Al menos 59 detenidos en Portland tras otra noche de protestas contra el racismo y la violencia policial



Las protestas contra la violencia policial y el racismo en la ciudad de Portland (Oregón, EE UU) dejaron al menos 59 detenidos entre la noche del sábado y este domingo, mientras el presidente estadounidense, Donald Trump, defendió la ley y el orden.

La jornada 100 de las movilizaciones en Portland estuvo marcada por nuevos choques entre policías y manifestantes, que arrojaron cócteles molotov contra los oficiales, quienes repelieron los ataques con gases lacrimógenos, según imágenes difundidas por las redes sociales y las autoridades locales.

También tuvieron lugar en las últimas horas movilizaciones en Rochester (Nueva York), Louisville (Kentucky) y Washington DC.

Las protestas en la ciudad más grande de Oregón no han dado tregua, pese a que Trump ordenó el envío de la Guardia Nacional y agentes federales.

La Policía de Portland confirmó que 59 personas fueron arrestadas entre la noche del sábado y este domingo, de las cuales 43 fueron procesadas.

“Múltiples bombas incendiarias, morteros, rocas y otros artículos fueron lanzados a las fuerzas del orden durante el disturbio del sábado por la noche en el sureste de Portland”, indicó la Policía en un comunicado difundido este domingo.

La información indicó que varios uniformados fueron golpeados por las piedras y que un sargento recibió el impacto de un fuego artificial comercial que alcanzó a quemar parte de su guante.

No se informó, sin embargo, sobre manifestantes heridos o afectados en medio de los choques.

Otras manifestaciones se llevaron a cabo en la ciudad de Louisville, donde el sábado se corrió el Derby de Kentucky, la famosa carrera hípica.

La competición se vio ensombrecida este año por la pandemia del coronavirus y las protestas tras la muerte de Breonna Taylor, una mujer afroamericana que en marzo pasado recibió ocho disparos de la Policía en un operativo antinarcóticos en su apartamento, en donde no se hallaron estupefacientes.

La protesta contra la brutalidad policial no estuvo exenta de tensión ante la presencia de un grupo autodenominado «patriotas», conformado por personas armadas y en su mayoría blancas, que se concentró también en el centro de Louisville.

Los «patriotas» tuvieron roces verbales sin mayores consecuencias con algunos de los asistentes a la movilización y posteriormente se retiraron, dijeron medios locales.

La autodenominada milicia NFAC, integrada por afroamericanos armados, se reunió, por su parte, frente al hipódromo Churchill Downs, que albergaba el derby, y luego dejó el lugar.

Este domingo, Lovely Warren, alcaldesa de Rochester -donde el sábado hubo nuevas acciones por la muerte del afroamericano Daniel Prude-, aseguró en una conferencia de prensa que existe «información creíble» de que personas de otros lugares han participado en las protestas.

«Ha habido agitadores externos», señaló en la misma conferencia de prensa el jefe de la Policía local, La’Ron Singletary, citando información que aseguró han recibido.

El jefe policial indicó que arrestaron a personas que dijeron residir en “Alaska, Massachusetts y otras partes del país».

También Washington D.C. fue escenario de marchas, vigilias y concentraciones la noche del sábado en rechazo a la muerte de Deon Kay, el joven afroamericano de 18 años al que un agente disparó mortalmente.

La actividad nocturna en el reconocido vecindario Adams Morgan de la capital estadounidense se vio interrumpida por el paso de un nutrido grupo de manifestantes que caminó desde Dupont Circle.

El Departamento de Policía del Séptimo Distrito y otras zonas del sureste de la ciudad también fueron punto de encuentro de los manifestantes.

Por su parte, Trump difundió en Twitter un vídeo en el que se observa a una persona que intenta apagar las llamas de su cuerpo durante una concentración en la calle, escena que es ambientada por música.

«Estas son las ‘protestas pacíficas democráticas'», afirma el gobernante, que en otro mensaje felicita a los alguaciles de Estados Unidos por el trabajo «bien hecho» en Portland.

«LEY Y ORDEN», remata Trump, que, de igual forma, criticó en Twitter a la revista The Atlantic por un artículo que asegura que el presidente llamó «perdedores» y «fracasados» a los estadounidenses que murieron en la Primera Guerra Mundial.





Fuente