El precio del petróleo cierra el 2020 con una caída de más del 20 % por el COVID-19


Los precios del petróleo cayeron más de un 20 % en 2020, a causa de la pandemia del covid-19, que socavó el consumo en todo el mundo, a pesar de un repunte de los precios a finales del año.

El jueves, el Brent, índice de referencia europeo, cotizó a 51.26 dólares, a las 11h50 GMT, un 22 % menos que el 31 de diciembre de 2019.

Es la peor caída desde 2015, a pesar de que en 2018 los precios del crudo ya habían caído un 19.8 %.

A principios del año, los inversores estaban preocupados por las tensiones geopolíticas en Oriente Medio, que amenazaban con interrumpir la producción y disparar los precios.

Después de la muerte en Bagdad del general iraní Qassem Soleimani en un ataque estadounidense y del lanzamiento de misiles iraníes en represalia, el Brent se había disparado a 71.75 dólares.

Pero, poco a poco, la epidemia de covid-19 en China se convirtió en una pandemia. La hasta entonces gradual caída de los precios se aceleró el 6 de marzo, cuando se inició un conflicto en la OPEP+, que reúne a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, incluida Rusia.

Los dos pesos pesados de la alianza, Rusia y Arabia Saudita, segundo y tercer productores mundiales respectivamente, libraron una breve pero intensa guerra de precios que condujo a una caída en picada de los precios.

El 20 de abril, por primera vez en su historia, el WTI, índice de referencia estadounidense, pasó a números negativos.

El índice de referencia estadounidense cayó a -40.32 dólares, y los inversores se vieron reducidos a pagar para deshacerse de sus barriles, estancados por la ausencia de compradores y la imposibilidad de recibirlos y almacenarlos.

Mientras tanto, el Brent alcanzó su nivel más bajo del año dos días después, a 15.98 dólares por barril, un precio que no se había visto en más de veinte años.

Desde entonces, los precios se han recuperado, a pesar de que no han vuelto a llegar al nivel anterior a la pandemia. Desde principios de noviembre, los anuncios sucesivos sobre las vacunas contra el covid-19 han empujado a los inversores a comprar petróleo, confiando en una recuperación de la demanda en el futuro.



Fuente