La BBC podrá despedir a sus empleados si no son imparciales en redes sociales


La BBC prepara directrices sobre el uso de las redes sociales por las que podrá obligar a sus trabajadores a cerrar sus cuentas de Twitter e incluso llegar a despedirlos para salvaguardar la imparcialidad de la corporación pública, señaló este martes su director general, Tim Davie.

Estas instrucciones serán dadas a conocer “en breve” y afectarán a todos los periodistas y otros trabajadores de la cadena británica, señaló Davie al comparecer este martes ante el Comité de Medios de Comunicación, Cultura y Deportes del Parlamento.

“En las próximas semanas vamos a publicar, y esto es inminente, directrices claras sobre las redes sociales, y cubrirán tanto las noticias como asuntos de actualidad”, añadió Davie.

“Dentro de esas pautas, vamos a tener unas políticas de cumplimiento que serán muy claras. Vamos a poder tomar medidas disciplinarias, vamos a poder sacar a la gente de Twitter”, insistió el nuevo director general de la prestigiosa cadena.

Además, hizo hincapié en que no le parece apropiado que los trabajadores manifiesten sus opiniones políticas si forman parte de una “organización de noticias imparcial”, como es la BBC, y esas “responsabilidades serán expuestas con claridad”.

En su opinión, “si alguien es el rostro de la BBC y se mete en políticas partidistas, no me parece que sea el lugar adecuado en el que estar y he sido muy claro sobre esto”.

Davie, que sustituyó a principios de mes a Tony Hall, ya ha dejado claro la necesidad de que la BBC “renueve” su compromiso con la imparcialidad y ha resaltado la importancia de que la emisora no se asocie con un “punto de vista en particular”.

El nuevo director se refirió a las redes sociales tras la polémica por el uso de Twitter por parte de figuras destacadas de la BBC para hacer comentarios políticos, como ha sido Gary Lineker.

El exjugador de fútbol inglés, el mejor pagado de la BBC -con un salario anual bruto de 1.9 millones de euros-, ha publicado en Twitter opiniones en contra del actual Gobierno de Boris Johnson.

“Si quieres ser un columnista tendencioso o un activista de partido en las redes sociales, es una elección válida, pero no deberías estar trabajando en la BBC”, señaló Davie a principios de mes al asumir las riendas de este medio de comunicación.

La emisora se financia con una cuota que pagan todos los hogares que tienen televisión en su casa.



Fuente