Euroliga: El Real Madrid pasa de la holgura a la ajustada para vencer al Mónaco | Deportes

los Real Madrid Jugó tres partidos en uno contra el Mónaco y ganó los dos fundamentales: el primero y, sobre todo, el último. Un viaje de la solidez a los desajustes, de la holgura a la tensión (94-86). En los primeros 15 minutos, el equipo de Laso fue un rodillo (44-19). Entre los minutos 15 y 37 los monegascos volvieron aferrados al febril triunfo de Mike James (81-83). Y, en los últimos tres minutos, los blancos firmaron otra contundente racha de 13-3, con cinco puntos de Yabusele (de nuevo el mejor jugador del Real Madrid), cuatro de Rudy y otros tantos de Heurtel, para sumar su segunda victoria en tres rondas de la Euroliga. El Madrid aguantó el pulso y las piernas del Mónaco cedieron. los miedo escénico Impuesto por los locales en un inicio que el jindama que luego Mike James proyectó en la grada del WiZink. El bombero de Portland tocó la puerta grande, con 24 puntos y 10 asistencias, pero salió por la enfermería tras una mala caída en los momentos finales. Ganó la ovación y el reconocimiento de pie y Laso’s el premio.

En vísperas de la primera jornada doble continental, Laso pidió a su equipo la solidaridad sindical para compartir el balón en ataque y ayudarse en defensa, con la idea de contener a dos equipos con potente desplazamiento físico como el Mónaco y el Panathinaikos. próximo rival de los blancos este viernes. Y el Madrid salió aplicado e implicado para cumplir la misión. Con un parcial de 13-1 en apenas cuatro minutos gracias a un puñado de robos que lanzaron los primeros contraataques blancos. El aguacero madrileño no paró ahí. El acierto en el remate, 9 de 10 en tiros de campo con 3 de 4 en triples en ese tramo, impulsó la contundente puesta en escena de los locales (25-6, m. 7).

Los puntos de Yabusele y Hanga y las asistencias de Heurtel (4 de las 8 de su equipo en ese momento) derritieron a Mónaco en un santiamén y la defensa blanca dejó seco a Mike James. El territorio estaba marcado en el WiZink Center. No queda rastro del pujante equipo monegasco construido con el dinero del magnate ucraniano Sergey Dyadechko y cimentado en torno a muchos conocidos de la ACB (como el ex azulgrana Westermann, los ex valencianistas Thomas y Motum, el ex de Bilbao y Valladolid , Danilo Andjusic y el ya mencionado exbaskonista Mike James). Nadie fue salvado por el equipo de Mitrovic ante un Madrid desatado. Pero la noche fue más larga de lo que parecía inicialmente.

El equipo de Laso, grueso la jornada anterior ante el Olympiacos, anotó 44 puntos en 15 minutos, con un 90% de tiros de dos y un 50% de triples, con 15 asistencias en la primera parte. Pero tal desperdicio ofensivo distrajo a los blancos en el trabajo defensivo. Y, en apenas tres minutos, Mónaco se marcó un parcial 5-14, del 44-19 al 49-33, para poner a prueba el rearme. El propósito de enmienda de la selección francesa coincidió con el momento en el que el pie del Madrid se soltó del pedal. El brío de Donta Hall y el silencioso intendente sacudieron los biorritmos del partido. Del guateque madridista a la diferencia accesible para los visitantes. De aquel 44-19 en los minutos más ilusionantes del Madrid, al 7-20 en los cinco minutos previos al viaje a los vestuarios (51-39, m. 20). “Nuestro primer semestre ha sido catastrófico. Jugar contra el Madrid nos ha impresionado ”, dijo Mitrovic a pesar de todo.

Después miedo escénicoEl Mónaco se fue asentando sobre el parqué y, con varias vueltas de tuerca en defensa, poco a poco ajustó las cuentas. Mike James anunció su punto de ebullición con un triple continuo, tan monumental como extraño, al estilo de Stephen Curry, y lo hizo 51-60 en el marcador. Luego, con otra filigrana, llegó a los 18 puntos y la bajó aún más, hasta el 64-57 en el minuto 27. Heurtel dio entonces un paso al frente para engrasar el ataque madrileño. Pero Mike James completó su clase maestra con 14 puntos en el tercer cuarto, que cerró con otro triple museo (72-65, m. 30). Entonces Westermann llevó el desenlace a la cornisa con otro bingo desde el perímetro y Will Thomas selló la remontada (81-83 con 3m por jugarse). Comenzó el tercer juego de la noche y se lo llevó el equipo de Laso. La defensa local solo concedió tres tiros libres de Westermann en esos últimos 180 segundos. Cinco puntos de Yabusele relevaron al Madrid en el momento clave y un triple de Rudy desde ocho metros sentenció la victoria blanca.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.





Fuente

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!