Destacado

La sequía que acabó con el corazón de la civilización maya: nuevos datos apoyan la teoría del colapso climático

Marv Watson 559172 Unsplash

Igual no me creéis, pero hubo un tiempo en que los territorios mayas eran el centro del mundo. De su mundo, al menos. Entre el siglo III y el VIII de la era cristiana, el pueblo maya floreció como nunca se había visto: de las selvas crecieron grandes ciudades; se construyeron cientos de palacios, pirámides y campos de juego de pelota; y la cultura, la ciencia y el arte florecieron como una cacalosúchil en medio de la jungla.

Y, un día, en las ciudades solo quedaron los lagartos. Durante el siglo IX, la civilización maya entró en una enorme crisis que se saldó con el colapso social y político de toda la región central. El pueblo maya sobrevivió, pero el corazón de su civilización se paró. Este es uno de los grandes misterios de la historia pre-colombina y ahora tenemos nuevos datos que apoyan la teoría del colapso climático.

El fin de (la mayor parte de) una civilización

mayas

Aunque la tesis de la crisis medioambiental es antigua (hunde sus raíces en los detallados informes del Imperio español y fue formulada por Thomas Gann y J.E.S. Thompson en 1931), hasta la década de 1990 no disponíamos de herramientas analíticas para estudiarla con detalle. David Hodell, director del Godwin Lab de Cambridge y coautor de este trabajo, lleva desde 1995 intentándolo.

Durante estos años, el papel del cambio climático en el colapso maya ha sido muy discutido. Fundamentalmente, porque nuestras reconstrucciones eran poco precisas y las otras explicaciones (invasiones, epidemias, crisis comercial…) tenían evidencias y argumentos dignos de tenerse en cuenta. Nadie tenía del todo claro cómo una civilización podía desaparecer (casi) sin más.

La historia del colapso maya es una de las grandes incógnitas abiertas de la investigación histórica actual

Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge y de la Universidad de Florida han desarrollado un método para medir los diferentes isótopos del agua del yeso del lago Chichankanab, en el centro del Yucatán.

Los investigadores han analizado los diferentes isótopos del agua atrapada dentro de la estructura cristalina del yeso del lago Chichankanab. En los periodos de sequía, se evapora más agua de estos lagos y, como los isótopos más ligeros se evaporan más rápido, el agua se vuelve “más pesada”. Estudiando los isótopos del yeso del lago se puede conocer con bastante precisión el histórico de lluvias de la región.

Radiografía de una sequía

Iorni Com 321837 Unsplash

Gracias a esas mediciones, los investigadores descubrieron que, durante el periodo en cuestión, la humedad relativa se redujo un 2%. Si usamos como referencia los valores actuales de la zona, la humedad era un 7% menor. Más interesante aún: según los datos, las precipitaciones anuales se desplomaron entre un 41% y un 54% durante los años del llamado colapso maya.

Hubo periodos concretos en los que hubo hasta un 70% las lluvias menos en la región. Solo eso es suficiente para destrozar toda la economía agrícola del momento. Se trata, claro, de un espaldarazo a la idea del colapso climático. La sequía tuvo mucho que ver. Pero lo cierto es que hablamos de procesos realmente complejos y aún queda mucho por hacer.

También te recomendamos


Ojalá solo fuera un pantano vacío: así está sufriendo la sociedad española las consecuencias menos obvias de la sequía


Móvil en los bolsillos y ojos en la carretera: SYNC 3 o el futuro de la conectividad


Ciudad del Cabo está cerca de convertirse en la primera ciudad importante del mundo en quedarse sin agua


La noticia

La sequía que acabó con el corazón de la civilización maya: nuevos datos apoyan la teoría del colapso climático

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*