Destacado

La ex esposa de Michael Jackson admitió que nunca tuvieron sexo y que los hijos del cantante son de un donante de esperma

Michael Jackson y Debbie Rowe con su primer hijo Prince, hoy de 22 años
Prince Jackson, Blanket Jackson y Paris Jackson en el año 2011

Debbie Rowe, quien contrajo matrimonio con el «Rey del Pop» en 1996, contó que se sintió como «una yegua siendo inseminada» cuando se sometió a un tratamiento artificial y que le ofreció su útero «para hacerlo feliz»

A raíz del escandaloso estreno del documental Leaving Neverland, en el que dos hombres denuncian los abusos que sufrieron a manos de Michael Jackson a fines de los 80, su ex mujer Debbie Rowe ahora reveló que sus hijos Prince y Paris no son del cantante.

Rowe lo conoció cuando trabajaba en una clínica dermatológica y por 15 años mantuvieron una sólida amistad. Se casaron en el hotel Sheraton Park de Sidney, Australia, en noviembre de 1996, cuando él tenía 38 años y ella 37, poco después que éste se divorciara de Lisa Marie Presley. Cuando contrajeron matrimonio, ella estaba embarazada de seis meses: dio a luz a su hijo Prince en febrero de 1997 y, en abril de 1998, a su segunda hija, Paris. Tras tres años de casados se separaron, y él se quedó con la custodia de los niños.

En una entrevista a The Sun, Rowe aseguró que Prince y Paris fueron fruto de un donante de esperma y que jamás mantuvo relaciones sexuales con Jackson.

«Me fecundaron. De la misma manera que yo fecundo a mis caballos para reproducirse. Fue muy técnico.  Yo era su yegua pura sangre», comentó al diario inglés.

No es la primera vez que se cuestiona la paternidad biológica del cantante a lo largo de las dos últimas décadas. En 2013, el actor Mark Lester aseguró que había donado semen para la concepción de los chicos y que fue invitado a conocerlos en el Reino Unido.

Michael estaba divorciado, solo y quería tener hijos. Fui yo quien le dijo: ‘Tendré tus bebés’. Le ofrecí mi vientre. Fue un regalo. Fue algo que hice para serlo feliz», contó Rowe.

El matrimonio duró hasta octubre de 1999. Tras un acuerdo fuera de tribunales, Jackson se quedó con la custodia total de los niños. Rowe estuvo de acuerdo.  «Son sus hijos, los tuve por él. No habrían nacido si no hubiera sido por mi amor por él. Lo hice para que se convirtiera en padre, no para convertirme yo en madre», sostuvo.

Pocos años después, en el 2002, el autor de «Thriller» tuvo un tercer hijo al que llamó Blanket, que según él mismo contó, fue concebido con su esperma a través de un vientre de alquiler.

En declaraciones de 2003, Rowe aseguraba que ella «jamás» había hecho nada «para ganar el título de madre». «Porque Michael lo hacía todo. Yo no me esforzaba por ser madre. No cambiaba pañales, no me levantaba en mitad de la noche. Incluso si yo estaba, Michael lo hacía todo».

Fuente  Externa .

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.