300 millones de dosis de Moderna y 200 millones de Pfizer

Sigue el despliegue de la Unión Europea para hacer frente al coronavirus. La Comisión Europea ha firmado un nuevo contrato con Moderna para la compra de 300 millones de dosis más, la mitad para este año y la otra mitad para 2022. Lo ha anunciado la presidenta del Ejecutivo comunitario en rueda de prensa en Bruselas. Además, ha alcanzado otro acuerdo con Pfizer para sumar 200 millones más de su vacuna (con otros 100 millones opcionales). Estas se enviarán en la segunda mitad de 2021, según explicó la comisaria de Salud, Stella Kyriakides.

Se da la coincidencia de que Pfizer y Moderna fueron las dos primeras vacunas aprobadas en la UE, en diciembre de 2020 y en enero de 2021, y ya se están suministrando sin sobresaltos en la población europea. Si se suman todas las nuevas dosis, el total sube hasta los 2.800 millones de dosis. Asimismo, está previsto que en marzo pueda aprobarse la cuarta vacuna, la de Janssen, que se uniría a las dos ya mencionadas y a la de AstraZeneca.

De hecho, el anuncio sobre Moderna llega precisamente un día después de que la compañía farmacéutica haya comunicado a la Comisión Europea que una serie de «retrasos» en el proceso de producción le obligará a reducir el suministro de dosis previstas para febrero a los Estados miembros de la UE, pero que compensará estos problemas en marzo.

«La vacunación avanza en la Unión Europea. Hasta la fecha se han suministrado 33 millones de dosis. Pero también tenemos que prepararnos para responder rápidamente a las nuevas variantes del virus«, ha explicado Von der Leyen, en su primera rueda de prensa desde el pasado 8 de enero. La Comisión va a trabajar bajo el sistema HERA. «Tendrá que tender puentes entre la investigación, la industria y los reguladores para acelerar los procesos», comentaron desde Bruselas.

La plataforma de preparación para la biodefensa sentará las bases de la Autoridad Europea de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias, que permitirá a la UE anticiparse y afrontar mejor futuras pandemias. En el corto plazo, el objetivo no es otro que «anticiparse» a los efectos que puedan tener las nuevas variantes de la Covid-19. Por otro lado, la presidenta Von der Leyen reiteró que los Estados miembros no pueden negociar «unilateralmente» la compra de vacunas. Si lo hacen, deben notificarlo ante la Comisión. A ella no le consta que esos acuerdos se estén produciendo.



Fuente