Badalona realoja a un tercio de las personas que sobrevivían en el almacén de la calle del Progrés | Cataluña

La mañana siguiente al desalojo de la nave de Badalona (Barcelona), donde el jueves un centenar de personas fueron desalojadas a la fuerza, en su mayoría migrantes, amanecieron con bajas temperaturas. Una treintena de los ocupantes durmieron en la plaza que se extiende frente a la antigua fábrica, una isla entre complejos de apartamentos de última generación. El concejal del área social del Ayuntamiento de Badalona, ​​David Torrents (Junts), ha explicado que su departamento ha firmado un decreto de emergencia para proporcionar a los cerca de 30 miembros del barco una «alternativa de vivienda» durante un mes. Esto es aproximadamente un tercio de los que hasta el jueves habían sido sus habitantes, muchos de ellos de una fábrica se quemó en 2020, también en Badalona, ​​en un incidente que se saldó con cinco víctimas mortales.

El mayor temor entre los que allí acamparon era ser identificados —por su situación irregular en España—, pero alrededor de las cuatro de la tarde, algunos comenzaron a moverse. Primero a las oficinas de Servicios Sociales, para poder inscribirse; y posteriormente a un albergue al que fueron derivados. Darse de alta en cualquier administración es algo que muchos temían desde un principio, por si podía suponer un problema para su estatus migratorio.

Sadiki (Guinea, 31 años) fue de los primeros en marcharse. «Esta noche tenía frío», dijo. Llevaba cinco años viviendo en el barco y el día del desalojo consiguió meter sus pertenencias en un carrito de la compra como el que utilizan muchos de sus compañeros para transportar la chatarra que venden y les permite subsistir.

En el otro extremo del paseo, desde primera hora de la mañana, una patrulla de la Guardia Urbana de Badalona vigilaba las carpas, la música y las sillas alrededor del fuego que habían encendido para calentarse. Fuentes del área social del Consistorio indicaron que la prioridad en estos momentos es los que ocuparon el barco; y, entre ellos, los que corren más riesgo, como los ancianos, las mujeres y los más jóvenes.

Durante la mañana del viernes, un grupo procedente del exterior del barco se sumó a la treintena de personas que habían pasado la noche en la calle. Esto desencadenó momentos de tensión entre algunos de ellos. «Vienen a robarnos nuestras cosas», exclamó una de las mujeres que dormía en la plaza. Babadi (Guinea, 38 años), habitante del barco que pudo pasar la noche del jueves en un albergue, lamentó la situación: «Algunos fuman, beben, gritan, pero no todos somos así». Algunos vecinos que pasaban por delante de la nave también se quejaron de la situación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

suscribir

Babadi, por su parte, consiguió hace 10 días un contrato como cocinero en Mataró, a 30 minutos del centro de Barcelona, ​​y lució orgulloso su billete de tren. «Nunca más un barco», dijo, refiriéndose a la antigua fábrica donde vive desde hace seis meses. Ahora que tiene contrato, intentará encontrar una habitación, algo a lo que no pueden acceder quienes no han podido regularizar su situación.

La entidad propietaria del barco, Sareb, constituida con una mayoría de capital público y que se quedó con los activos tóxicos tras el rescate bancario, comenzó a tapiar la entrada, mientras algunos de sus antiguos ocupantes marchaban hacia su nuevo destino. En el otro extremo del paseo, pasado el parque infantil, una familia colgaba globos contra la valla de uno de los edificios: estaban preparando una fiesta de cumpleaños.



Fuente

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!