Abengoa: Benjumea: el declive de la gran familia andaluza | Negocio


Los hermanos Felipe (izquierda) y Javier Benjumea, en una ceremonia en Sevilla en 2007.

Ochenta años después de crear el gigante Abengoa, la familia Benjumea lucha por mantenerse a flote después de acariciar la gloria. El hidrógeno es su apuesta actual, pero mientras lucha con la banca por recuperar el capital perdido en la multinacional andaluza -que alcanzó los 1.500 millones-, su líder, Felipe Benjumea, se defiende de dos acusaciones judiciales que escudriñan su arriesgada gestión durante 24 años como presidente.

El ingeniero sevillano Javier Benjumea Puigcerver fundó Abengoa en 1941 con un capital de 180.000 pesetas junto a su socio José María Abaurre. Tras décadas de crecimiento sostenido como empresa de proyectos eléctricos y de ingeniería, en 1991 su hijo Felipe Benjumea tomó el relevo para multiplicar su ambición empresarial y convertirse en líder mundial en energías renovables. Un trono que logró a costa de un apalancamiento excesivo hasta 2015, cuando la firma presentó un preconcursal asfixiado por una deuda que alcanzaba los 25.000 millones.

Seis años después, Abengoa se encuentra hoy con las acciones suspendidas a cotización y a la espera de ayudas estatales de 249 millones para apuntalar la única oferta sobre la mesa para evitar el cierre y despido definitivo de 11.379 empleados, 2.503 de ellos en España. ¿Qué hizo que esta familia con un pasado aristocrático se alejara del poder de los bancos acreedores?

“Felipe es tremendamente ambicioso y megalómano, quería estar en la Champions y lo consiguió jugando todos los días. En muy poco tiempo y sin capital, ganó partidos imposibles y acertó la gran mayoría de las veces. Pero cayó porque el mercado le retiró la confianza y no tenía capital de un socio industrial detrás, después de negarse a diluir. Era un prisionero del dividendo familiar ”, explica un exdirector que trabajó junto a él y exige preservar su identidad. Una decena de ejecutivos del grupo son denunciados en los tribunales, de ahí que prevalezca el anonimato sobre la turbulenta etapa en la que se hizo añicos el sueño de una expansión internacional infinita.

Durante esos años de crecimiento, el presidente se negó a ampliar capital para no perder el control de la nave y mantener el 51% de los derechos políticos que ostentaba Inversión Corporativa (IC), la firma propiedad de los Benjumea junto a otras poderosas familias andaluzas como como el Abaurre, el Olajangua y el Aya. Hoy ese 51% ha bajado al 1,78% tras las traumáticas reconversiones de la multinacional, en una dieta para desmembrar su plantilla que alcanzó los 26.400 trabajadores y reducir la deuda a 4.783 millones a finales de 2019.

El fundador de Abengoa tuvo 12 hijos, dos de ellos varones y herederos tras la jubilación del padre. “En una familia conservadora donde casi todas eran mujeres y cuyo padre quería que fueran esposas, aparece Felipe. Un tipo con ideas, empujado hacia adelante y que no está satisfecho con una gran empresa, pero que intenta ser el mejor y se compara con Entrecanales y Florentino ”, dice otro ex directivo. Su encantador y expansivo hermano Javier se limitó a dirigir las relaciones institucionales del grupo.

Con Benjumea al frente, las ganancias de las familias accionistas crecieron exponencialmente: “Esas familias se entregan a Felipe porque el dividendo se multiplica por cinco y él se convierte en Dios. Abengoa tenía una estructura de gestión muy antigua y compleja, donde los directores no pintaban nada y la empresa dependía de un solo hombre ”, añade este ejecutivo.

Para mantener el timón en los últimos años de su mandato, Benjumea acordó ampliar capital pero creó acciones tipo A y B, esta última con capacidad de voto limitada, para seguir controlando los directorios de la multinacional. Mientras tanto, la responsabilidad crecía y crecía. “La deuda de Abengoa estaba asociada a un proyecto, y como esperaba venderlo en el futuro, era una deuda en curso y por eso no se contabilizó”, ilustra otro ex alto funcionario.

En este vertiginoso camino hacia ser líder mundial en renovables, la firma invirtió en energía eólica en la década de 1990, vendió temprano y en 2002 ingresó a la bioenergía con grandes resultados. “La amortización de las plantas fue muy rápida, el banco financió las plantas para biocombustible y te quedaste con deuda en el grupo empresarial y con efectivo en la casa matriz. Y lo pusimos en el solar, pero el solar no fue tan rápido y explosivo como se pensaba ”, dice otro exdirector. Algunos financieros discutieron la imperativa línea de crecimiento a costa de la deuda, pero Felipe los silenció o los despidió.

Más información

En 2014, el año con mayor valoración de mercado del grupo, la fortuna Benjumea ascendió a 1.500 millones y se convirtió en la familia andaluza más rica detrás de los Alba, según la revista. Forbes. Todos los ex altos funcionarios consultados elogian la ambición y sagacidad de Benjumea, su increíble capacidad de trabajo, creatividad financiera y liderazgo, pero también sus malas pérdidas en los negocios. El banco acreedor exigió que se le quitara de la sala de control en 2015 para refinanciar la empresa, y posteriormente el ejecutivo reclamó 1.000 millones a Santander y HSBC como compensación por esta ampliación de capital, demanda desestimada por un tribunal. Paralelamente, demandó a estos dos bancos por competencia desleal en el ámbito Mercantil, caso también desestimado, pero que Benjumea ha recurrido.

En su camino judicial, El expresidente se sentó en la banca de la Audiencia Nacional por presunta administración injusta al recibir una indemnización de 11,5 millones tras su liberación, pero fue absuelto en 2018. Ahora el principal dolor de cabeza del expresidente son las dos investigaciones judiciales que lo mantienen imputado en la Audiencia Nacional y un juzgado de Sevilla, que están estudiando. un posible maquillaje de cuentas en megaproyectos desarrollados por 600 empresas del grupo en los cinco continentes. El expresidente, de 64 años y con 42 cargos en 25 empresas según el portal Informa.es, se ha negado a comentar para este informe.

Más información

No todo son malas noticias para los Benjumeas: Corporate Investment entró en concurso de acreedores en 2018, pero podría salir poco después de que el Juzgado Mercantil 3 de Sevilla obligara a los bancos a aceptar la tasación inicial de una bolsa hace tres semanas de un terreno para 2.000 viviendas en la capital andaluza por 104 millones, que liquidaría un acuerdo de dación en pago de la deuda si la sentencia se vuelve firme. Los bancos (Sabadell, Unicaja, Caixabank, Bankinter y Santander) presentaron una tasación alternativa por 10 millones, pero el juez la desestimó. «Hay que tener mucho coraje para declarar la guerra a los bancos porque cierran el grifo si se quiere seguir con los proyectos», ilustra un ejecutivo. Mientras tanto, la familia mantiene activos por 14 millones en dos empresas con granjas dedicadas a la ganadería porcina y la agricultura de secano y de regadío.

Tras su traumática salida de Abengoa, Benjumea tardó meses en crear la firma que hoy preside: H2B2, basado en proyectos de tecnología de hidrógeno en España y Estados Unidos. “Felipe es muy perseverante, para bien y para mal. El banco le respetaba, pero las empresas tienen estas cosas ”, concluye un exconsejero de la multinacional andaluza.



Fuente

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!