Disturbios en EE UU tras la muerte de un joven negro por un disparo de un policía que recuerda al caso de George Floyd


La ciudad de Minneapolis sigue estando en el ojo del huracán. Hace algo menos de un año, en mayo de 2020, se vivió la muerte de George Floyd a manos de un policía. El juicio se está celebrando durante estos días y avanza ya hacia su tercera semana, a la espera de que se tome una decisión y la justicia sentencie a los responsables de la muerte de Floyd. 

Sin embargo, este domingo se ha vivido en la ciudad un episodio muy similar, donde un hombre negro de 20 años ha sido abatido por la policía tras haber detenido su vehículo mientras circulaba, para lo que parecía una multa de circulación. Además, todo ha sucedido apenas a 15 kilómetros del lugar donde Floyd murió. 

A falta de que se conozcan las grabaciones de las cámaras corporales de los policías involucrados, los hechos no están del todo claros. Todo apunta a que Daunte Wright, el joven negro asesinado, fue parado mientras conducía su coche por las calles de Minneapolis, aparentemente por incumplir una norma al circular. 

Según la versión de la policía, tras pedirle la documentación, se percataron que Wright tenía una orden de arresto pendiente. Cuando los agente se dispusieron a proceder y esposarle para llevárselo, Wright volvió a su automóvil y se marchó. Fue entonces cuando un oficial disparó contra el vehículo y le hirió. El coche continuó andando algunas calles más hasta chocar contra otro automóvil.

Sin embargo, la versión de la madre del joven es totalmente distinta. Según la mujer, Katie, él la llamó mientras lo detenían para obtener información sobre el seguro del vehículo, porque le había regalado el coche hacía poco tiempo. Katie afirma que Wright le dijo que lo habían detenido porque tenía ambientadores colgando de su espejo retrovisor, un dato que la policía no ha confirmado ya que no ha especificado que norma de trafico había incumplido.

Su madre describió la llamada: «Le dije que cuando el policía regrese a la ventana, le pusiese al teléfono y le dará la información del seguro». Entonces escuchó que el oficial de policía se acercaba a la ventana y decía: «Cuelgue el teléfono y salga del coche», a lo que Wright preguntó el motivo y este le dijo: «Te lo explicaremos cuando salgas del coche».

«Un minuto después, llamé y respondió su novia, que era la copiloto en el vehículo, y me dijo que le habían disparado. Enfocó la videollamada al lado del conductor y él estaba tirado allí sin vida», explicó Katie a los medios congregados el domingo por la tarde. «Escuché una discusión y a los oficiales de policía decir: Daunte, no corras», concluyó. 

Disturbios en varias partes de la ciudad

Cuando la noticia fue difundida y los ciudadanos se enteraron de los hechos, comenzaron varias protestas por la ciudad para pedir justicia para Floyd y ahora también para Daunte Wright. Se oyeron fuertes explosiones y se vieron columnas de humo alrededor de la sede del Departamento de Policía de Brooklyn Center, donde se habían concentrado numerosas personas.

Aunque la protesta se inició de una forma pacífica, la policía pidió a los reunidos que se dispersaran, algo que no hicieron, por lo que se procedió a tratar de disolver a los reunidos. Además, también se produjeron saqueos a varias tiendas de la zona. 

Por último, el gobernador del estado de Minesota, Tim Walz, dijo en su cuenta de Twitter que seguía de cerca «la situación en Brooklyn Center» y que «lamenta la pérdida de la vida de otro hombre negro a manos de la policía».



Fuente