Keiko Fujimori rompe su silencio y pide una sanción drástica para Repsol

Keiko Fujimori rompe su silencio y pide sanción drástica para Repsol


(EFE).- La líder opositora peruana Keiko Fujimori acusó este lunes a Repsol de ser culpable del derrame de petróleo ocurrido el pasado 15 de enero en el norte de Lima, y ​​pidió que se aplique una «sanción drástica» a la empresa. .

“Además de dejar nuestro litoral libre de petróleo, Repsol, principal responsable de esta catástrofe medioambiental, debe ser sancionada drásticamente.

El Ejecutivo tiene que asumir su rol constitucional”, escribió Fujimori en la red social Twitter.

Recomiendo leer:Perú: Derrame de petróleo causa pérdidas millonarias al turismo

Fujimori rompió así su silencio sobre este tema, luego de recibir numerosas críticas de sus opositores por no pronunciarse, y compartió un comunicado de su partido, Fuerza Popular, en el que exige al gobierno de Pedro Castillo tomar medidas «inmediatas y efectivas para sancionar a los empresa.

El partido fujimorista también exigió atención a los pescadores y empresarios afectados por el derrame y calificó de «vergonzoso» que se pretenda mitigar los daños con la entrega de canastas con alimentos a los damnificados de este evento.

Una posición similar expresó este lunes la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, quien señaló que Repsol «debe asumir la responsabilidad por la tragedia ecológica que ha ocurrido» en el norte de marzo en Lima y la provincia portuaria del Callao.

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente, Rubén Ramírez, aseguró que la petrolera ha utilizado el oleaje anormal provocado por la erupción del volcán Tonga como «excusa» para no asumir la responsabilidad por el derrame de 6.000 barriles de petróleo.

En ese sentido, una misión de expertos en desastres ambientales de Naciones Unidas llegó este lunes a Perú para brindar asistencia técnica sobre el derrame de 6.000 barriles de petróleo que a la fecha ya ha afectado más de 1,8 kilómetros cuadrados de costa y 7,1 kilómetros cuadrados. kilómetros de mar.

A la fecha, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) continúa realizando labores de supervisión y evaluación ambiental en las zonas afectadas por el derrame, al tiempo que vigila el cumplimiento de las medidas administrativas dictadas a la refinería La Pampilla, que Repsol opera en Ventanilla, municipio del Callao, región portuaria fronteriza con Lima.

En un principio, Repsol restó importancia a los impactos del vertido de petróleo que se produjo cuando un barco descargó petróleo en la refinería, estimando que eran unos siete galones, y defiende que se debió a un oleaje anormal provocado por la erupción volcánica de Tonga.

Este domingo, el presidente de Repsol en Perú, Jaime Fernández-Cuesta, declaró que la compañía tuvo una «percepción equivocada» sobre la magnitud del derrame y que recién supo del impacto real al día siguiente del evento.

Las investigaciones de varios organismos oficiales, incluido el OEFA, confirmaron que el derrame fue mucho mayor y exigieron a la empresa un plan de limpieza urgente para revertir la contaminación, mientras que el Gobierno declaró emergencia por 90 días en la zona costera afectada por lo que dijo. calificó como «el peor desastre ecológico en la historia reciente del Perú».

.



Fuente