Destacado

Se temía que Google y Apple se comieran a la banca pero de momento solo se están apoyando en ella

Se temía que Google y Apple se comieran a la banca pero de momento solo se están apoyando en ella

Llevamos muchos años oyendo hablar de que tanto Apple como Google quieren convertirse en bancos. Tienen cientos de millones de clientes que interactuan diariamente y forma muy frecuente con ellos con los productos y experiencias que ofrecen. Si a esto le sumamos que son empresas que tienen mucho dinero en caja, la conclusión parecía obvia.

Sin embargo, y de momento, ninguna de ambas compañías se ha convertido en banco. De hecho, para algunos productos financieros que sí ofrecen lo que han hecho es apoyarse en alguno ya existente. ¿Por qué?

Márgenes y caja

Google y Apple son dos compañías con unos márgenes brutales que les ha llevado a acumular mucho dinero en efectivo (también llamado caja). La generación de beneficios es mayor que su capacidad para reinvertirlo y hacer crecer el negocio.

De todos es sabido que para que un banco funcione se necesitan dos cosas: un capital inicial importante y captación de clientes. Parece que tanto Apple como Google tienen ambos ingredientes y podrían convertirse rápidamente en bancos de referencia.

Apple Tech

Sin embargo los bancos no son, a pesar de lo que mucha gente piensa, negocios excesivamente rentables. Para que podamos comparar, Apple tiene un margen bruto que ronda el 40% (altísimo para un negocio principal de venta de hardware). Y Google rondando el 60%. Los márgenes netos bajan al entorno del 20-25% en ambos casos.

Estos números son fáciles de entender, de la facturación ganan unos porcentajes relativamente altos. Sin embargo las cuentas de los bancos no son tan sencillas.

El ejemplo más claro de cómo gana dinero un banco es concediendo préstamos. El banco da un crédito a un particular o empresa y cobra por ello una tasa de interés anual. En los tiempos actuales este tipo de interés es realtivamente bajo: en occidente puede rondar el 3% para hipotecas, el 10% para créditos de consumo y el 20-25% para tarjetas de crédito.

Como vemos, excepto para el caso de las tarjetas de crédito, el negocio principal de un banco no es muy rentable. La clave para obtener múltiplicar los ingresos es que realmente no prestan el capital propio, sino el de otros. Es decir, los bancos ganan mucho dinero porque realmente de los créditos que conceden solo un porcentaje pequeño es dinero propio del banco (alrededor de un 10%), el resto es dinero de otros clientes que lo tienen depositado.

Google Tech

Por tanto en banca se habla de margen de intereses, es decir, la diferencia entre el tipo medio al que paga los depósitos y el tipo medio al que presta dinero. Por eso no es tan fácil comparar las cuentas de un banco y de empresas como Apple y Google, son negocios muy distintos. Los bancos tienen mucha deuda (aunque sea simplemente los depósitos de los clientes) y por eso son tan inestables cuando vienen los problemas: es muy fácil perder dinero si se trabaja básicamente con dinero prestado.

Si Apple y Google decidieran usar toda su caja para crear un banco realmente no sería el uso más eficiente del dinero. Para aumentar los beneficios tendrían también que ofrecer depósitos y empezar a multiplicar su balance. ¿No es más lógico centrarse en negocios tecnológicos, en los que son expertos y donde sacan más beneficios?

Regulación

Otro problema cuando se crea un banco es que hay que lidiar con multitud de regulaciones. Los bancos son empresas fundamentales en la economía ya que facilitan que otros negocios funcionen y también porque custodian el dinero de la población. Debido a que además son muy inestables, debido a que están muy endeudados, la vigilancia es constante.

Esto implica que innovar en banca es muy complicado. Cualquier movimiento atrevido que se intente hacer está supervisado por los reguladores y sujeto a aprobaciones muy largas y tediosas. Nada de «lanzamos beta y luego ya veremos». En la banca no se puede jugar, ya se ha aprendido lo que pasa cuando se rebaja la presión sobre los mismos.

Apple Pay, Google Pay, la aproximación al sector financiero

Google Pay

Sin embargo Apple y Google saben que hay partes atractivas del sector financiero. Quizá dar créditos no merece la pena y de ofrecer depósitos mejor ni hablamos. Pero hay algunas partes concretas que sí son bastante rentables. Antes hemos visto que las tarjetas de crédito sí que lo son y ahí se han centrado tanto Apple como Google.

Apple tiene un producto más maduro. Aparte de ofrecer Apple Pay como capa por encima de las tarjetas de crédito con su sencillo interfaz de pago, ha lanzado su propia tarjeta de crédito.

Esa era la ocasión perfecta para montar su propio banco, aunque solo ofreciera tarjetas. Pero, en cambio, se ha aliado con Goldman Sachs, un banco de inversiones, para hacerlo.

Por tanto se puede ver que el negocio bancario en su conjunto no es atractivo para estas empresas, los márgenes son exiguos. En cambio áreas concretas del sector financiero sí que son interesantes.

Esto es algo parecido a lo que están haciendo algunas fintech, que en lugar de crear bancos completos van aproximándose a áreas rentables, como las tarjetas, las transferencias, el cambio de divisas o los seguros. Como excepción tenemos a los neo-bancos como Revolut, N26 o Monzo que sí están atacando al sector bancario tradicional pero que personalmente me parece que no tiene mucho sentido.

Revolut

Orange como contra ejemplo

Sin embargo recientemente hemos visto a una gran empresa tecnológica como Orange lanzar su banco en España. ¿Por qué para Orange tiene sentido y para Apple y Google no?

La diferencia, creo yo, es que el negocio principal de Orange se parece más al de un banco que al de empresas como Apple o Google. Los operadores de telecomunicaciones suelen tener deuda y hacen inversiones cuantiosas en infraestructura (tanto equipos de telecomunicación como en obra civil) con periodos de amortización amplios.

Orange Bank

Por tanto los margenes de los operadores son más ajustados, nada comparable a Apple y Google. Ahí el negocio bancario tiene más sentido, tanto en la búsqueda de rentabilidad como en la fidelización del cliente al que ofrecerle un paquete completo de servicios desde el móvil.

No merece la pena montar un banco

En la época actual montar un banco no merece la pena. Teniendo los tipos de interés en occidente rondando el 0%, el margen de interés es muy bajo. De hecho los bancos sufren en bolsa porque esta búsqueda de la rentabilidad es complicada.

Es cierto que hay empresas que lo están intentando con un modelo de banca nueva, con aplicación móvil y sin oficinas, pero de momento todos estos intentos son deficitarios y veo bastante complicada la rentabilidad.

Google y Apple así lo han interpretado y por esto, de momento, solo tocan algunas patas del sector financiero. Quizá si los tipos de interés acaben subiendo se animen, pero de momento lo veo bastante lejano.

También te recomendamos


De las fábricas a los bancos: las máquinas plantean revoluciones en el empleo de obreros, pero también de oficinistas


Apple y Google ceden a las presiones de Rusia y muestran Crimea anexionada a pesar de que la realidad no es (exactamente) esa


Google quiere ser nuestro próximo banco y ofrecerá cuentas corrientes a partir del año que viene, según el WSJ


La noticia

Se temía que Google y Apple se comieran a la banca pero de momento solo se están apoyando en ella

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alejandro Nieto

.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.