ING rompe el mercado de los brókeres españoles con unas tarifas ‘low price’ | Mercados

ING gestionó el mercado de los brokers de Bolsa española con una nueva oferta con comisiones muy inferiores a las de sus competidores directos. A partir del 1 de noviembre, el broker naranja va a cobrar solo 3 euros por cada compraventa de títulos (ya sean nacionales o extranjeros) puede ser variable del 0,1%, con un coste máximo de 20 euros de comisión por cada operación que cuesten 50.000 euros A esto se suma un 0,5% por cambio de divisa, si fuera necesario. Hasta ahora, cobraba 8 euros por las acciones españolas y 20 euros por los títulos de otros países.

Esta tarifa es la básica. Pero si el usuario realiza más de 15 operaciones al trimestre, la tarifa es la mitad: 1,5 euros fijos más un 0,05% variable. Y un 0,25% para cambio de divisa. Aquí también se mantiene la comisión máxima de 20 euros a partir de 50.000 euros. ING no cobrará comisiones de mantenimiento ni de custodia en su Broker NARANJA deberá ver realiza, al menos, una operación al trimestre.

El ahorro es muy alto para quienes hacen muchas operaciones y también para quienes adquieren muchos títulos extranjeros. Antes pagaba 20 euros por comprar 2.000 euros en acciones de Apple, mientras que ahora pagarán 5 euros (entre el fijo y el variable).

Solo hay un perfil que perderá. En las compras de títulos españoles, de 8.000 a 30.000 euros, la tarifa anterior era más conveniente.

Bankinter, por ejemplo, cobra 4 euros por acciones nacionales (8 euros por operativas de 2.000 a 8.000 euros) y 20 euros por acciones internacionales. CaixaBank cobra 10 euros en acciones nacionales y 36 euros en internacionales. Sabadell, entre 7 y 15 euros en acciones nacionales (según importaciones) y al menos 15 euros en internacionales.

La nueva tarifa de ING se acerca a los conocidos como brokers descuento, firmas de corretaje 100% digitales que llevan años ofreciendo precios muy baratos. Aunque, en algunos casos, se esconden ciertos costes transaccionales ocultos.

La CNMV ha dado la voz de alarma da un informe publicado este año que los autodenominados brókeres gratuitos son más caros que los clásicos. En concreto, el supervisor indica que el 84% de las operaciones de un bróker que opera bajo esta fórmula en España ofrece peor ejecución que uno clásico. Es decir, que compran acciones para el cliente a precios más caros que otros corredores, o las venden a precios más bajos.

En cuanto a la actualización de tarifas, ING quiere situar a su broker «como una opción preferente para los clientes y continuar escalando posiciones en el mercado gracias a sus precios compétivos, herramientas avanzadas y completa oferta de servicios».

El corredor permite comprar acciones, bonos y también fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés), un tipo de productos a medio camino entre los fondos de inversión convencionales y las acciones.

.



Fuente