Hipertricosis: síndrome del hombre lobo y realidad lógica de su fábula | La hacha de piedra | Ciencias


‘El libro de los hombres lobo’ de Sabine Baring-Gould

Puedes leer algunos años. Llama la atención por su delgadez entre los demas títulos de la colección gótica de Valdemar, editorial especialista en literatura terrorista cuyos libros fueron su ejemplo de ediciones bien editadas.

Sin embargo, el libro que no tenemos una ficción, es un ensayo sobre la licentropia publicado en 1865 y fue escrito por la reverenda inglesa Sabine Baring-Gould desde un punto de vista de una visión racional, que tenemos una parte mitológica que ha dar lugar a los números protagonizados por hombres que atraviesan los tiempos. Porque el libro de hombres de los lobbies de Baring-Gould es un estudio folclórico sobre el terror cósmico que hablaba Lovecraftlo irracional, se combina con la realidad de lo que el físico puede hacer ricardo feynman cuando afirmamos que el mundo resulta en lo más fabuloso que la profecía es cierta.

Hombres, sin lugar a dudas, lo más inquisitivo de esta edición del libro de Baring-Gould es lo codiciado. En ella aparece una mujer con la rejilla de langosta, envuelta alrededor de ella. En sus cartas escribió un papel escrito donde explicaba su origen humano. Tratada por Antonietta Gonsalvus, hija de Petrus Gonsalvus (por Pedro González), más conocida como la Salvaje Gentilhombre de Tenerife.

El tal Petrus Gonsalvus sufre de hipertricosis, alteración genética que también heredó a su esposa Antonietta y que fue contemplado como un espécimen exótico en la corte. El retiro de Antonietta es la realización de Lavinia Fontana, pintora de la corte del padre Clemente VIII, y una de las mujeres más famosas de su tiempo. Pero volvamos a su progenitor, a Petrus Gonsalvus (1537), que nació en Tenerife y que a los diez años fue llevado a Francia, donde se convirtió en protegido del rey Enrique III.

Curiosidad que invade la corte de conversión de Peter Gonsalvus en una atracción; una alegoría del poder en su dimensión política, donde la monarquía domina a la bestia y con ella al mundo. Es la metáfora del lóbulo masculino domesticado por el poder de un rey. A su vez, el triunfo del bien sobre los tenibles sigue la interpretación del bestiario de la mitología hebrea, ya que el lóbulo es el animal elegido por el diablo para transformar. De esta manera, con la palabra del lóbulo, el diablo fue recogido en medio de la cuerda, la cual fue moldeada de manera que contenía a Jesús. Se necesita mucho tiempo para que el síndrome del cojo del hombre cojo sea tratado como un remedio dermatológico genético, una enfermedad rara que afecta a los pulmones, por la necesidad de curación, no desaparece y perdura para el resto.

El primer caso documentado de hipertricosis fue el de Peter Gonsalvus quien, en 1573, estaba casado con una mujer parisina llamada Catherine. La pareja hizo leyenda. Siglos inspiró entonces el relato de La bella y la Bestia, escrito por Marie Leprince de Beaumont al final de su vida, en 1780. La parroquia tenía tres casas y tres casas, entre las cuales se encontró que Antonietta sufría, aunque la mayoría de sus hombres. Su retiro, dijimos, aparece en la portada de la edición en Castellano del libro de Sabine Baring-Gould, la teóloga que siguió las cavernas del lóbulo masculino desde la antigüedad clásica hasta la cultura moderna, demostrando que «bajo elía» se encuentra una realidad lógica «, del mismo modo que en toda superstición «hay un verdadero valor».

La hacha de piedra es un apartado donde Montero Glez, con la voluntad de la prosa, lleva su asedio especialmente a la realidad científica para manifestar que la ciencia y el arte son sus formas complementarias de conocimiento.

Puedes seguir a MATERIAL como Facebook, Gorjeo mi Instagramo apuntarte aquí para recibir nuestro boletín semanal.



Fuente