Llegó la hora del despegue de la estrella Vlady Guerrero Jr.

Athletic se impone en prórroga y enfrentará a Barça en final


Las estadísticas dicen que los peloteros dominicanos que llegaron a Grandes Ligas la última década tenían 17,7 años a la hora de firmar y 23.0 cuando aterrizaron en el Big Show, una preparación que requirió de seis temporadas en ligas menores para pulir ese talento.

Vladimir Guerrero Jr., acaba de cumplir 22 años esta semana, ya acumula dos campañas en la Gran Carpa, pero el gran público lo conoce desde que empezó a gatear en 1999 cuando su padre era una estrella en Montreal y, desde entonces, se ha sospechado de la transmisión de ese ADN de inmortal.

En el trayecto que recorre la mayoría, Guerrero Jr., firmado en 2015, debió tocar las puertas del Gran Circo a finales de la campaña pasada o este 2021, pero el destrozo que hizo al pitcheo de ligas menores, entre 2016 y 2018, adelantó las cosas dos años antes, con 20 de edad.

Toronto, que pagó US$3.9 millones cuando lo reclutó con 16 años, aprovechó su conexión con Canadá (donde nació) para subirlo a finales de abril de 2019, con un despliegue mediático, reservado para los mesías del deporte.

No lo ha ayudado en su adaptación lógica al pitcheo de la liga, el hecho de coincidir en edad y año de firma con fenómenos que rompen el patrón como Fernando Tatis Jr. y Juan Soto.

Pero Guerrero Jr., ya con 183 partidos en su espalda, da señales de que en 2021 comenzará a verse la mejor versión, mientras algunos entienden que en Toronto puede estar agotándose la paciencia.

Hasta ahora, Vlad Jr. acumula una línea ofensiva en promedios de bateo, embasarse y extrabases de .269/.336/.442, respectivamente, con 24 vuelacercas, 102 remolcadas y 2.1 WAR en 685 turnos.

Baseball America lo coloca en el sexto lugar entre los jugadores llamados a explotar, un ranking de 25 hombres que más han impresionado en la pretemporada.

Mejor físico, más bateo

Tan pronto salió del aeropuerto en octubre, y se instaló en su hogar en Don Gregorio, Peravia, Guerrero Jr. comenzó un intenso proceso de preparación física, y se sometió a una dieta alimenticia que le ha hecho perder unas 42 libras, y bajar hasta las 210. Cuando firmó en 2015 pesaba 220.

Los resultados no se han hecho esperar. En 10 partidos que jugó con el Escogido en el invierno se fue de 39-14, pegó dos cuadrangulares, 11 vueltas remolcadas, con una línea de .359/.381/.615.

Un swing que no ha perdido su forma, puesto que en la Liga de la Toronja ha continuado efectivo. Marcha de 17-9 (.529), dos dobles, un jonrón, un triple, ocho carreras empujadas, OBP de .625 y slugging de .941.

“Es más atlético ahora de lo que cabría esperar. En términos de que él se volviera más atlético y perdiera algo de peso, obviamente, eso era una prioridad para ellos esta temporada baja”, dijo un scouts a Baseball America. “Su swing es un poco más flojo, y es capaz de atravesar la zona un poco mejor de lo que ha sido. Tuvo algunos problemas con el aumento de peso, algo de la soltura y el atletismo en su swing el año pasado. Todavía es un gran prospecto. olvidamos que tiene (22). Creo que va a tener un gran año. Especialmente, con la alineación en la que está, no puedes lanzar alrededor de nadie”.

Los pronósticos

Las fórmulas matemáticas, que se han desarrollado para pronosticar desempeño, también, apuntan a una mejora.

The Bat X, desarrollada por Derek Carty, tiene los mejores augurios, y vislumbra una campaña con una línea de .296/.369/.522 con 30 jonrones y 92 remolcadas.

La media de las seis pronosticadoras que utiliza FanGraphs orientan a una campaña de .269/.336/.442 con 24 vuelacercas, 102 producidas y 3.0 victorias sobre jugador reemplazo (WAR).



Fuente