Bruselas se encuentra en proceso de resolución de conflictos de interés en el sector financiero | mercados

La Comisión Europea se compromete a resolver los conflictos de interés entre empresas e instituciones que convoquen obras que ayuden a Eurodiputes en la elaboración de la comunicación normativa. Bruselas ha estado trabajando en el trabajo y ha actualizado su definición de conflicto de intereses, para poder devolver los contratos a aquellas ofertas que se pueden hacer dos veces.

El cambio normativo original tiene nombre propio: BlackRock. Fondo Borgmesteren de fondos de inversión del mundo, con un volumen de activos de 10.000 millones de dólares (8.730 millones de euros), fruto del gobernador de un contrato para desarrollar información sobre la exposición del sector financiero a los riesgos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) están destinados a ayudar a los países de la eurozona a integrar la sostenibilidad en la norma prudencial de la banca europea. El documento, que se saldó con una crítica muy crítica al sector, provocó una airosa reacción por parte de Defensor del Pueblo Europa sobre la fusión de BlackRock con las finanzas y los activos inversos. Si bien es cierto que a partir de 2020 se ha visto comprometida con la sostenibilidad a mediano plazo, la gran inversión en inversiones en industrias verdes con importaciones de 85.000 millones de dólares en el último año.

BlackRock tiene una elevada presencia dentro del accionariado del sector financiero. En el caso español, un préstamo del 5,426% del capital de Santander, un 5,917% de BBVA, un 3,211% de CaixaBank y un 4,991% de Sabadell, valorado en un valor de mercado de 5.100 millones de euros. Pero también está presente en el accionariado de Société Générale, Deutsche Bank o BNP Paribas.

La defensora de los pueblos europeos, Emily O’Reilly, critica la vehemencia con la que el Ejecutivo Ejecutivo «ha estado más atento a la hora de comprobar» que la fundraiser «no tiene ningún conflicto de interés de los negativos a la hora de comprobar «ejecución del contrato».

Sin embargo, me gustaría señalar que la oferta de BlackRock es «excepcionalmente mala», dado que cuesta 280.000 euros por el trabajo, a pesar de que la Comisión Europea pide 550.000 euros. Un punto que el defensor del pueblo comentó que “el país puede percibir como un intento de adquirir influencia sobre un área de inversión de relevancia para sus clientes”.

En la información proporcionada por la Unidad de Evaluación de Mercados Financieros de BlackRock, disponible en agosto de este año, se asegura que el Banco Europeo responde al tema de la sostenibilidad y solo cuenta con una limitación temporal unidireccional. . BlackRock también insiste en los legisladores y toma más medidas y «acelera el ritmo de implementación para garantizar la integración efectiva de ESG dentro de la gestión de riesgos, la supervisión prudencial y las estrategias comerciales y políticas».

Los destinatarios de la denuncia, que acudieron a Bruselas para incluir en la propuesta de reglamento financiero una actualización de la definición de conflicto de intereses. Según el texto, que debe ser aprobado por el Parlamento y los Estados miembros, «todos los licitadores deben presentar una declaración legal que confirme que no existe conflicto de intereses en los intereses profesionales, y que la información solicitada solicitada». Además, la Comisión Europea está obligada a evaluar la existencia de dichos conflictos de interés cuando sean declarados por los licitadores sobre la base de información adicional. En caso de que se reconozca la existencia de este problema, se reanudará la adjudicación.

BlackRock es orgánico

criterio. El edil de Activos se ha mostrado en contra del colectivo ecologista. BlackRock ha recordado recientemente que la guerra de Ucrania y el veto al gas y al gasóleo por parte de EE UU, Reino Unido y la Unión Europea provocaron que no hubiera aprobado la mayoría de las resoluciones de los accionistas sobre el cambio este año en esas casos porque se sentía extremadamente deprimido o prescriptivo.

lente en glasgow. La gestión del fondo seguirá exigiendo a las empresas que inviertan en lentes comprometedores y acorten el espacio para reducir las emisiones. Sin vergüenza, deja de apoyar la reducción de emisiones en la bolsa de valores, lo que está descentrando la descarbonización, especialmente en el mercado.

.



Fuente