Norte pasa por penurias económicas


El líder norcoreano, Kim Jong-un, inauguró el congreso del partido único de Corea del Norte, el de los Trabajadores, según informó hoy la propaganda estatal, admitiendo las penurias económicas que sufre el país y obviando toda mención directa a Estados Unidos en un momento en que el diálogo sobre desarme sigue en punto muerto.

«La manera más segura y rápida de afrontar los múltiples desafíos que encaramos ahora es esforzarnos al máximo para fortalecer nuestro propio poder y nuestra capacidad de autosuficiencia«, dijo Kim en su alocución, pronunciada el martes pero reproducida hoy íntegramente por la agencia KCNA y el diario Rodong.

Tal fue la propuesta de Kim tras admitir que los resultados del plan quinquenal aprobado en el anterior congreso de 2016 «quedaron en la mayoría de las áreas muy por debajo de lo esperado» y que el país pasa por sus «peores días».

Aunque hablar en términos negativos es un gesto poco habitual para el régimen, ya es la segunda vez que el líder norcoreano admite las dificultades por las que está pasando el país, afectado en 2020 por el paso de tres tifones y los efectos de la pandemia de la covid-19.

En el 75 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, celebrado el pasado 10 de octubre, Kim reconoció entre lágrimas las carencias que están encarando los ciudadanos de un país ya de por sí afectado por sanciones internacionales y que además cerró a cal y canto sus fronteras al inicio de la pandemia.

Esto ha reducido al mínimo la inversión exterior y el intercambio comercial (algunos reportes mencionan ya escasez de productos básicos en los supermercados de Piongyang) y parece estar empujando al hermético país a la peor crisis desde la terrible hambruna de finales de la década de los noventa del siglo pasado.

El líder supremo habló en la sesión inaugural del octavo congreso del Partido de los Trabajadores, en el cual se presentará un nuevo plan económico a cinco años, de la existencia de obstáculos «externos e internos» en el desarrollo económico del país, sin ofrecer más detalles. Del mismo modo habló de proponer nuevas estrategias para lograr «la reunificación nacional y promover las relaciones exteriores», sin precisar nada más.

Por motivos desconocidos, el opaco régimen ha mantenido esta vez en secreto la fecha exacta del inicio del congreso e indicó solo que sería «a principios de enero».  Según los medios estatales, unas 5.000 personas, entre delegados y cúpula del partido, y unos 2.000 invitados toman parte en el concilio, superando las cifras de 2016.

El país ha dicho a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha testado a casi 12.500 personas y que aún no ha detectado un solo caso de covid-19. Aún así, sus protocolos de prevención siguen resultando un misterio, puesto que los medios norcoreanos a su vez muestran habitualmente a ciudadanos usando tapaboca en exteriores o a equipos de desinfección vestidos con trajes protectores.



Fuente