La informalidad laboral se apoya en la construcción, el comercio y “otros servicios”


La construcción, el comercio y los “otros servicios” son las actividades económicas que han estado respaldando la recuperación de los empleos que se perdieron por los efectos de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, son puestos de trabajo con una característica negativa: pertenecen al sector informal.

La informalidad laboral creció un 8.2 % entre enero y marzo de 2020 y el tercer trimestre de este año, según datos del Banco Central (BC). En ese período, los trabajos informales pasaron de 2,089,488 a 2,261,674, igual a un aumento neto de 172,186.

Una situación opuesta sufrió el sector formal en el mismo tiempo. De emplear a 2,256,583 personas la cantidad cayó a 2,071,957, una reducción de 184,626, que representa una caída de un 8.2 %.

Recientemente el presidente Luis Abinader destacó la recuperación del mercado de trabajo formal en el país. No obstante, el viceministro Pavel Isa observó que muchos de los empleos que están generando no son de calidad, porque pertenecer al sector informal.

De los primeros tres meses del año pasado y hasta el tercer trimestre de 2021, la construcción generó 90,733 puestos informales, al pasar de 282,142 a 372,875, un incremento en ese sector de un 32.1 %.

El comercio es la segunda actividad que más cantidad de plazas de trabajo informales creó en el citado período. Del primer trimestre de 2020 al tercer trimestre de 2021 el sector pasó de 572,004 empleados a 629,734, al agregar 57,730 puestos, un alza de un 10.1 %.

De igual forma, la informalidad en el sector de “otros servicios” subió un 16.4 % en el tiempo analizado.

De igual forma, la informalidad en el sector de “otros servicios” subió un 16.4 % en el tiempo analizado, al pasar de 283,304 puestos a 329,797, evidenciando un aumento neto de 46,493 plazas informales en esa actividad.

Las industrias, el transporte y comunicaciones, la intermediación financiera y seguros y la electricidad y agua fueron las otras actividades donde la informalidad laboral también creció desde el primer trimestre del año pasado.

La actividad industrial generó 8,821 posiciones de trabajo informal, equivalente a un alza de un 6.7 %, al pasar de 131,317 plazas a 140,138. El sector transporte y comunicaciones también aumentó sus trabajadores informales, al añadir 7,883, representando un incremento de un 3.3 % entre los primeros tres meses de 2020 y el tercer trimestre de este año.

Asimismo, la intermediación financiera y seguros sumó 6,701 empleos informales en el referido período, al pasar de 16,709 a 23,410. El sector de la electricidad y agua fue el de mayor crecimiento porcentual con un 400 %, cuando pasó de cero empleos informales a 400.

Los que han reducido

Solo cuatro sectores: la agricultura y la ganadería (-7.1 %), los hoteles, bares y restaurantes (-2.6 %); la enseñanza (-40.5 %) y la salud y asistencia social (-52.4 %) lograron reducir la informalidad desde el primer trimestre de 2020 hasta el período entre julio y septiembre de este año. Además de la administración pública.

En el caso de la agricultura y la ganadería, los puestos informales en esta actividad se redujeron en 24,928; en los hoteles, bares y restaurantes en 4,831; en el sector de la enseñanza 9,487 y en la salud y asistencia social en 7,332, de acuerdo a las estadísticas del Banco Central.

Sin protección social

El trabajo informal es una relación laboral que no está sujeta a la legislación nacional, no cumple con el pago de impuestos, no tiene cobertura de protección social y carece de prestaciones relacionadas con el empleo, según la Organización Internacional del Trabajo.



Fuente