Destacado

Britney Spears y su último descenso a los infiernos. Ha denunciado a su exmanager por acoso.

                                                    

«Mi familia ha atravesado muchas cosas y necesito tiempo para recuperarme. Pido privacidad en estos difíciles momentos, pero soy fuerte y puedo aguantar y luchar por lo que quiero».

 Cuando Britney Spears publicó este mensaje en Instagram el pasado mes de enero, la cantante estaba atravesando un cuadro de ansiedad y estrés muy fuertes que la llevaron a cancelar su gira y su residencia en Las Vegas.

Hace un mes, la artista decidió ingresar en un centro psiquiátrico para recuperar su salud mental, que se había visto afectada durante los últimos meses a raíz de que a su padre, Jaimie Spears, le diagnosticasen un cáncer de páncreas.

 Britney siempre ha estado muy unida a su padre, quien la ha salvado en los peores momentos. Por eso, la artista se ha sometido a una terapia de treinta días en la que los médicos le han reajustado la medicación.

Ahora que ya ha salido del centro hospitalario, Spears ya se siente con fuerzas para afrontar los problemas que se le vienen encima.


 Las últimas imágenes de su Instagram muestran a Britney en plena forma siguiendo al pie de la letra su tratamiento y haciendo ejercicios para mantenerse en forma. A la depresión que atraviesa por los problemas de su padre, a la cantante se le ha juntado la presión que su exmanager, Sam Lutfi, ejerce sobre ella, hasta el punto de que Spears ha presentado una denuncia contra él (para ella y para toda su y ha pedido una orden de alejamiento.


Fuente  Externa .

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.