Destacado

Podrías montar tu propia granja de tardígrados, el «bicho» más duro del mundo: aquí es donde podrás encontrarlos

Podrías montar tu propia granja de tardígrados, el

Conocido por ser uno de los "bichos" más duros de la Tierra, los tardígrados está rodeados de ese aura de misticismo que solo los animales más raros tienen. Pero si quisiéramos encontrar unos cuántos, ¿dónde sería?

Lo cierto es que la respuesta es mucho más sencilla de lo que parece. Los conocidos como ositos de agua hacen honor a su increíble capacidad de resistir muchísimo. Y, además, también cuentan con un montón de características que los convierten en únicos.

¿Dónde encuentro mi tardígrado?

Como decíamos, la respuesta es bien sencilla: en casi cualquier sitio. Sí. Los ositos de agua son cosmopolitas y existen prácticamente en cualquier sitio donde haya algo de humedad, incluyendo el ártico y, por supuesto, en todos los ambientes marinos. De hecho, existen incluso en las fosas abisales. Son una especie que requiere de una película de agua, al menos, para sobrevivir y no entrar en criptobiosis, así que el único sitio donde no los encontraremos será en los desiertos.

No obstante, si quisiéramos cazar a nuestro propio osito de agua, probablemente lo más sencillo sería irnos a una zona con musgo, líquenes o helechos. Estos animalillos viven comúnmente en la superficie de musgos húmedos, de los que se alimenta absorbiendo sus nutrientes con su extraña probóscide. De hecho, es muy posible que los hayamos visto en alguna ocasión si nos hemos parado a mirar detenidamente el musgo.

Moss 3426889 1920

De media, los tardígrados adultos miden unos 0,5 mm, por lo que son visibles a simple vista, moviéndose muy lentamente sobre los tejidos vegetales. Es más, si quisiéramos montar nuestra propia «granja» de ositos de agua, es algo relativamente sencillo: solo necesitaríamos recoger y mantener un poco de musgo húmedo, sobre madera por ejemplo, y casi seguro que ya vendría con tardígrados incluido.

En realidad vale casi cualquier especie vegetal primitiva: líquenes, musgos y helechos, pero siempre con mucha humedad. Los tardígrados se reproducen al mudar la «piel», dejando sus huevos en los restos. Así que, si mantenemos el material vegetal vivo y la humedad alta, a unas temperaturas que no superen los 36ºC ni bajen demasiado, podríamos tener una granja de tardígrados funcionando ininterrumpida.

Cuando las excepciones son la norma

Los ositos de agua son famosísimos por su extrema dureza. Es más, son considerados como el único animal capaz de resistir el «vacío» espacial y su letal radiación. Sin embargo, esta característica es solo una de las cientos que los hacen únicos en nuestro pequeño planeta. Por ejemplo, conocemos miles de especies de estos bichos, aunque pareciera que solo hablamos de uno siempre.

Son tan, tan raros que los tardígrados tienen su propio filo. Un filo es un término de clasificación para ordenar a las especies vivas. Por ejemplo, todos los animales con huesos estamos recogidos dentro del filo Chordata, cordados. Igualmente, todos los insectos, cangrejos y arácnidos están en el filo Arthropoda, artrópodos, y las medusas e hidras en Cnidaria, cnidarios. Los tardígrados tienen su propio filo que no comparten con nadie, Tardigrada.

Estos bichos están en un punto evolutivo anterior a los artrópodos y, probablemente, tienen un antepasado común. Pero no son insectos ni nada que se le parezca. Biológicamente hablando, insistimos, son excepcionales. Tienen una composición corporal muy especial, con cuatro pares de patas que se mueven como las de un oso (esta es una de las razones de su nombre). Curiosamente, muchos tardígrados son eutélicos, lo que quiere decir que pasan toda su vida con el mismo número de células (unas 1 000 para ciertas especies).

tardígrado Tardígrado en criptobiosis

Son los únicos animales capaces de sobrevivir más de 10 años sin agua, resistir a 6 000 atmósferas de presión y, como comentábamos, al frío y radiación del espacio. También aguantan bien entre los -200 y los 150 ºC. Eso sí, para poder hacerlo, los tardígrados entran en una fase de vida llamada criptobiosis en la que su cuerpo se deseca.

En estado activo, hidratados, los animales no resisten mucho más allá de los 37 ºC. Pero en su estado de resistencia podríamos lanzarlos al espacio y esperar llevarlos a un planeta como Marte, recuperarlos y revivirlos, tiempo después, cuando fuéramos capaces de poner un pie en este planeta. De hecho, quién sabe, tal vez ya hay cientos de tardígrados desparramados por la superficie de la Luna dispuestos a que algún día los encontremos y los saquemos de su sueño.

Imágenes | Wikimedia, Pixabay


La noticia

Podrías montar tu propia granja de tardígrados, el «bicho» más duro del mundo: aquí es donde podrás encontrarlos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Santiago Campillo

.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.