OPINIÓN: Han dejado solo al candidato

Desde hace algún tiempo el candidato del PLD,  Gonzalo Castillo, ha estado luchando -cual gladiador solitario- para lograr ganar la actual contienda electoral o en el peor de los casos, conseguir hacer un buen papel en el próximo proceso electoral y así no defraudar la confianza depositada en él por el presidente de la república Danilo Medina, que a todas luces siempre lo prefirió como candidato muy a pesar de que él nunca estuvo interesado en dicha candidatura y no salió como los demás a competir tempranamente por esa posición.

Gonzalo ha logrado reinventarse, mostrándole al pueblo sus fortalezas y consiguió que el pueblo vea sus capacidades de gestión, su gerencia operativa y sus valores humanos. Todo esto magnificado por su gran entrega al servicio del pueblo en estos tiempos de gran dificultad como lo ha sido la pandemia del Covid 19, que ha puesto de rodillas al mundo. Tal y como nos recuerda el buen libro en Mateo 7:20 “Así que, por sus frutos los conoceréis” el pueblo ha visto que Gonzalo es un hombre de hechos y frutos, no de palabras.  Ha podido demostrar sus destrezas y habilidades para solucionar los problemas del pueblo sin importar sus preferencias políticas.

La grandeza de esta hazaña es que salvo raras excepciones lo ha hecho solo, ya que el Comité Político, el Central y el funcionariado del gobierno, ha brillado por su ausencia en la campaña, con contadas excepciones cómo la del Ing. Jorge Minaya que se ha entregado por entero, tanto en el trabajo de campo, como en los medios de comunicación y las redes sociales a defender como dicen en Sabaneta, “con uñas y dientes” esa candidatura y la de los candidatos a senadores por el Distrito Nacional y la provincia Hermanas Mirabal de la cual es oriundo, y lo ha hecho con la capacidad que lo adorna, con el arrojo que le caracteriza y con la inteligencia que posee.

«Sed justos lo primero, si queréis ser felices» dijo nuestro padre libertador Juan Pablo Duarte, por lo que no puedo dejar de mencionar que ocasionalmente se ve a Francisco Javier, Ministro de Turismo analizar las encuestas cuando ocurren publicaciones.

Si Gonzalo sin ayuda está puntero en las últimas encuestas que miden la aceptación del electorado y la intención de voto a nivel nacional, ¿Que no haría, si fuese apoyado por su partido y sus dirigentes integrados en su totalidad?

El PLD no ha sabido aprovechar la ventaja comparativa que tiene su candidato frente a sus contendores, ya que el pueblo lo ve como un hombre trabajador, en comparación el pueblo ve a uno de los candidatos como un tipo solitario e indiferente que no tiene nada nuevo que a portar y al otro como un avaro, insensible y quejoso.

A veces he creído que las estructuras del Comité Político y Central de su propio partido, lo que están es haciendo “bembitas”, se niegan a permitir que este sea el ganador, pues, muchos de ellos apostaron a que perdiese, para ser ellos el relevo, pero ¡Oh sorpresa! Gonzalo está puntero y lo ha logrado él solo, cual Espartaco, el gladiador más famoso de la historia, Gonzalo ganará y lo hará solo.

Como me dijera un amigo recientemente, a Leonel y a Danilo parece se le fue el PLD de las manos, nadie trabaja, los organismos internos ni en tiempo de campaña se reúnen, solo el candidato y unos poquísimos dirigentes le acompañan en esta dura tarea de retener el poder. Los dinosaurios del PLD no han entendido que como decía Balaguer: “cuando tienes que elegir entre el caos y las circunstancia hay que preferir las circunstancia, porque ellas están por encima del deseo de los hombres”.

La pregunta obligada sería ¿Dónde están los generales con tropas del PLD, que no están al lado de su candidato?

El éxito de PLD siempre estuvo en su unidad y en el trabajo en equipo. A modo de consuelo le digo a Gonzalo que, “Es mejor trabajar solo, que hacerlo con el grupo equivocado”.

Al Comité Político y al Central del PLD le recomendamos aplicar la famosa frase de Richard Bach “Lo bueno no es llegar solo ni pronto, sino con todos y a tiempo”. No tengo dudas de que Gonzalo ganará, así que ¡A trabajar!

Por: Natanael de los Santos