Nuevos precios de la tarifa eléctrica en julio de 2022


Si se toman como referencia las tarifas por consumo de energía eléctrica existentes en octubre del año pasado y las nuevas que regirán a partir de hoy, en nueve meses los clientes residenciales que consumen entre 0 a 300 kWh registrarían incrementos que van desde 221.66 pesos a 661.70 pesos y los pequeños comercios de entre 370.98 pesos a 1,096.14 pesos. 

Con las tarifas de transición que la Superintendencia de Electricidad (SIE) aprobó para el trimestre julio-septiembre, como parte de un desmonte gradual del subsidio eléctrico, un cliente residencial de Edesur que pagó 4,311.55 pesos por consumir 464 kWh en junio, si consume eso mismo en julio pagaría sobre los 4,650 de factura.

Otro de Edeeste que pagó 1,492.48 pesos por consumir 215 kWh en junio, si registra en julio una cantidad de energía similar, pagaría sobre los 1,610 pesos en este mes.

Desde noviembre de 2021, la SIE define por resolución la tarifa energética a aplicar por rango de consumo de energía y tipos de regulados por las empresas distribuidoras de electricidad, siendo el 80 % de la cartera residencias y pequeños comercios, es decir, unos 2.7 millones de clientes.

El objetivo es eliminar gradualmente el subsidio a la energía eléctrica con miras al 2026, en el marco del Pacto Eléctrico firmado en febrero del año pasado. No obstante, mensualmente, el Gobierno deberá destinar  2,426.73 millones de pesos durante este trimestre como susidio.

Te puede interesar

Expandir imagen
Infografía

El ajuste no ha sido del agrado de clientes de las empresas distribuidoras. Hay quienes se quejan por deficiencias en el suministro ante apagones registrados en los últimos meses por la salida de plantas de generación por mantenimientos, según las autoridades.

“A subir más un servicio que no tenemos y los salarios igualitos”, comentó una seguidora de Diario Libre en Instragram.

Otro escribió: “En este mes (junio) la factura me llegó con más de un 40 % de aumento. Tengo los mismos electrodomésticos y más apagones. Eso significa que los apagones salen más caros”.

El desmonte del subsidio  ha coincidido con un incremento importante de los precios de los combustibles en el mercado internacional por la pandemia del COVID-19 y la invasión rusa en Ucrania, siendo los costos usados para calcular las nuevas tarifas los existentes entre febrero y mayo de este 2022. El precio de los combustibles determina más del 60 % del de cada kilovatio de energía. 

Expandir imagen
Infografía

A partir de hoy y hasta septiembre, el ajuste será de 9 % para los clientes residenciales que consuman hasta 300 kWh y de 7.6 % para los  pequeños comercios. La SIE indicó que debió ser mayor: de entre 12 y 30 % para los residenciales, tomando en cuenta los precios vigentes de los combustibles y los commodities. 

Para las residencias (BTS-1) que consumen entre 301 y 701 kWh o más, debió ser de entre -6 y 2 %, pero el ajuste se fijó en 7.6 %. Por igual pasó con los pequeños comercios (BTS-2), que debió ser entre -6 y 6 %, en cambio se fijó también en 7.6 % en todos los rangos, para poder alcanzar la meta del subsidio y lograr el desmonte en el tiempo estipulado, explicó la SIE. 

Cuando en noviembre de 2021 se pautó que el precio del kWh para clientes de Edesur y de Edeeste sería de 4.68 pesos para los primeros kWh entre 0 y 200, ahora será de 6.59 y 6.73, respectivamente.

“En verano, con el calor, se prenden más aires acondicionados, etcétera, por consiguiente, cuando usted percibe a veces un aumento de la factura de energía  no siempre es por la tarifa, es por el aumento del consumo”, dijo ayer en una entrevista televisiva el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte. 

Editora de Economía y docente de periodismo. Se ha especializado en periodismo de investigación, multimedia y de datos.



Fuente